Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Un viaje submarino. San Andrés.

June 21, 2018

A 650km al norte de Colombia y a apenas 190km de Nicaragua, se encuentra el Archipiélago de San Andrés compuesto por tres islas (Providencia, Santa Catalina y San Andrés), de las cuales San Andres es la mas conocida, sin dudas. Cuando supimos que Pablo, "el Negro", hermano de Jor quería venir de visita a Colombia, se nos ocurrió combinar playa y buceo, dos pasiones que a los tres nos atraen. Fue así, que con millas en nuestra cuenta de #LatamPass decidimos optar por Cartagena y San Andres.

Lo primero que nos sorprendió cuando llegamos a San Andrés fue la mezcla del castellano e inglés en su idioma, por ejemplo el uso de los números era en inglés y muchas otras cosas eran en castellano. A esta mezcla, los nativos llamaban raíz y a si mismos llaman raizales, si bien son colombianos por derecho. No hay una arquitectura muy definida en la isla ya que el centro es completamente moderno y si nos alejamos del mismo, recién encontramos algunas casas típicas caribeñas, construidas en maderas y levantadas con pilares por la marea y humedad.

Con 70.000 habitantes en la isla que ocupa solo 32km2, prácticamente con el pasar de los días comenzamos a sentirnos en casa. Nos alquilamos un departamento a unos 30 minutos caminando del centro y si bien había un colectivo (bus) regular, lo tomamos solo una vez y un día alquilamos un "carro de golf" eléctrico, para dar la vuelta a toda la isla.

Además de recorrer diferentes playas de la Isla, conocer algunos barrios más alejados, rurales, también vimos algunos puntos turísticos, como el "Hoyo Soplador", lugar donde las olas entran en una secuencia de túneles naturales que generan eventualmente este "fenómeno" donde sale aire y spray de agua al final del conducto.

El viento viene tan fuerte que literalmente te sacude la cara, los pelos, sombreros y todo lo que expongas a la fuerza de la naturaleza. En una media hora se le da la vuelta a la isla entera sin detenerse, pero deteniéndose en playas, pueblitos, piscinas naturales y otros puntos panorámicos como hicimos nosotros, puede tomarte al menos la mitad de un día. 

La principal razón, si bien no la única, por la que nos embarcamos en el viaje a San Andrés fue para bucear, por lo cual el primer día tambien aprovechamos para visitar operadoras de buceo y luego seleccionar los paquetes que más nos interesaran y "cerraran", así terminamos usando dos operadoras distintas, una grande, céntrica con muy buena reputación y buen precio, Banda Dive Shop; y otra pequeña, casi sin exposición, un poco más lejos del centro y si bien tenía equipamiento muy bueno y nuevo, manejada por su propio dueño/instructor. Por que fuimos con dos en lugar de una sola? Por un lado porque siempre está bueno hacer cosas diferentes y repartir la economía en diferentes direcciones, pero por otro más pragmatico y puntual, porque Banda tenía barco y podía llevarnos a sitios donde David, nuestro otro operador no podía. 

Por otro lado, David nos daba el toque personalizado y amable que solo un dueño directo puede darnos y además, una visión de la isla de un nativo con sus desafíos, problemas y demás. Buceamos dos días (cuatro inmersiones) con cada uno y además con David, buceamos en modo nocturno, una experiencia diferente, excitante y llena de cosas nuevas!

El buceo nocturno lo hicimos a baja profundidad (10 metros) y en un lugar que ya habíamos buceado de día, llamado La Piscina. Aún cuando ya habíamos buceado ahí, descubrimos un montón de cosas nuevas, fauna nocturna, como son los calamares, pulpos y tantos otros organismos que ni sabríamos los nombres. Además apagamos nuestras linternas y pudimos observar las famosas algas fluorescentes, llamadas Noctiluca scintillans y conocidas tambien como "chispas de mar". Estas algas son en realidad unicelulares y por eso referidas como plancton y no como plantas. Espectacular sensación cuando uno mueve las manos o los pies y se ilumina el agua (esto se llama bioluminiescencia), una sensación única e indescriptible que cuanto más oscuro se está, mejor se aprecia.

Otra actividad que hicimos en San Andrés, además de bucear, fue visitar uno de los tantos Cayos que hay en el Caribe. Visitamos El Acuario, Cayo Hanes y Johnny Cay, dos islotes de arenas blancas con palmeras, aguas cristalinas y unos paisajes paradisíacos, sino fuese por la cantidad de visitantes claro. Aún así, siendo de los primeros en llegar tuvimos un rato de sensación paradisíaca igual. El Acuario y el Cayo Hanes son prácticamente lo mismo conectados por un istmo de arena que dependiendo de la marea se oculta o se muestra.

La palabra Cayo es de origen antillano, pero en la tecnicidad de la palabra significa lo mismo que islote, o isla, en general con una playa de baja profundidad como característica escencial. No necesariamente son pequeños ni tienen que ser en el caribe (los hay en el Indico y Pacífico) y comúnmente dada su cantidad de tierra arenosa, tienen un problema de agua dulce. Son formados por corrientes que desplazan sedimentos desde los corales y se acumulan en cierto lugar donde eventualmente generan una isla que sobresale de la superficie.

Los cayos además de tener este paisaje paradisíaco, se encuentran a solo 15 minutos de bote desde la costa de San Andrés lo cual los hace paseos muy populares y fáciles de hacer. En el camino se ven increíbles transparencias del agua y se pueden ver tortugas o rayas que luego tambien pueden encontrarse buceando o haciendo snorkel. Si bien muchas agencias ofrecen el paseo, nosotros contratamos a la cooperativa Raíces de San Andrés que se ofrece como una empresa socialmente más justa con sus empleados y que además son nativos. El valor de la excursión fue unos 7 dólares por persona lo que solo incluye un pasaje de ida y otro de vuelta  que puede ser en un rango horario.

 

Una vez en las islas se pueden comprar comida, bebida o arrendar equipo de snorkel, pero tambien se puede no hacer nada de esto. Nosotros nos metimos al agua en ambos lugares, caminamos y también nos tomamos unos tragos bien caribeños, servidos en piñas y cocos.

El Cayo Jonnhy Cay, que figura en las cartas marinas como el Islote Sucre, es parte de una Parque Regional, ya que sus aguas están protegidas, si bien esta protección tiene sus desafíos por falta de personal y recursos. En la isla encontramos iguanas y en sus aguas vimos rayas, tiburones de coral y muchos peces de colores! 

 

Nos fuimos de San Andrés con ganas de conocer más islas pequeñas del caribe, pero como todo no se puede, tuvimos que volver hacia Cartagena a reencontrarnos con el Fusquita, Leia y la ruta. Pablo volvió a casa y nosotros en Cartagena nos quedamos un día extra de recuperación y reencuentro antes de partir hacia el sudoeste, el Eje Cafetero, uno de los lugares que más anhelábamos conocer de Colombia.

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto