Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Venezuela, voy o no voy?

September 28, 2018

Hacía tiempo que la idea de ir a Venezuela estaba rondando nuestra cabeza, así que decidimos darle valor a nuestras ganas y dejar de lado las malas noticias e ir a descubrir este nuevo país.

 

Primero aclaramos que nosotros solo recorrimos el Oriente, desde Santa Elena de Uairén (frontera con Brasil) hasta el Caribe desde donde cruzamos a Isla Margarita y de ahí volvimos por el oriente también hacia Caripe y de salida el mismo camino que entramos, La Gran Sabana.

 

Este recorrido nos llevó casi un mes, si era por nosotros hubiésemos seguido recorriendo el Occidente, pero debemos estar en Argentina a fin de año y aun estábamos lejos, por eso nos volvimos, fue el único motivo. También queremos aclarar que viajando por la zona oriental de Colombia nos llegó la información de que la frontera Colombia-Venezuela para vehículos está cerrada pero no así para peatones (una de las razones por las cuales tambien volvimos a salir por el mismo camino).

 

Vamos a intentar plasmar toda la información que pudimos recolectar, ojalá que esto sirva a viajeros que están pensando ir a Venezuela. 

Primero vamos a responder lo que más nos han preguntado, Qué onda Venezuela? Cómo está la situación? Es verdad lo que cuentan?

 

Venezuela es un país hermoso y de gente amable y solidaria. Es una realidad que está pasando por una crisis económica muy fuerte y que hay muchísimos emigrados, no vamos a mentir, esto es real y cualquiera que viaje por Sudamérica encontrará muchos venezolanos emigrando, en muchas ciudades, muchos trabajando y escucharán muchas historias, en su mayoría, como son historias de quienes emigran, no serán atractivas ni harán una buena publicidad del presente de su país. 

 

Se nota que Venezuela está pasando un momento difícil, hay muchos negocios cerrados y casas abandonadas, se ve la falta de mantenimiento en edificios y rutas, se ven personas tratando de sobrevivir. En los caminos hemos cruzado autos en mal estado, con ruedas gastadas y como los precios son tan altos se convierten en un imposible cambiarlas. 

 

Los precios de muchos productos para un venezolano son altísimos y hay productos básicos que con un sueldo mínimo no se pueden comprar… sí, hay muchos que la están pasando feo. 

 

Hemos escuchado historias tristes, de robos, de negocios en quiebra, de problemas de salud que terminaron muy mal por la falta de atención en los hospitales. Hemos conocido familias que están contando los días para irse del país, otros que aun no se pueden ir y lo maldicen, personas tristes y afligidas.

 

Pero también conocimos buenas historias, familias que se las rebuscan y no perdieron la alegría, que aman su país y están haciendo todo lo posible para salir adelante y sacar a Venezuela a flote. 

 

Conocimos paisajes increíbles, el Caribe más hermoso, pero lo mas lindo fue cada venezolano que compartió con nosotros su historia, porque cuando todo esto pase quedará en los libros y en la memoria de cada uno.

 

A nosotros no nos parecía justo saltarnos Venezuela, porque nuestros hermanos sudamericanos merecen esta oportunidad, de ser visitados, a pesar de la crisis económica que están atravesando. Tienen mucho para mostrar y nosotros creemos que como viajeros (o mismo turistas) podemos dejar aunque sea un granito de arena, en cada comida, hotel o arepa que le compramos a la señora en la puerta de su casa… porque un desierto está formado por muchos granitos no?

  • Fronteras

 

Venezuela limita con Colombia, Guayana y Brasil. La única abierta para personas y vehículos en estos momentos es con Brasil. 

 

Con Guayana no tiene caminos y con Colombia están cerradas para el cruce vehicular (no así pedestre, como mencionamos antes, o sea que un mochilero podría optar por esta frontera), aunque hemos hablado con viajeros que igualmente las han cruzado en auto, esto implica pagar algunas coimas (propinas) y hasta recorrer algunos km ilegales hasta poder hacer los papeles, sobre todo si se va desde Venezuela a Colombia aunque es igual de complicado viceversa. 

 

Nosotros no quisimos arriesgarnos a pasar un trago amargo, sumado a nuestras ganas de navegar el Río Amazonas y así, decidimos entrar y salir por Brasil. Pero como estábamos en Colombia, antes debíamos llegar a Brasil, atravesando ríos y selva, si querés saber más de esa aventura hace Click Aquí.

 

La última ciudad grande brasilera antes de la frontera es Boa Vista, sobre la BR174, desde donde son 200 km hasta la frontera. Ahi se encuentra Paracaima un pequeño pueblo fronterizo con mercados, banco, algunos locales y no mucho más. 

 

Hacer la salida de Brasil es un poco lento, pero está bastante bien organizado, hay una gran carpa instalada por el ejército que da cobijo a los venezolanos, con baños, comida y agua. Hay una fila exclusiva para ellos y otra para el resto, que en nuestro caso, éramos solo nosotros.

 

La entrada a Venezuela es rápida ya que sólo éramos dos y una pareja de venezolanos volviendo, mientras que la salida se notaba que estaba representada por centeneres de venezolanos divididos en filas según su tipo de documento.

 

Una vez hecha la salida migratoria de Brasil, como Argentinos (por el Mercosur) no necesitamos hacer aduana para salir o entrar a Brasil, por lo cual la salida de nuestro auto de Brasil no fue necesaria. Para otras nacionalidades, o mejor dicho: placas en el carro, sería bueno informarse en el Receita Federal (aduana brasileña).

Info importante para Entrada a Venezuela: 

 

Migraciones trabaja de lunes a lunes (de 8 a 18hs) no siendo así la Aduana (SENIAT), ellos solo trabajan de 8.30 a 15 hs y los Domingos se descansa, así que los viajeros en auto, deben tener este detalle en cuenta. De todas maneras, desde la frontera a la primer ciudad venezolana, Santa Elena, solo hay 17 km, los cuales se pueden transitar sin haber hecho la entrada del vehículo, solo con el ingreso de la persona. No se podría exceder esta distancia ya que hay una Alcabala (Puesto de control del Ejército) a la salida de Santa Helena que exigirá los papeles correspondientes de la Aduana.

 

Para hacer el trámite de la Aduana por el vehículo es condición tener el Seguro Obligatorio primero, el mismo se vende en la frontera por 80 Reales (por un año) o se puede ir hasta Santa Elena y conseguirlo mucho más barato (otros viajeros han pagado 20 Reales), nosotros no pudimos conseguirlo y tuvimos que terminar comprando en la frontera… con la única agencia que había y con un precio no-negociable...

 

También es necesario tener una hoja disponible en tu pasaporte, ya que además del papel que autoriza al vehículo a transitar, te ponen un gran sello en el pasaporte.

 

Más adelante, en San Ignacio, a unos 50 km de Santa Elena hay un puesto de control del ejército (Alcabala) donde te tienen que sellar la hoja que te da la aduana con el permiso y a la vuelta te tienen que sellar otra vez (salida) en el mismo lugar. Hay que estar atentos porque a veces no te paran, entonces tenes que bajarte del auto y pedir ese sello, porque luego a la salida de Venezuela la Aduana lo puede requerir.

  • Cambio de Dinero

 

Ni bien cruzas la frontera, como es de costumbre, hay varios cambistas, nosotros fuimos con Nico, amigo de una conocida venezolana. Aquí les dejamos su contacto, usa WhatsApp, es de confianza y tiene efectivo pero también hace transferencias en caso de que consigan una tarjeta de Débito (esto te lo explicamos en el siguiente ítem) 

 

Contacto Nico: +58 42 6297 4792

 

La moneda de Venezuela son los Bolívares, pero a partir del 19 de agosto de 2018 cambió. Se le quitaron 5 ceros a la moneda y pasó a llamarse Bolívares Soberanos (abreviamos en Soberanos).

 

Por lo tanto 1.000.000 de Bolívares ahora serían 10 Soberanos.

El cambio durante nuestra estadía (agosto/septiembre 2018) estaba algo así como:

 

1 Dólar = 10.000.000 Bolívares / 100 Soberanos

1 Real = 250.000 Bolivares / 2,5 Soberanos (en billetes)

1 Real = 17.000.000 Bolívares / 170 Soberanos (en transferencia)

 

  • Tarjeta de Débito Vs. Efectivo

 

Con los Bolívares y sus benditos Ceros con solo cambiar 10 dólares se necesita bastante espacio para guardar su equivalente. Es verdad que cuando se terminen y estén solamente los Soberanos debería ser más práctico, pero por el momento no solo no es así, sino que hay que lidiar con la doble moneda...

 

Además de este detalle, el faltante de efectivo en Venezuela es muy grande por lo cual increíblemente el efectivo vale más que su equivalente en "dinero virtual”. O sea, en la frontera por cada Real nos daban 250.000 Bolívares en efectivo o 1.700.000 Bolívares en transferencia. 

 

Por suerte en Boa Vista conocimos una venezolana a través de CouchSurfing que nos prestó una tarjeta de débito de un banco venezolano que pudimos usar sin problemas, además nos bajamos al celular el aplicativo del banco y desde allí podíamos ver los movimientos. Sobre todo el ingreso de dinero cuando cambiábamos plata y nos la transferían a la cuenta. 

 

Aún sin ser el titular de la cuenta pudimos usar la tarjeta, solo una vez no nos permitieron en un supermercado grande de un centro comercial, el resto de las veces hemos explicado la situación y no hubo problemas y ni hablar en los pequeños negocios donde ni miran el nombre de la tarjeta.

En Santa Elena hay algunos lugares que aceptan débito, pero no muchos y de ahí en adelante, los próximos 500 km nos resultó imposible pagar por este medio, porque casi nadie tiene posnet, la conexión es muy limita y recién desde Upata en adelante todo cambia y casi no volvimos a usar efectivo, solo nos manejamos con la tarjeta. Pero hay que tener en cuenta este tramo y llevar efectivo.

 

Como conseguir una tarjeta de débito? Pidiendo ayuda, buscando contactos que estén en Venezuela o que hayan salido y guarden una tarjeta y cuenta. También nos han dicho que ya hay un negocio con este tema y algunas personas alquilan sus cuentas. Nosotros por suerte no necesitamos hacerlo, pero preguntando en Santa Elena seguro se logra algo.

 

  • Rutas venezolanas

 

Como ya sabrán viajamos en auto, no podemos dar información sobre el autostop o el transporte público. Pero si podemos contarles que se ven muy pocos buses y lo que abundan son camiones, muy informales, llevando gente. Nos atrevemos a confirmar que no son muy seguros ni cómodos, pero en el Oriente se usa mucho.

Si van en auto se encontrarán de todo, rutas buenas y otras en muy mal estado.

 

La Gran Sabana en general está bien, pero no hay que confiarse mucho porque te puede sorprender un lindo pocito. Siguiendo al norte, la ruta desde Leupa hasta Puerto Ordaz está muy mala, llena de pozos, hay que ir con mucho cuidado.

 

Continuando hacia el caribe hay tramos buenos pero siempre aparece algo... no hay que confiarse y hay que ir con precaución.

 

  • Peajes

 

Solo pagamos uno entrando a Pto Ordaz por 1000 Bolívares (lo mismo que nada) el resto están abandonados, nadie cobra nada.  

 

  • Gasolina

 

Se que muchos estaban esperando este momento, acá está!

 

Nos habían hablado mucho de que la gasolina era regalada pero poco del problema de la falta, el contrabando y el provecho de muchos en las zonas fronterizas. Acá la verdad de la milanesa.

 

En Santa Elena hay dos bombas de gasolina (estaciones de servicio), la de los locales y otra para los extranjeros (principalmente orientada a brasileros). Acá la gasolina está fraccionada y hay colas inmensas para cargar... 

 

La estación para extranjeros estaba abierta de 8 a 11 am únicamente y también tenía una fila eterna, con la mala suerte que el día que llegamos no había pasado el camión abastecedor así que para las 9 am no había más nada y nos quedamos sin cargar. En la otra estación también hay filas largas y racionan la gasolina ya que muchos venezolanos usan la reventa de esto como parte o su total ingreso de dinero. Definitivamente no cargan a carros con placas extranjeras y la espera en fila puede demorar de 3 a 6 horas como mínimo.

 

Pero hay un Plan B, que es comprar la gasolina a particulares. Esta es más cara (comparado con el precio venezolano, a nivel internacional es súper barata), conseguimos a 1,80 Reales el litro (cuando en Brasil esta hoy en día en casi 5 Reales cada litro). Es eso o esperar el camión y hacer la fila. Esta gasolina se encuentra muy fácil en la calle o preguntando en talleres mecánicos.

 

Nota: Mientras nos íbamos de Venezuela el gobierno anunció que establecería un control más estricto de quienes cargan gasolina y tendrían una cuota mensual por persona, por lo cual puede que esto afecte la gasolina en reventa.

 

Es conveniente abastecer en Santa Elena ya que la próxima bomba está a 150 km en los Rápidos de Kamoiran, pero acá sólo cargaban 30 litros por 500.000 Bolívares (aun caro al precio venezolano), pero esta bomba no siempre tiene, así que si no pueden cargar acá deben continuar a las próximas ciudades, donde el problema continúa, muchas filas, te cargan pocos litros y a veces no hay combustible. El Plan B sigue siendo una opción, acá se ven muchas personas con bidones al costado de la ruta, hay que saber negociar para encontrar un buen precio. 

 

Todo cambia una vez que llegas a Upata, ahí aparece la señal de teléfono, el bendito posnet y la verdadera gasolina venezolana, o por lo menos esa de la que  tanto se habla.

 

A partir de acá hay gasolina, podes cargar todo lo que quieras y al momento de pagar das el billete más chico que tengas, generalmente es el de 1000 Bolívares que no sirve para nada más y solo se guarda para pagar en las estaciones de servicio.

 

Acá nos explicaron que la gasolina es tan barata que llenar el tanque y pagar con 1000 Bolívares deberían darnos vuelto, pero como no hay billetes más pequeños el playero se queda con el vuelto...

Entonces desde Upata hasta el Caribe ida y vuelta, cargar gasolina es una fiesta. Parece que las zonas complicadas son las fronterizas (y un poco más) ya que hay mucho contrabando.

 

También se escucha que pronto va a aumentar o que los extranjeros van a tener otro precio, no sabemos que pasará, pero nosotros podemos decir lo que se siente que te regalen la gasolina.

 

  • Seguridad

 

No hemos tenido ningún problema con respecto a este tema. Los mismos venezolanos nos han recomendado no conducir de noche (igual tratamos de no hacerlo en ningún país) y andar con precaución, cosas aplicables a cualquier país del mundo.  

 

Otro viajeros nos han hablado de las famosas, ya mencionadas Alcabalas (puestos de control del ejército) que están en las rutas. Nos han contado historias de todo tipo, que los han parado y hecho bajar todo lo que tenían en el auto (hasta metido en cuartos y los hicieron desnudar buscando plata) que les han robado dinero, pedido coimas, etc. 

 

Nosotros hemos pasado más de 40 controles y solo nos detuvo uno para pedirnos los papeles del auto y otro nos reviso (muy por arriba). Nadie nos extorsiono ni pidió dinero.

 

Un amigo nos dijo que esto fue por viajar en un Escarabajo, nuestro auto no ostenta y tampoco tiene mucho espacio para cargar cosas, además de ser "simpático" no sabemos si será cierto, pero que no nos pararon es verdad. 

 

Transitando venezuela se ve mucha policía, ejército y brigadas especiales, esto te hace sentir contradictoriamente que andas por un lugar inseguro... como en cualquier país de Sudamérica hay que andar con cuidado, gente buena y no tan buena hay en todos lados.

 

La gran sabana se caracteriza por ser la zona más segura del país, ahí nos han dicho que podíamos andar tranquilos ya que la zona es “cuidada“ por los pemones (nativos).

 

Luego en el camino a Puerto Ordaz se pasa por el km 88 y Las Claritas, zona donde los amigos venezolanos nos han "prohibido parar", literalmente, por ser insegura y controlada por bandas criminales. La verdad es una zona donde hay muchas minas de oro y abunda la compra y venta de este mineral, no es para nada pintoresco y las vías están en muy mal estado, ganas de parar no te dan, así que lo mejor es transitarlo de día y de un tirón si se puede.

 

  • Salud

 

Por suerte no tuvimos que hacer uso de la medicina. No viajamos con ningún tipo de asistencia al viajero. Lo que sí nos han contado es que los hospitales públicos están bastante complicados, no hay insumos ni medicamentos.

 

La otra opción es la Salud privada, inaccesible para la mayoría de los venezolanos, tal vez no tanto si llegas con dólares. 

 

Hemos escuchado historias tristes en cuanto a la medicina y su escasez en cuanto a insumos, por lo cual es un tema a tener en cuenta para quienes puedan requerir medicinas estándo allá.

 

  • Dónde dormir

 

En la gran sabana hemos acampado sin problema. Hay varias cascadas al costado de la ruta con areas de camping con baños. Daba la impresión de que alguna vez estuvo muy bien organizado para el turismo, con buena infraestructura, pero hoy se lo encuentra bastante solitario, casi abandonado, aunque se pueden usar. En algunos casos hemos visto gente viviendo cerca, pero nadie se acercó a cobrarnos nada, ni preguntarnos, ni nada.

En la zona costera hemos pagado hoteles, el valor promedio fue de 3 Dólares una habitación doble con estacionamiento. Cabe destacar que las estaciones de servicio (lugar custodiado por militares) sería un buen punto donde dormir, como hemos hecho en tantos otros paises, pero acá las cierran de noche y no se permite el acceso a las mismas.

 

  • La comida 

 

Es una realidad el faltante de productos en los supermercados. Hay poca variedad y hay cosas que no se encuentran, sobre todo los productos de higiene como jabón y pasta dental.

 

En cuanto a la comida, cada supermercado es una nueva historia, en algunos abunda el arroz, en otros la verdura y en otros nada… de hambre no te vas a morir, siempre hay algo, pero poca variedad, por ejemplo si buscas comprar arroz es muy probable que solo encuentres una marca, un tamaño y un tipo. Lo mismo con enlatados, bebidas o galletas. Algunos tienen buenas frutas y verduras y en otros solo hay banana por ejemplo.

Los precios para quien viene de afuera y cambio dólares o reales es bueno, pero no tienen relación, por ejemplo 3 kg de comida para perro sale lo mismo que una noche de hotel. 

 

Los mejores precios se encuentran en mercados mas informales, en la calle, pero ahi solo se paga en efectivo, que es lo que falta en Venezuela. Comprar en la calle bananas sale menos de la mitad que en el supermercado. Estos puestos no solo venden frutas y verduras, también se encuentran huevos, arroz, aceite, pañales, aceite de auto y lo que te imagines, pero solo en efectivo. Es uno de los ingresos extras que han encontrado los venezolanos, entonces todos los que pueden tienen productos que venden a sus conocidos o familiares. Preguntando se encuentra.

Hemos ido a comer afuera, hemos gastado un promedio de 4 Dólares dos platos de comida más bebida. En Isla Margarita que es mas turístico y por ende un poco más caro, hemos comido en un restaurante frente al mar dos platos de pescado, bebida, postre y un cóctel, todo por 10 Dólares.

 

A precio internacional es baratísimo, pero muy caro para Venezuela donde un alquiler de un departamento en la misma Isla Margarita puede costar 15 Dólares.

 

  • Turismo

 

Se nota que el país está bastante parado y complicado. Hemos visitado el Parque Nacional Mochima, el cual tiene lindas playas pero para llegar hay que tomarse una lancha (2,50 Dólares ida y vuelta) desde el pueblo con el mismo nombre. Nosotros contratamos una excursión en kayak con un guía personalizado por 3 Dólares cada uno (6 horas de remada hasta una de las playas, con avistamiento de tortugas y snorkel), una excursión de primera a un precio increíble…

 

Comer afuera en el pueblo era muy dificil, porque realmente el turismo es mínimo y muchos insumos escasean entonces había pocas opciones. En otros pueblos costeros era igual, quizás de un menú impreso solo hay la mitad o a veces aún menos.

 

También cruzamos a Isla Margarita, aquí fue tremendo y tuvimos que lidiar con la burocracia de las compañías de ferrys. En la isla teníamos una familia que nos esperaba y por eso le pusimos mucha garra, pero es muy difícil conseguir pasaje para el auto, los ferrys salen con demora y esta todo muy mal organizado. Para ir estuvimos casi 2 días tratando y a la vuelta estuvimos en el puerto 14 horas y logramos volver pagando una coima (de 2,50 dólares), cuando el pasaje para dos personas más un auto fue de 0,50 centavos de Dólar. Sin palabras… creo que fue lo más (y único) feo que nos pasó en Venezuela. Hay dos puertos desde donde salen ferrys a la Isla, Puerto La Cruz y Cumana. Nosotros intentamos en ambos pero finalmente fuimos y volvimos desde Cumaná.

 

  • Comunicación

 

En toda la Gran Sabana no hay señal de celular, tampoco fue tan fácil conseguir chip telefónico. Recién lo conseguimos en Puerto Ordaz (en Santa Elena los vendían por 20 Reales, nos pareció muy caro), donde un amigo del mundo Volkswagen nos compró uno Movistar a su nombre. 

 

El Chip salió 3.000.000 de Bolívares (30 soberanos) y venía con datos móviles por una semana. Luego cargamos 500.000 Bolívares (5 Soberanos) que equivales a 0,05 centavos de Dólar y teníamos datos para usar. 

 

Wifi hemos conseguido pocas veces y no era muy bueno, mejor funcionaban los datos del celular. 

 

  • Familia VW

 

Para los viajeros en Kombi o Escarabajo hay un grupo de apoyo que se llama Travesía Kombi Venezuela - TKV (las kombis son aún mas bienvenidas). Son un grupo en WhatApp que ayudan a los viajeros que deciden visitar Venezuela. Les dejamos el contacto de Osvaldo, es un administrador del grupo, que aunque ahora esté viajando fuera de Venezuela, te ayuda con información y una vez que entres te agrega el grupo.

 

Osvaldo +58 - 41- 2167- 5777

 

Esta comunidad no solo te da una cálida bienvenida y te brindan información sino que también están pendiente del recorrido y los que pueden ofrecen sus casas a los viajeros.

 

Ahora, si no viajas en un VW no lo descartaría, no creemos que tengan problema en recibir a ningún viajero.

 

Creemos que esto todo amigos, ojalá muchos viajeros se animen y le den una oportunidad a este hermoso país.

Nosotros la pasamos de 10 en Venezuela y lo recomendamos sin dudas. La Gran Sabana es bellísima, el Caribe es impresionante y los venezolanos son hermosos!

 

Apaguemos la tele y vayamos a descubrir el mundo que tanto tiene para mostrarnos.

 

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto