Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Hola Ecuador

November 1, 2017

Luego de un merecido descanso salimos de Zorritos una mañana y sin apuro llegamos a Tumbes, la ciudad fronteriza peruana a solo 1 hora de distancia. Aprovechamos acá para hacer compras (Perú es bien más barato que Ecuador, excepto en la gasolina) y almorzamos nuestro último plato bien peruano, antes de cruzar la frontera. En Huaquillas hicimos los trámites, que exceptuando a Leia fueron bastante fáciles y la gente super amable. Una vez que hicimos los trámites de Leia (3 horas más tarde) pudimos cruzar.

El objetivo del primer día era simplemente llegar a Ecuador asique cruzamos, compramos el nuevo seguro para el auto, SOAT y luego fuimos hasta Arenillas donde en una estación de servicio, PetroEcuador, acampamos bajo el calor y humedad que nos tomó por sorpresa.

Ahora el camino a seguir no sería necesariamente el más lógico pero si el que más nos interesaba... subir desde donde estábamos, Arenillas; hacia el Este; los Andes, para llegar a Cuenca. Deberíamos subir 2500 metros de altura (algo a lo que ya estábamos más que acostumbrados) y recorrer casi 200km en la ruta E25. Una vez que comenzamos a tutear hacia los Andes nos encontramos con muchos puestos que vendían cerdo para almorzar y bananas para comprar. Teníamos que parar obviamente a ver esas bananas que tantos colores y tamaños manifestaban.

En Ecuador no hay simplemente bananas como cuando vivíamos en Argentina, sino diferentes tipos de plátanos, guineo, verde, maduro, orito, morado y otros...

De a poco el árido litoral nos abandonó frente al verde y húmedo sistema de montañas de la región conocida como La Sierra, que nos condujo hasta llegar a Cuenca, conocida como la "Atenas del Ecuador" por su diversidad cultural, su aporte a las artes, ciencias y letras ecuatorianas y por ser el lugar de nacimiento de muchos personajes ilustres de la sociedad ecuatoriana.

Con casi 400.000 habitantes es la tercera ciudad en población de Ecuador y por esta razón recurrimos a no dormir en la calle, además de que nos encontramos con un clima con un poco llovizna lo cual nos haría más incómodo el acampe. Aún asi, acampamos en el medio de la ciudad, dentro de un estacionamiento privado, ya marcado en IOverlander.

 

Desde ahí podíamos salir a caminar por la ciudad, embellecida por varios ríos que la atraviesan y consecuentes puentes y escalinatas. Una mezcla de modernismo y estilo colonial combinado con una ciudad muy limpia y ordenada, algo por lo cual los cuencanos son famosos y recién aprenderíamos cuando fuéramos a otras ciudades ecuatorianas.

En 1999 su centro histórico fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad y el turismo a esta ciudad no ha parado de crecer desde entonces. Encontramos muchas señales en inglés y aprendimos que es una ciudad a la cual se han mudado muchas extranjeros lo cual ha afectado el negocio inmobiliario y lógicamente la dinámica de la ciudad también. Además viniendo de un país con rasgos étnicos tan marcados, como Perú, nos sorprendió la cantidad de gente de piel blanca e incluso ojos claros, que se encuentra acá.

Aprovechamos el domingo para conocer a la población vecina, Gualaceo, a 35 km y famosa por el trabajo en cuero y en particular el calzado. Fuimos hasta el mercado donde nos sorprendió el orden y limpieza, algo que no habíamos visto en su vecino sur y además nos shockeo incluso ver a las "cholas" vendiendo productos agrícolas en dólares americanos, que si bien hoy es una realidad que lleva muchos años, como visitantes, nos sorprendió bastante.

Desde el mercado nos fuimos un rato al río a pasear con Leia y tomar unos mates digestivos luego de comer sopa, cerdo y nuestra bebida favorita del momento: Coco con Leche y Azúcar.

Dejamos Cuenca hacia el Oeste, con el objetivo de conocer el lugar de donde viene tanta agua: el Parque Nacional Cajas. Famoso por sus vistas, sus lagos y altas montañas a nosotros Cajas nos recibió con muchísima lluvia y nubes. A 35km de Cuenca, superando los 3500 metros de altura, el Parque nos recibió de una manera tan agreste que nuestra permanencia fue una de las más mínimas registradas en su historia.

 

Por la E582, ruta que nos había llevado hasta el Cajas, descendimos también hasta Guayaquil, sin antes pasar por enormes plantaciones de Cacao y Mango cerca de Machala, donde paramos a almorzar y tomamos la E40. 160km en descenso con lluvia y niebla no fueron los más divertidos pero en cuanto llegamos al nivel del mar, nos esperaba un espectacular sol y calor.

Guayaquil, la ciudad "grande" del Sur de Ecuador, es considerada la capital económica del país y sin ser la capital política, es la ciudad más poblada. Fundada en el siglo XVI como Santiago de Guayaquil, desde entonces funcionó como puerto del Océano Pacífico, a pocos kilómetros del Océano, sobre el Río Guayas, que es el principal Río de Ecuador, nacido en los Volcanes y que baja con imponente volumen hasta el Pacífico, formando el Golfo de Guayaquil.

La ciudad descansa a orillas del Río Guayas y algunos ríos menores que ofrecen varias oportunidades de tener costaneras (malecón) que sirven de lugar de paseo y centro comercial para los locales. 

Nos quedamos en las afueras dela ciudad, en un lugar llamado La Aurora, donde Rafael y Andrés, dos venezolanos emigrados a Ecuador, tienen un taller mecánico y que se ha hecho famoso en la comunidad viajera. Aprovechamos para revisar el Fusca y descansamos antes de seguir viaje hacia la Costa del Pacífico. También aprovechamos para organizar nuestro próximo viaje a Galápagos, en términos de dejar en auto en algún lugar, al igual que Leia y otros trámites.

Al pasear por el centro de Guayaquil descubrimos una plaza llamada Parque de las Iguanas, donde están muchas muchísimas iguanas sueltas que interactúan con la gente. Además hay ardillas y tortugas también. Por un lado, socialmente interesante, por otro, completamente bizarro ver como niños le daban galletas a reptiles...

Desde Guayaquil salimos en el E15 hacia Salinas, lo que sería nuestra primera parada en el litoral ecuatoriano, a 150km. Considerado como uno de los balnearios más importantes del país, Salinas si bien tenía muchos predios, por no ser ni fin de semana ni vacaciones o feriado, encontramos un lugar silencioso y tranquilo donde Leia aprovechó para correr por las playas y nosotros a degustarnos con aguas cálidas y claras.

Es acá que se encuentra el punto más occidental de Ecuador y justo donde sería este punto, en Santa Elena hay un pequeño parque marino muy lindo para visitar con acantilados, aguas muy azules y muchas aves marinas que sobrevuelan las playas.

Desde Salinas subimos unos pocos, 13km, hasta un pueblo bien pequeño, llamado Ballenitas. Acá nos detuvimos a descansar y hacer algunas compras, entre ellas, productos para desinfectar a Leia y al auto del sinfín de garrapatas que habían invadido nuestro auto en Guayaquil.

Fue en Ballenita, que en 1531 Francisco Pizarro llegó a Ecuador por primera vez y tomó posesión de estas tierras para la Corona Española. También es aquí que comienza la llamada Ruta del Spondylus, una concha sagrada y venerada como símbolo de riqueza de las culturas que habitaron la América del Sur precolombina. Fue además el emblema ritual de la fertilidad del suelo y de la prosperidad agrícola, icono de las ofrendas ceremoniales, llegando con el tiempo a usarse como medio general de intercambio continental (lo que hoy llamaríamos “moneda de curso legal”). Es una ruta que recorre de Sur a Norte a Ecuador y una de las tres rutas principales (Siendo la Avenida de los Volcanes y la Troncal Amazónica las otras dos vías).

Desde Ballenita fuimos hasta Montañita, a 57km, siempre por la ruta E15. Montañita fue protagonista de un hecho muy triste en el que murieron dos turistas argentinas hace un par de años y si bien eso fue algo que manchó la reputación de esta pintoresca y movida villa costera de Ecuador, hoy se respira un aire renovado y positivo.

Nacida como una Villa de Pescadores, a partir de los años 60 se convirtió en un destino de surf y de hippies nacionales e internacionales y desde entonces ha crecido como un lugar de mucha noche y fiesta en el litoral ecuatoriano. Las principales calles de su centro son calles pedestres, incluyendo la "costanera" que no es una calle de carros sino solo de peatones y bicicletas.

 A 45km al norte de Montañita, llegamos a Puerto Lopez, un pueblo menos turístico y con una playa menos atractiva para el Surf pero si para quienes quieren nadar y especialmente visitar las islas enfrente a Puerto Lopez, conocidas como "Las Galapagos del hombre pobre", o Isla del Plata. En esta zona, y en particular en las islas se pueden ver algunas de las aves que se ven en Galápagos, como los Piqueros de patas azules o también tortugas marinas.

Aprovechamos para comprar pescado a la llegada (tarde) de los pescadores con sus pescas frescas e hicimos un rico pescado empanado con ensalada. Además caminamos y jugamos con Leia, además de aprovechar sus bracitos en la playa para tomar unos cocktails.

Desde Puerto Lopez seguimos un poco más hasta San Lorenzo, a 75km, desde donde supuestamente está el punto más cercano continental a las Islas Galápagos. Eramos los únicos turistas en una villa de pescadores famosa por ser uno de los lugares donde las tortugas marinas eligen para desovar sus huevos.

 

Encontramos a Jean Paul y su mujer, dos ecuatorianos que cronológicamente parecían niños (19 y 21 años) pero ya con una hija tenían su propio negocio y eran felices cumpliendo su sueño también, tener un restaurant en la playa. Gonza aprendió de Jean Paul a hacer los riquísimos y adictivos patacones y tuvimos muchas charlas y risas juntos.

La fecha de vuelo hacia Galápagos se acercaba asique había que volverse hasta Guayaquil y abandonar estas tranquilas costas que tanto nos habían permitido descansar y aprender, además de la rica comida y los bellos paisajes.

Nos volvimos hacia Guayaquil pero esta vez por la ruta E48 y llegamos para el atardecer, ideal, solo para dejar a Leia en su hotel, al Fusca a cuidados de nuestros amigos Rafael y Andrés y listos para embarcarnos en una aventura nueva. Las islas mágicas nos esperaban.

 

 

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto