Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Colombia Oriental

May 8, 2018

A 78km de Bogotá se encuentra la localidad de Fusagasugá... que si no hubiésemos sido invitados a visitarla, probablemente nunca habríamos sabido que era considerada la "Ciudad Jardín de Colombia". Tampoco nos hubiésemos enterado de que en este lugar se estableció el primer mercado indígena entre las diferentes etnias que habitaban los Andes colombianos, dado por su ubicación estratégica. Aún así lo que más aprendimos en "Fusa", como le dicen los locales, es a comer!

Nos invitaron a este pueblito a desayunar unas arepas y café, algo típico en todos los hogares colombianos y como estábamos de paso aprovechamos para hacer la parada logística, solo que la familia insistió para que nos quedáramos a almorzar tambien! Aprendimos algunos detalles de como hacer arepas y sobre la vida de una familia de clase media colombiana, fuimos a buscar a los nenes a la escuela, charlamos con un enfermero de la Guajira, hablamos de perros y lo más importante del día, fue degustar el Ajiajo Santafereño. Este plato se lleva las 5 estrellas en sabores de la gastronomía colombiana. Un caldo con pollo, cilantro, guascas (hierbas), papas, maíz (mazorcas), crema de leche... riquísimo!

 

Desde Fusa nos adentramos ahora sí en la grande Bogotá, una de las capitales más altas de Sudamérica, a 2600 metros de altura, enclavada en el centro del país en los Andes Orientales, verdes, altos e imponentes.

Con más de 8 millones de habitantes desde la entrada Sur que hicimos nosotros, nos recuerda a toda gran ciudad, zonas industriales, barrios pobres, largas filas para subirse al transporte público, mucha policía, muchas motos, muchos camiones entrando y saliendo de la ciudad; y a medida que llegamos al centro, edificios altos, edificios modernos, edificios coloniales, gente con carros muy modernos y lujosos, tiendas lujosas y marcas extranjeras y luego al norte, los suburbios, donde nosotros íbamos a residir, los barrios de clase media, desde pequeños apartamentos hacia pequeñas casas y cuanto más alejadas más grandes las casas, más frio porque es más alto y así llegamos a los 3000 metros hasta la localidad de la Calera, a 18km del centro donde una pareja que nos seguía por las redes sociales, Edy y Sandra nos ofrecieron su casa como base.

En La Calera hacía mucho frío! Increíblemente hizo todo el frío que no tuvimos en Colombia lo tuvimos en La Calera. El bioma del lugar es de "páramo", una suerte de pradera de montaña de altura que se encuentra en los Andes. Sin una exposición fuerte al sol por su orientación, la hace muy buena para la plantación de papa, zanahoria y maíz. En la casa había dos gatos y dos perros y era tan húmedo y frío que Leia pasaba gran parte de sus días dentro del Fusca hecha un bollito. 

 

Además de aprovechar la casa de Edy y Sandra para lavar ropa, cocinar, descansar y conectarnos a internet, tambien la aprovechamos como base para visitar el centro de la ciudad y sus alrededores. Fuimos un domingo al centro, siempre un buen dia para poder moverse y recorrimos Usaquén, el Centro y La Candelaria. Tres lugares que hicieron de Bogotá una de las capitales más bonitas que hemos visitado, sin dudas!

Sin dudas, la estrella de los barrios es La Candelaria, centro histórico y lugar fundacional de la capital colombiana, si bien además se ha convertido en un barrio que  alberga mucho arte callejero y en locales. En el punto crítico del barrio, el Chorro de Quevedo, se dice que se fundó la ciudad en 1538 y fue justamente en este lugar que estacionamos nuestro fusca y recibimos visitas de muchos locales a conocer nuestra historia.

El momento más mágico de la tarde nos lo dieron dos venezolanos que trabajaban en un restaurant de la esquina que se acercaron muy curiosos y preguntaron desafiantes, casi esperando que digamos que no: "van a ir a Venezuela?". No sería la primera vez y seguramente tampoco la última vez que nos preguntaran eso, especialmente en las siguientes semanas nos acercaríamos más y más a la frontera y la realidad estaría más a la vista, mucha gente emigrando de un país, por varias razones, pero ninguna buena. Charlando con estos dos jóvenes inmigrantes nos sucedió lo que siempre: la primer reacción de cualquier venezolano al oír una posible visita a su país reacciona sorprendido y aturdido: "están locos? Saben lo que está pasando?" y en cuanto respondemos que estamos al tanto pero aun así queremos ir a conocer, la segunda e inevitable reacción: "entonces déjenme que les diga que lugares tienen que conocer, porque Venezuela es hermoso!". Siempre la misma historia y con estos chicos sentían tanto orgullo que vinieron y nos compraron postales y además de pagarnos lo que todos pagaban nos trajeron bebidas y ofrecieron comida gratis del restaurant. Los mejores clientes de la tarde, que fue muy fructífera.

Seguimos recorriendo el centro y disfrutamos de conocer más colombianos que nos hablaban de lugares para visitar en las inmediaciones a Cundinamarca (el departamento de Bogotá) y del país. Nos encontramos con más seguidores de nuestra página que nos llevaron a conocer sus lugares favoritos de la ciudad y finalmente luego de 4 días en Bogotá, seguimos camino con intenciones de ir a Zipaquirá, pero luego en la ruta y debido al clima decidimos cambiar de rumbo y seguir un poco más al norte hacia Villa de Leyva. Bogotá siempre quedará en nuestro recuerdo como una capital muy linda, imponente y representante de un país con una economía muy fuerte, gente muy simpática y comida muy rica!

Como suele suceder, salir de una ciudad grande es tan dificil como entrar, por lo cual nuestra primera noche la pasamos en una estación de servicio (gasolina) en Sopo, a simples 30km de distancia. Llegamos a la estación Puma, muy nueva donde el chico que nos atendió nos dijo que si cargábamos gasolina podríamos estacionarnos a pasar la noche gratis. Armamos carpa, comenzamos a prepararnos un ceviche y mientras terminábamos, el mismo joven se acercó con una "aromática" (un té) para ofrecernos.

 

Al día siguiente nos habíamos propuesto ir hacia Zipaquirá y conocer la famosa Catedral de Sal, pero el clima no nos tentó quedarnos por la zona (lluvia y frío) y decidimos seguir unos kilómetros más. Llegamos así al departamento de Boyacá, donde en la ruta empezamos a ver anuncios de  fábricas de arepas por todos lados. a los pocos minutos, con el mate ya listo, no quedaba otra... paramos a comprar las que probablemente serían las más ricas arepas de toda nuestra estadía en Colombia. Arepas rellenas con queso, calentitas, casi se derretían en la boca. 

 

A 140 km de Bogotá, se encuentra Tunja, la capital del departamento que se encuentra a 2800 metros de altura. Si bien su arquitectura era muy bonita, al ser una ciudad capital (200.000 habitantes), no nos interesó tanto para quedarnos a dormir pero si aprovechamos su infraestructura para hacer compras y trámites. Supermercado, crédito para el celular, agua, aceite para el auto y algunos otros artículos... para antes del mediodía salimos camino a Villa de Leyva. 

Villa de Leyva, fundado en 1572 como punto estratégico español tuvo su auge a mediados de 1600 como centro económico debido a su privilegiada ubicación entre valles. Hoy en día, conocido por su arquitectura intacta colonial, con un ritmo tranquilo de vida y mucha paz por sus calles.

Parte de la Red de Ciudades Patrimoniales, Villa de Leyva ha sido escenario de películas, series y muchas fotografías. Es un lugar para caminar, sacar fotos y disfrutar de la tranquilidad de un pueblo detenido en el tiempo.

Conocimos a Nahuel, Xavi y Andrés, tres chicos que gerenciaban un Hostal en Villa de Leyva y nos ofrecieron quedarnos en su casa de huéspedes: Beija Flor. Nos mostraron el pueblo, nos llevaron de copas y lo mejor: nos introdujeron en el Deporte Nacional de Colombia, El Tejo.

Desde el año 2000, el Tejo fue declarado deporte nacional de Colombia. Un deporte con orígenes indígenas y del cual se encuentran canchas en toda la region andina colombiana. Consiste en lanzar un disco metálico de medio kilo a unas estructuras de arcilla (ubicadas en los extremos), dentro de un área de juego de 20 x 2.5 metros. El objetivo es hacer estallar las mechas (pequeños sobres con pólvora) que se encuentran en el bocín (círculo metálico que está ubicado en el centro) y así ir sumando puntos. Todo acompañado de cerveza y amigos.

Pasamos tres días inolvidables en Villa de Leyva, un lugar mágico, lindo y lleno de amigos. Salimos una mañana con destino Barbosa, en el departamento de Santander, con el objetivo de conocer a Javier y Juliana, dos seguidores de nuestro viaje, apasionados por los Escarabajos, también... nos esperaba un departamento nuevo, Santander y con él, nuevos paisajes, sabores y experiencias!

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto