Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Santander. Verdes Montañas y mucha comida!

May 23, 2018

Llegamos a Barbosa pasado el mediodía, con mucha lluvia y con pocas ganas de seguir mucho viaje por lo cual la oferta de Javier y Juliana de quedarnos por su pueblo, la recibimos con mucha alegría.

En una de las zonas más lluviosas de Colombia, Barbosa se ubica en el punto estratégico camino entre Bogotá y el Oeste de Venezuela por lo cual ha sido siempre un lugar comercialmente relevante para la historia de Colombia. Hoy en día su expansión cruza el río hacia otra localidad, Moniquirá, donde Javier y Juliana nos invitaron a comer un típico plato Santandereano: Carne Oreada.

La Carne Oreada es carne cruda seca, adobada con especias, secada durante varios días al sol y acompañada de ensalada, o en este caso de Yuca y Plátano. "Seco como lengua de Vaca", diríamos en Argentina, pero sin dudas rico en sabores y calorías. Durante el almuerzo, Juliana nos convenció para que vayamos a su programa de cable en la televisión local para hablar un poco de nuestro viaje. Sin dudas fuimos, incluso Leia participó de la entrevista!

Luego de la entrevista, los amigos nos acompañaron a degustar otra de las delicadezas santanderianas, los bocadillos veleños. Es una golosina tipo conserva realizada con guayaba y azúcar. Se come solo o acompañado de queso, arequipe (dulce de leche), galletas o pan. Se encuentra en todo Colombia, pero los más famosos son de Barbosa, Santander. Jor se hizo fanática de los bocadillos y nos llevamos unos cuantos para el viaje.

Luego de un dia largo nos acompañaron a su quinta en un cerro bien verde y lleno de flores donde nos ofrecieron pasar la noche entre el canto de las aves y el aroma de las flores. Hicimos unos sandwiches y charlamos sobre viajes, sueños y la vida misma. Al día siguiente seguimos camino por Santander hacia San Gil, ciudad famosa por el rafting ya que se encuentra en un cañon angosto donde el río Fonce lo atraviesa y otros ríos menores caen desde los Andes Centrales hacia este mismo. Si bien conocimos su centro, su parque y recorrimos sus calles, decidimos subir a Barichara, 22 km hacia arriba de la montaña (a 1300 metros) y un pueblo detenido en el tiempo

Valuado en muchos sitios de Colombia como el pueblo más lindo de su país, Barichara es un pueblo muy chiquito colgado de una montaña, con un turismo muy incipiente y con un ritmo de pueblo que lo hacen aún más atractivo que Villa de Leyva. Con tonos terracota y marcos de puertas y ventanas de colores, Barichara se va a dormir temprano y se toma todo con tiempo. Encontramos un estacionamiento de lado de una iglesia donde acampamos libremente y hasta tuvimos la oportunidad de hacer ejercicio.

En el dialecto indígena local, Barichara significa "lugar de descanso", lo cual nos tomamos bien en serio y nos quedamos a descansar dos dias, paseando por sus calles, durmiendo siestas o simplemente tomándonos un cafe en el local de la plaza. 

Barichara nos encantó pero seguimos viaje hasta Bucaramanga, a 120km al norte, destino ciudad, donde haríamos couch surfing y donde nos reaprovisionaríamos, conectaríamos y haríamos logística con miras al Caribe. Dejamos atrás Barichara y su paz y lo cambiamos por una gran ciudad.

En el camino a Bucaramanga, el Parque Nacional Chicamocha nos dio la bienvenida en un cañon de 1200 metros de profundidad que deberíamos atravesar para llegar a destino. Candidato a ser una de las nuevas siete maravillas del mundo, en 2009, el Cañon terminó 77 en el ranking, un lugar hermoso, lleno de colores y texturas, evidencia de los movimientos tectónicos de los Andes.

Finalmente entrada la tarde, llegamos a Bucaramanga, donde Oscar nos esperaba en su departamento. Bucaramanga, capital de Santander, ciudad universitaria, comercial y una de las ciudades grandes más cercanas a Venezuela, a casi 1000 metros de altura, tiene más de un millón de habitantes, lo cual para quien viene de Barichara (9000 hab), es un verdadero shock.

 

Oscar nos esperaba muy entusiasmado a los tres! Lleno de preguntas y ganas de compartir. Nos llevó a probar más platos santanderianos, especialmente el Mute, una sopa elaborada con carne de cerdo y de res, además de una variedad de maíz blanco junto con papa, yuca, garbanzo, pasta, tomate y especies.

En Bucaramanga descansamos, lavamos ropa y nos pusimos en campaña para lo que se vendría: el Caribe, la visita de Pablo, (hermano de Jor), el viaje a Isla de San Andrés (para lo cual necesitábamos ver que haríamos con Leia y con el Fusquita). A Oscar tambien tuvimos la suerte de compartirle nuestras comidas típicas, como las empanadas o el pastel de carne. Asimismo él nos contó como es la vida de un joven en una ciudad como esa, cuanto cuesta la vida y que desafíos y sueños tienen. Fue muy lindo estar en Bucaramanga y escuchar más de lo que es el verdadero Colombia.

Como nosotros viajamos mucho con el paladar, por indicación de Oscar, no podíamos irnos de la zona sin degustar las famosas Obleas Floridablanca. Son galletas bien finas (tipo 1 o 2 milímetros) de harina de trigo, tipo "waffer" y en el medio se pueden poner los ingredientes que uno quiera. Fuimos al lugar más tradicional de Bucaramanga, a Obleas Floridablanca donde la cola salía del local y la gente iba en familia a consumir estos riquísimos postres. Asimismo coincidió que ese día eran las elecciones en Colombia y pudimos conversar un poco más con los locales e incluso sacar nuestras propias conclusiones sobre sus debates presidenciales.

Las elecciones no terminarían esa noche, ya que fueron a Ballottage, o sea que habría desempate en las proximas semanas, lo cual nos daría más chances de escuchar sobre el tema. Al día siguiente antes de irnos de Bucaramanga pasamos por el taller de Yolima, una mujer que tiene su propio taller mecánico de VW, algo que nunca habíamos visto antes. Nos hizo una revisada a la bomba de gasolina, nos ayudó con la puesta a punto del carburador y obvio, nos invitó un tinto y unas arepas, como corresponde a toda mañana colombiana.

Dejaríamos Santander y sus sabores, si bien los paisajes verdes nos acompañarían un poco más, nos dirigimos hacia el Norte de Santander, a una playa en el medio de la montaña, la Playa de Belén.

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto