Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Hola Colombia!

April 21, 2018

Desde Nueva Loja tendríamos 53 km hasta La Hormiga de San Miguel, ciudad fronteriza colombiana. Luego de tanto desearlo estábamos finalmente en Colombia!

Entramos por el Cruce San Miguel a la Región del Putumayo, uno de los cruces menos usados por turistas primero porque la mayoría de los cruces terrestres se hacen desde el Este y no desde el Amazonas ya que es más atractivo, mejor asfaltado y llega más rápido a los destinos turísticos como el Eje Cafetero. Por segundo lugar históricamente fue el Putumayo uno de los bastiones de las FARC (2005-2017) y los Paramilitares (2009-2017), historias que muy rápidamente tocarían nuestro corazón.

 

En la frontera colombiana, por primera vez en nuestra travesía nos preguntaron por el número del motor del Fusca y como nunca antes lo habíamos buscado ni sabíamos donde estaba, pero por suerte el empleado aduanero nos ayudó a encontrarlo y a tomarle una huella con un papel de calcar y adivinen qué? era el mismo numero que figura en los documentos del auto! Que suerte!

 

El otro detalle que nos golpeó en Colombia como nunca antes fue el volumen de la emigración de venezolanos. Llevábamos quizás un año ya encontrando muchos venezolanos desde el norte de Chile, Perú y Ecuador pero nunca habíamos vivido lo que vivimos en Colombia, una frontera completamente colapsada y un grupo de gente realmente desesperada por llegar a su destino, que quizás sería dos o hasta tres países más tarde...

 

Por nuestra parte entramos en Colombia muy entusiasmados y así nos pegamos un baño en uno de los tantos ríos que caracterizan al Putumayo, uno de los principales afluentes del Amazonas.

En La Hormiga nos hicimos de dinero colombiano, pesos colombianos (2600 a 1 dólar), seguro del auto y chip de teléfono, el ABC viajero. Descansamos en un hotel de ruta (a veces los pueblos fronterizos no son los más seguros) y nos preparamos para enfrentar este enorme país.

 

Nuestro próximo destino sería Puerto Asís  otro de los potenciales puertos (a orillas del Putumayo) donde podríamos embarcarnos para viajar rio abajo el Amazonas. El camino desde La Hormiga hasta Santa Ana (localidad anterior al desvío a Puerto Asís) es prácticamente inexistente, en construcción y si bien muestra la historia de falta de presencia del estado colombiano en estas partes, se ve si mucha presencia del ejército colombiano que saluda con sonrisas victoriosas a quienes pasan por su lado.

Para leer sobre nuestra navegación del Amazonas pueden hacer click acá. Nosotros nos saltearemos ese paso y seguiremos viaje hacia Mocoa, 80km más al norte por la Ruta 45, región famosa por sus cascadas que se escabullen entre los Andes Centrales, verdes y nublados.

Encontramos un estacionamiento a orilla de uno de los tantos ríos y decidimos acampar ahí. Antes de armar la carpa nos fuimos hasta en frente donde un hombre vendía arepas y café (degustamos las dos cosas, obvio) y nos dijo que el lugar era super seguro. Armamos la carpa y cenamos al sonido del agua que bajaba desde los Andes con mucha fuerza y nos despertamos con los ruidos de las aves y también de los vehículos que pasaban por la no tan lejana autopista. Esa mañana seguimos camino hasta Mocoa unos kilómetros, donde hicimos paras técnicas: supermercado, desayuno, comida para Leia y combustible.

 

Estábamos un poco cansados asique decidimos pasar las próximas noches en un camping. Hicimos los 155km faltantes para llegar a San Agustín, luego de un pequeño desvío desde la localidad de Pitalito, siempre manteniendo la Ruta 45. Subimos hasta los 1750m para llegar a éste, un famoso poblado enclavado en los Andes y que alojó  pueblos pre incaicos que datan hasta del 3000 AC.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, para nosotros, San Agustín fue el primer pueblo Andino Colombiano donde visitamos su mercado, comimos un plato típico y vimos sus tradicionales casas, todas pintadas del mismo tono.

En San Agustín probamos uno de los platos más ricos que degustamos en toda Colombia (y que repetimos varias veces más tarde!!!), el Sancocho! En todos los países andinos abundan los caldos y sopas pero siempre van cambiando algunos ingredientes. En Colombia hay varios tipos de Sancochos (que luego aprenderíamos) pero este en particular lleva Yuca, Papa, Maíz, una presa de Ave, todo cocido junto y que se acompaña con arroz, palta (aguacate), cilantro, algunas cebollas picadas y por que no? algunos patacones también. Comer en el mercado de San Agustín cuesta alrededor de 3 dólares por persona y es además un excelente lugar para hacer compras de mercadería fresca.

Nos quedamos por este lugar unas tres noches acampando, descansando y secándonos de tanta lluvia que nos había tocado unos días antes. Volvimos a la ruta principal, la 45 y seguimos rumbo al norte hacia Neiva, capital de la provincia de Huila. Ahí nos esperaba Andrés y su mujer, una pareja que nos seguía por las redes sociales y muy fanáticos del mundo VW, especialmente los Escarabajos.

Andres nos contó que fue reservista del ejército, que significa que hizo una suerte de "servicio militar". Nos contó como fue la época de las FARC más fuertes en la zona que como todos dicen por estos lados es o supo ser una zona "caliente" de guerrilla. Nos contó como entraban en su edificio a buscar gente departamento por departamento y secuestraban cientos de personas y se las llevaban para la selva... nos contó lo duro que fue criar hijos en ese contexto pero también nos contó que hoy está todo muy tranquilo y que él es docente de arquitectura en la universidad con otros desafíos y esperanzas.

 

También fue el primer lugar donde empezamos a escuchar de sus venideras elecciones para presidente, donde parecía haber simplemente dos candidatos (aunque nunca es así), Luque y Petro. Almorzamos con Andrés y nos fuimos directo para el norte pagando lo que sería nuestro primer peaje de muchos en Colombia. Un dato que si no fuera relevante no lo recordaríamos! Colombia es el país que más peajes tiene y son los más caros sin duda!

 Desde Neiva a simples 45km se encuentra el Desierto de la Tatacoa, un lugar famoso por sus colores ocres y grises y por ser una de las dos zonas áridas que tiene Colombia (junto a La Guajira). Llegamos hacia el Desierto y encontramos unas casas y albergues, muy rústicos, algunos observatorios para ver el cielo, lo cual nos daba una muy buena premonición de lo que sería nuestro acampe por estos lugares.

La Tatacoa no es en realidad un desierto, sino más bien un Bosque Seco Tropical y recibe su nombre en referencia a la serpiente cascabel que por suerte no vimos pero es uno de los animales que habitan este lugar. El Desierto se divide en dos zonas: Cuzco, caracterizado por los Ocres, Rojos y el contraste con los verdes cactus: y Los Hoyos caracterizado por grises, blancos, una vegetación más baja y mucho polvo!

Luego de pasear un rato por el lugar y llenarnos con sus vastos colores contrastando con el verde de los Andes de fondo y un silencio absoluto, decidimos acampar en un claro a unos 100m del camino. La noche se fue acercando de a poco y el ruido de los pocos motores que se adentraban durante el día en el desierto, comenzaron a desaparecer... poco a poco parecía que quedábamos solos, solos en el desierto pero también se sentía que estábamos solos en el Universo. Un universo lleno de estrellas, un regalo para nuestra entrada a Colombia, llena de colores, de sabores y ahora con este cielo tan lindo.

 

Nos despertamos con un día nublado y lleno de ruta por delante. Dejaríamos atrás el calmo desierto para apuntar hacia la ruidosa capital. Solo nos separaban 280 km de Santa Fé de Bogotá pero decidimos  hacerlo en dos tramos, sin apuro. Primero saldríamos del Desierto por un camino que lo atravesaría y que nos ahorraría varios peajes (hecho que como mencionamos antes no era menor) y que además nos llevaría por el interior de Huila, desviándonos un poco de la carretera principal (que siempre tiene que ser bueno!).

 

Fuimos hasta el pueblito de Villa Vieja, que supo ser capital del Departamento de Huila durante los primero años de Colombia... un pueblito detenido en el tiempo donde quienes vieron pasar al Fusquita poco entendieron de lo que sucedía. Desde acá por varias indicaciones muy complicadas y dudosas, emprendimos nuestra aventura de 70 km atravesando el desierto hasta llegar a orillas del Río Magdalena (uno de los más importantes de Colombia) que deberíamos cruzar a través de un puente muy precario y antiguo, sin antes cruzar tres túneles embarrados y oscuros. Una aventura para hacer una única vez!

Una vez en la 45, carretera principal, seguimos unas horas hasta llegar a GIrardot y emprender la subida hacia Bogotá por la ruta 40. Llegamos hasta Melgar donde nos encontramos con una Estación de Servicio con todo lo que uno pueda esperar y más! Tenía estacionamiento para camiones (o sea, el Fusca tambien!), internet, comida, duchas y hasta lavadoras de ropa! 

 

Estábamos a 118km de Bogotá y decidimos tomarnos todo un día para entrar a la capital y descansar el restante de la tarde editando fotos, tomando mate y claro, dándonos un baño luego de tanto desierto! Colombia hacia comenzado muy lindo y entretenido y aun no habíamos visto casi nada! 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto