Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

La Cordillera Blanca

October 9, 2017

Partimos a la mañana de Lima cargados y prontos a enfrentar el tránsito de cualquier ciudad. Hicimos 140 km al norte y al mediodía llegamos a Huacho y teníamos acá una misión. Un viajero amigo, amigo viajero... Walter Schaffer, nos habia pedido que entreguemos su libro (publicado recientemente) a uno de esos ángeles de la ruta, a un mecánico que le había ayudado. Claro el libro estaba en alemán y estábamos en la costa de Peru, pero el gesto era lo que importaba. Además de esto, no sabíamos dónde encontrarlo, solo teníamos su nombre: Ruber Horna.

 

Llegamos a Huacho pensando que era un pequeño pueblo (así había sido descripto por Walter) pero nos encontramos con una urbe grande. Fuimos hasta la plaza principal y Gonza tuvo la idea de ir hasta la municipalidad y contar la historia tratando de que le encuentren la dirección. Nos prometieron que si regresábamos por la tarde el supervisor de pequeños emprendimientos nos podría ayudar y así fue. Por la tarde conseguimos una dirección. Mientras tanto, al mediodía Gonza busco por todas las redes sociales y encontró varios a quienes les envió mensajes contando la historia también.

 

Una vez adquirida la dirección fuimos hasta toparnos a que hacía diez años el hombre había tenido un negocio en ese lugar pero sus vecinos no sabían a donde se había mudado. Abortamos misión y continuamos viaje. 

 

Todavía había bastante luz asique seguimos por la Ruta Panamericana 151km hasta Huarmey donde nos estacionamos en una gasolinera Pecsa a pasar la noche. Una rica cena, una brisa por la noche y a dormir temprano. El siguiente día nos tocaba enfrentar 80km más por la Panamericana y luego en Casma tomar el desvío por la R14 hacia Huaraz donde subiríamos en 100km más de 3500 metros de altura.

Salimos de Casma con mucha lluvia y mientras cargábamos combustible antes de subir la cuesta, preguntamos al personal de la gasolinera como veían el resto del día para el clima y ellos dijeron: “ allá arriba siempre hay sol”. Un poco desconfiados pero con paciencia salimos hacia Huaraz y luego de una larga secuencia de curvas y más curvas llegamos hasta Tinco donde la altura y el frío aún, estando con un cielo despejadazo (como prometieron nuestros amigos playeros), se sentía y mucho!

 

Decidimos descansar al Fusca luego de semejante subida y paramos a almorzar en el único lugar donde vendían un único menú que era una sopa de pollo con la clásica pata de gallina de decoración! El hombre podía más que los ojos asique nos tomamos una sopa cada uno. Al volver al Fusca y querer arrancarlo, el mismo se digno a no hacerlo. Sabíamos que estábamos en la altura y eso podía haber generado el cambio de aire que incomoda a algunos conductos asique casi como expertos viajeros luego del diagnóstico rápido, Gonza se propuso chupar un poco de nafta desde la bomba hacia el carburador, ayudando a la bomba a funcionar y al carburador también. 

 

Rápida solución y estábamos en camino a Huaraz que estaba ya a menos de una hora de viaje. Llegamos a Los Olivos donde un Couch Surfer nos recibiría, solo que no nos había entendido cuando le explicamos de nuestra carpa de techo y no teníamos cómo entrar a su área de camping con el auto, siendo la calle en pendiente... esto no nos dejó muchas opciones asique tuvimos que recurrir a un plan B que en este caso acabo siendo un hostal. 

Huaraz es la capital de y se encuentra en lo que es denominado el principio del cajón negro. A lo lejos (pero no tan lejos) ya se pueden ver los nevados que con sus glaciares colgantes cuentan historia. Hay un cerro, el Ssss que supo tener un centro de ski, pero hoy no lo tiene más ya que el Glaciar a desaparecido y ya no nieva la cantidad que solía precipitar. Nos quedamos dos noches en Huaraz y además de recorrer la ciudad, sus barrios y descansar del viaje, aprovechamos para alistarnos para la siguiente etapa en la que ya no habría centroa de compras, asique nos alistamos para varios días de acampe. Saliendo de Huaraz hacia el norte la altura comienza a subir y así mismo empieza. A verse de a poco el macizo Huascaran con sus picos aledaños.

En quechua la palabra Huaraz o huaras se refiere al Amanecer, a 3500 metros de altura tiene solo 140.000 habitantes que si bien parece mucho, para ciudades sudamericanas es bien poco. En 1970 sufrió un terremoto de 7.9 Mw que destruyó más del 90% de la ciudad y dado por la ayuda internacional que se brindó para reconstruir la ciudad, se la bautizó como "Capital de la Amistad Internacional".

 

Este mismo terremoto tuvo consecuencias aun mas graves en un pueblo aledaño, conocido como Yungay. A 57km al norte de Huaraz por la Ruta 3N, siguiendo dentro del "Callejón del Huaylas" (Valle del Río Santa, entre dos grandes macizos: La Cordillera Negra y la Cordillera Blanca), a 2500mts de altura, se encuentra Yungay.

El 31 de mayo de 1970 a las 3 de la tarde el terremoto más fuerte de la historia de Perú sacudió a toda la región de Ancash, pero principalmente afectó a la ciudad de Yungay que se encuentra justamente a la base del Nevado de Huascarán (6700mts). Frente a semejante sacudida, (que duró casi un minuto) del macizo de Huascarán se desprendieron pedazos enormes de glaciares colgantes que comenzaron a formar un alud de  40 millones de metros cúbicos de hielo, lodo y piedras que medía 1,5 km de ancho y que avanzó los 18 km a una velocidad promedio de 280 a 300 km/h. Durante los tres minutos que la avalancha tardó en llegar a la ciudad, la población yungaina quedó desorientada debido al eco que producía el aluvión en los cerros de la Cordillera Negra. 25000 personas desaparecieron y donde la ciudad de Yungay alguna vez existió, hoy hay un parque denominado Campo Santo. 

El Parque se puede recorrer y hacer inclusive tours que cuentan la historia del alud y ejemplifican con algunos elementos que se pueden encontrar semienterrados.

 

Desde Yungay sale un camino hacia la Cordillera Blanca, ingresando en el Parque Nacional Huascarán y dando la oportunidad de tener unas vistas increíbles de toda la Cordillera y sus enormes picos. El nombre Huascarán también viene del quechua y se refiere a una "soga" o cadena de montañas. El Huascarán es la montaña mas alta de Perú y una de las más altas de América.

Subimos por la ruta 107 hasta alcanzar el mirador Punta Olímpica (Punta Olímpica es el nombre de la montaña que se atraviesa a través de un túnel) a 4735 mts de altura. Dejamos descansar al Fusca, nos preparamos unos mates y nos dignamos a simplemente admirar la locura de vista que teníamos por frente. Mientras eso sucedía, una pareja de dinamarqueses nos alcanzó en bicileta... justo cuando nos creíamos héroes, siempre hay alguien que nos demuestra de que simplemente somos humanos.

Seguimos camino y llegamos a Chacas, a 100 km de Yungay pero un camino que demoramos varias horas en hacer. En Chacas encontramos uno de los pueblos más bonitos de Perú, según nuestra experiencia. Calles angostas, empedradas, techos de tejas, muy limpio y lo que más nos gustó: unos puestos de intercambio de libros en la plaza principal!

Desde Chachas, seguimos hasta San Luis a pocos kilómetros pero en un camino que ya se había puesto difícil por la cantidad de piedras en la vía. Pasamos la noche en San Luis y al dia siguiente nos volvimos hacia el Callejón de Huaylas. Hicimos base unos días en Caraz, en el camping de Jaime quien acostumbra alojar viajeros de todo el mundo en su finca donde el espacio y el cariño sobran. Como nos dijo cuando lo conocimos: "Hago esto porque quiero asegurarme que todos los visitantes de Perú se vayan al menos con un ejemplo de alguien que los recibió y ayudó en todas sus necesidades".

 

Caraz es también un pueblo bonito, pero bien mas grande que Chacas. Con un hermoso mercado donde almorzamos e hicimos varias compras, sirve como base para todo el que quiera explorar aun más el Parque Nacional Huascarán. Desde Caraz nos fuimos hasta la Laguna del Llanganuco donde acampamos en una de nuestras noches más frías de los meses que pasamos en Perú. Hicimos un guiso mientras la luna iluminaba un glaciar que nos observaba desde el alto de la Cordillera. Al dia siguiente seguimos un poco hasta la laguna Orconcocha donde hicimos el sendero a la Laguna 69 pero la lluvia y el agua nieve nos motivaron a volver.

El Parque Nacional Huascarán y la Cordillera Blanca siempre serán uno de los lugares más bonitos que conocimos en el continente. Con 16 picos de más de 6000 metros y 700 glaciares individuales que cuelgan del macizo, es un lugar único y lleno de historia natural. 

Desde el Callejón de Huaylas tomamos la 3N hacia el norte hacia la localidad de Huaylas donde los dos macizos, La Cordillera Blanca y la Negra se juntan en su menor altitud, a un punto tal que casi llegan a tocarse. Abandonamos el valle del Río Santa y viramos hacia el Oeste para adentrarnos en el Cañon del Pato camino al Océano Pacífico.

Famoso por sus 35 túneles, angostos  y vistas impresionantes, el Cañon del Pato comienza a 1800 metros de altura y nos llevaría en 40km hasta el nivel del mar. En el camino hay impresionantes cascadas que caen desde altísimas paredes verticales.

A pocos kilómetros de llegar a la costa y como despedida de los Andes, el buen clima, la soledad del paisaje y sus amplios ríos, acampamos, nos bañamos y pasamos una noche en un lugar que les conocido como "El mirador".

 

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto