Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Cartagena, La Reina del Caribe

June 15, 2018

Dejamos Palomino y nos enfrentamos al mundo de los peajes y una zona mucho más poblada de Colombia que lo que estábamos acostumbrados, Santa Marta, Barranquilla y finalmente Cartagena.

Llegamos a Santa Marta luego de Palomino, de la vida salvaje, del ruido de la selva y las olas del mar que golpeaban con suavidad pero hacían eco en el vacío. Llegamos a Santa Marta con una expectativa muy equivocada de lo que sería el Caribe Colombiano. En nuestro primer año de viaje recorrimos parte del litoral brasileño con sus pequeños pueblos de pescadores y grandes ciudades playeras con playas urbanas y coqueros donde sentarse debajo de su sombra. Por la humana razón de la comparación esperábamos ciudades con edificios claro, pero no esperábamos tanto, tan pronto. 

 

Santa Marta nos dio la bienvenida con medio millón de habitantes y ninguna sombra. A pocos kilómetros (15) del centro de la ciudad se encuentra Rodadero, una de sus famosas playas, muy modernas y donde la playa prácticamente hay que buscarla ya que los grandes edificios bloquean un poco la vista de la arena y el mar. La falta de sombra y el calor, pero más que nada la ansiedad de llegar a Cartagena y encontrarnos con Pablo, hermano de Jor, nos expulsaron de Santa Marta con destino Oeste.

 

Antes de irnos fuimos a bucear al pueblito de Taganga, un vilarejo de pocos habitantes, ritmo de vida tranquilo y si bien estaba a 20km de Santa Marta, detrás de un cerro apenas quedaba el recuerdo de la gran ciudad.

Sabiendo que íbamos a viajar a San Andres a bucear y como hacían más de 6 meses que nos adentrábamos abajo del agua, nos venía bien la práctica. Había muy buena visibilidad y pudimos apreciar especialmente muchas Morrenas y unos cuantos peces de colores, si bien los corales eran pocos y no vimos ni mamíferos ni tortugas. Fue muy barato y valió la pena para ponernos al día con la practica.

Hicimos 240km hasta Cartagena pasando por Barranquilla, ciudad natal de Shakira y el Pibe Valderrama pero que no nos atrajo tanto ya que no es una ciudad con playa sino más bien con una Ría y un delta que la separan del mar. Llegamos por la tarde a una Cartagena inmensa, con calor, asfalto y mucho tránsito... pero llegamos a la Ciudad Amurallada!

A partir de su fundación en el siglo XVI (1533) y durante toda la época virreinal española, Cartagena de Indias fue uno de los puertos más importantes de América. Fue uno de los puntos de salida más importante para los minerales extraídos de los Andes con destino España y a su vez uno de los puertos esclavistas más importantes del Nuevo Mundo. Estas características hicieron de Cartagena una ciudad rica en comercio, cultura, arquitectura y por ende objetivo de muchos piratas (como el famoso Sir Francis Drake), historias que se escuchan de los guias al pasear por la ciudad amurallada.

La muralla encierra a uno de los centros históricos más bonitos que hemos visto en nuestro viaje. Sin dudas, una ciudad hermosa, llena de colores, historias, sabores y muy vibrante comercialmente. Son 11km de muralla que rodean a la ciudad y  le dan el marco perfecto de una ciudad pedestre (exceptuando los polémicos carros a caballo) y tranquila.

Recorrimos sus calles, sacamos toneladas de fotos y elegimos nuestros lugares favoritos para luego llevar a nuestra visita, Pablo (hermano de Jor) a pasear por ellos. Nuestro lugar favorito era la Plaza San Diego, donde probamos las riquísimas "Arepas de Huevo", tomamos una cerveza al sonido de algún artista callejero, rodeados de mucha arquitectura colorida. Aprovechamos la llegada de Pablo para también pasear de noche y tomar ron, bebida caribeña por excelencia que se bebe puro o en trago como el famoso Mojito o el Cuba Libre.

Mientras esperábamos a Pablo, nos quedamos en uno de los lugares más neurálgicos para la vida viajera de Sudámerica, el famoso "Laguito" de Cartagena. El Laguito es un pequeño lago natural que se encuentra en la península de la ciudad en uno de los barrios más lujosos y modernos. Detrás del lago, rodeado por torres y hoteles hay unos pastizales donde se puede estacionar para ir a la playa. Es en este lugar que miles de viajeros acampan esperando cruzar a Panamá, a la llegada de Panamá o simplemente como nosotros, pasando por la ciudad.

Fue acá que nos encontramos con viejos conocidos, nuevos amigos y un sinfín de viajeros que todos los días llegan con diferentes vehículos, presupuestos, rutas pero todos con un sueño en común: Viajar por América. El Laguito no es simplemente un lugar, es un símbolo, es una consecuencia, es un sentimiento de comunidad, un lugar para el debate y el aprendizaje, para la solidaridad y para el encuentro. Eso sí... hace mucho calor! (Como en toda Cartagena), hay bastantes mosquitos! (Como en gran parte del Caribe) y no hay agua!!! Que se convierte en el desafío cotidiano: salir a buscar agua, para ducharse, para cocinar o simplemente para beber.

Pero estos desafíos no significan nada frente a todo lo que uno vive por estos lados. Fue un placer y un honor haber formado parte de ese hermoso lugar unos días. Aprendimos mucho, comimos mucho, nos divertimos mucho y como la mayoría de los viajeros son del cono sur, tomamos mucho mate!

Llegó Pablo y nos mudamos unos días a un departamento en las afueras de la ciudad amurallada donde podíamos prepararnos para nuestro próximo destino: San Andrés. Antes de irnos hacia la famosa isla caribeña, decidimos ir a conocer una de las playas más recomendadas de Colombia, Isla Barú. Una isla que se cruza a través de un puente y se puede ir en bus, o en auto. Nosotros decidimos probar el sistema publico de transporte y nos fuimos en ómnibus. Demoramos una hora y media y gastamos 5 dólares por persona.

Por estar conectada, a la isla también se la denomina Península Barú. La playa más conocida y visitada es Playa Blanca donde conviven los Resort All Inclusive y el turismo pedestre como nosotros. La arena es realmente blanca, el agua super transparente y si llegas temprano hasta podes disfrutar de la playa, pero con el llegar de la tarde se hace difícil por la cantidad de vendedores que hay recorriendo el lugar.

Más allá de eso, el lugar es paradisíaco y altamente recomendado. Para la vuelta nos volvimos en lancha que demoró unos 45 minutos y nos dejó en pleno centro. (15 dólares por persona). Para quienes iríamos a una isla del caribe como San Andrés, esto era un muy buen preludio. Ahora sí, llegaba la hora de ir hacia San Andrés.

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto