Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Lo último de Chile: Atacama y el Pacífico

August 2, 2017

Llegamos a Ollague con el final de la tarde, con frío y con nervios ya que siempre que cruzamos una frontera y ni hablar si se trata de entrar a Chile donde si bien en nuestras más de 6 veces que ya habíamos entrado, nunca habíamos tenido problemas, nos anticipamos a que el personal de la frontera era bien estricto y duro. 

Llegamos a la frontera boliviana, donde vagones de tren que contenían algo "peligroso", probablemente relacionado al cianuro (dado el volumen de actividad minera que se realiza en la zona)... tres camiones estacionados y dos contenedores transformados en una oficina de migraciones y una de aduana completaban este paraje. Realizamos los trámites sin demasiada complicación y seguimos hasta Chile donde una fila de camiones y varios edificios blancos y verdes nos aguardaban. Migraciones, OK. Oficina de SAG (Agricultura - Leia), OK. Ahora le tocaba la revisión al auto. Lo que comenzó como algo estandard y hasta casi simpático con inspectores que acusaban de interesados en nuestro viaje, acabó una hora y media más tarde con un oficial público completamente abusando de su poder, exigiendo que saquemos absolutamente todo de dentro del Fusca y nos pretendía desarmar la carpa y hasta revisar el motor...  hasta que nuestra paciencia se colmó y le dijimos que no, ya era de noche, camiones enormes pasaban sin ser revisados y éste empleado estatal pretendía humillarnos pero por suerte nuestra convicción y exigencia detuvo su abuso. 

 

Tarde y ya sin tiempo de seguir viaje, enojados por sentirnos maltratados en la frontera, buscamos un alojamiento barato en el pueblo de Ollagüe, cosa que no encontramos y tuvimos que rendirnos frente al alojamiento disponible que había. Leia en el Fusca, nosotros ducha, galletitas con tomate y palta y a dormir... mañana será otro día. Comenzamos el día con unos mates y en la ruta nos reencontramos con el paisaje del Altiplano que tanto nos había encantado el día anterior

Volcanes, salares, desierto, camino inhóspito y un cielo claro como el agua nos llevaron de paseo por la Región de Antofagasta, a 3600 metros de altura y nos subió hasta los 4000 antes de llegar a la Reserva Nacional Alto Loa, llena de salinas, lagunas y muchas, muchas aves de la puna, especialmente Flamencos.

Siempre bordeando los Andes (frontera natural con Bolivia) andes de desviarnos un poco hacia el Oeste y encontrar el desierto en su plenitud y varios yacimientos mineros entre los que nos sorprendió Chiu Chiu, donde se extrae Mármol y en los propios costados de la ruta (R21) se ven bloques de este material.

 

También llegando a Calama, la principal ciudad de esta zona, a 21km de distancia vimos un sitio a la distancia con mucho polvo en el cielo, conocida como Chuquicamata, mina de oro y cobre "a cielo abierto", considerada la más grande de este tipo. Esta mina pertenecía al territorio boliviano hasta la Guerra del Pacífico en la cual, la victoriosa Chile se apropió ésta y más tierras al norte, quitándole el acceso al Océano Pacífico que hasta ese momento Bolivia tenía. Llegamos a Calama, cargamos combustible, comimos una pizza bien rapidito y nos fuimos ahora por la R23 hacia San pedro de Atacama. 

El desierto de Atacama es el "desierto no-polar más árido de la Tierra", aunque muchos para simplificar digan que es simplemente el "Desierto más árido del Mundo". Cabe destacar que además del rectángulo compuesto entre la frontera con Perú al norte, los Andes al Este y el Pacífico al Oeste, por 1600km de largo hacia el sur (y unos 180 de ancho), el Desierto de Atacama no está solo en Chile, sino que abarca también una zona costera de Perú (Sur de la región de Ica) y otra parte integrante de este desierto corresponde a la puna de Atacama, ubicada sobre los 3500 msnm y que es compartida con el noroeste de Argentina y suroeste de Bolivia.

Desde Calama, la Ruta 23 como una interminable recta de casi 70km asciende hasta casi los 3000 metros de altura y luego desde lo alto muestra el Desierto hasta donde los ojos alcanzan a ver. En el horizonte, hacia el oeste los Andes se pronuncian en forma de singulares volcanes alineados y allá abajo, a 30 km aparece San Pedro, el centro turístico de toda la región.

Llegamos por la tarde, contentos por el clima y por el agradable y acogedor estilo del pueblo andino que nos recibió con simpatía aunque con bastantes visitantes (detalle que no habíamos calculado era que estábamos en vacaciones de invierno para sudamericanos, especialmente chilenos!!!) Había bastante gente en el pueblo y luego de hacer algunas compras (agua, queso, comida de Leia) seguimos hacia un punto que habíamos encontrado en IOverlander para acampar a 5km del centro y en un camino alternativo de arena. El lugar tranquilo, escondido y con los Andes de vista. Era temprano pero acampamos directo, a veces está bueno detenerse para disfrutar y ahí estábamos. 

 Averiguamos en la información turística del pueblo sobre el camino hacia el Tatio, un campo de géiseres ubicado a unos 4200 msnm. Es el grupo más grande de géiseres del hemisferio sur y el tercero más grande del mundo, tras Yellowstone (Estados Unidos) y Reserva natural Kronotski (Rusia). Nos dijeron que el camino estaba bien, solo a cuidarnos de la altura y del frío, además de que nos imaginamos habría bastante tránsito... por lo cual decidimos despertarnos temprano. A las 4:30am estábamos arriba y empacando todo para salir a la aventura. Tomamos el camino que sube los Andes y comenzamos a escalar. El frío se empezó a sentir más fuerte y en el espejo retrovisor al rato comenzaron a verse las luces de las camionetas que subirían la misma cuesta. 

Luego de una hora de recorrido llegamos a los 3500mts donde el frío se manifestó de manera agresiva sobre todos... Leia "embollada" como una pelota, Jor y Gonza con guantes y calentadores en los pies y el Fusca que ronroneaba mientras se abría camino en el ripio que llegaba a la puna cubierta de mucha nieve a los costados. Con el amanecer se empezaron a mostrar los picos de los Andes y también aparecieron vicuñas en el camino. La temperatura había llegado a -22 grados C y era imposible de combatir. Llegamos a las 6 a la puerta del Parque donde pagamos 10.000 pesos chilenos (algo como 15 dólares) cada uno y pasamos a estacionar el auto. Los turistas que llegaban en buses y camionetas no podían creer al ver al Fusquita codearse a los 4000Mts con motores modernos y calefaccionados... orgulloso se estacionó y se propuso descansar al igual que Leia.

Mientras el Fusquita y Leia descansaban Jor y Gonza se paseaban por el Parque Geotérmico visitando las diferentes fumarolas e incluso tuvieron la oportunidad de meterse en aguas termales! 

El campo geotérmico se compone de 100 manantiales hasta ahora inventariados, de los cuales corresponden a 80 géiseres activos o verdaderos y cerca de 30 son manantiales de erupción perpetua. La altura media de los manantiales es de 69 centímetros, mientras que la altura media de los geiseres verdaderos es de 76 centímetros en promedio. Es un espectáculo difícil de expresar en palabras en las cuales no se puede transmitir el aire y el sonido que llenan la experiencia de emociones.

A las 10 de la mañana nos preparamos un desayuno e incluso Leia también comió lo suyo para que luego partamos de nuevo hacia abajo, hacia San Pedro. Llegamos a San Pedro y nos fuimos hacia la Laguna Cejar a 18km.

En el árido desierto, camino de ripio con casi ninguna vegetación a nuestro alrededor (excepto algunos arbustos), nos sorprende esta increíble laguna con sus aguas color esmeralda que además poseen especiales propiedades que permiten una flotación superior al Mar Muerto. Además de una infraestructura como cambiadores y lugar para dejar la ropa, etc... también hay duchas que aprovechamos a full! Desde aquí encontramos una sombra donde preparar un almuerzo debajo de un árbol en un camino alternativo que además elegimos como destino para pasar nuestra próxima noche. Nos fuimos al centro de San pedro a visitar a dos amigos viajeros que acababan de llegar y luego nos dirigimos hacia el Valle de la Muerte (o de Marte) para estar al atardecer ahí arriba. Caminamos por las dunas, Leia corrió por la arena y cuando el sol empezó a caer nos preparamos unos mates para contemplar un atardecer imperdible.

Otro gran día y a dormir... pero eso no era todo, no podíamos irnos de Atacama sin conocer el Valle de la Luna, asique al día siguiente levantamos campamento y nos fuimos al famoso valle.

Subimos la Gran Duna y recorrimos este impresionante lugar moldeado por la aridez del clima y el viento. Impresionantes vistas con un cielo espectacular, disfrutamos mucho y tomamos bastantes fotos hasta que llegó el momento de partir y nos fuimos hacia el pacífico. Nuestro tiempo en Atacama fue espectacular, no solo por los paisajes y experiencias sino porque pudimos acampar tranquilos y llegar a todos lados con nuestro Fusquita. Junto a Uyuni, Atacama había quedado como una deuda que ahora estábamos pagando a nuestro viaje. Partimos hacia el Pacífico para encontrarnos con Guillermo, un seguidor de nuestra página, dueño de una Kombi y de un sueño: vivir viajando. 

Desde San Pedro salimos rumbo a Antofagasta pasadas las once y planeábamos llegar para almorzar a Calama y luego encarar el viaje por el desierto hacia Mejillones donde nos esperaba Guillermo y su familia, fieles apasionados del mundo VW y con intenciones de salir de viaje en una VW Kombi en el corto plazo. 

 

Subimos desde San Pedro hasta El Paso La Paciencia desde donde descendimos casi en línea recta hacia Calama. Paramos a cargar combustible y almorzar, además de aprovechar hacer algunas compras (comida de Leía, fideos, arroz, atún, etc). Desde Calama nos quedarían 250km hacia el Oeste por la RN25 que atraviesa un desierto lleno de minas, salitreras y pequeños emprendimientos relacionados a las mismas. En la localidad de Carmen Alto empalmamos la RN5 que ya conocíamos por correr paralela al Pacífico a través de todo Chile, pero hicimos solo 80km sobre esta hasta que nos desviamos en la Ruta B-400 que nos llevaría hasta Mejillones, un pueblito pintoresco con historia de villa de pescadores pero con una realidad vinculada casi en su totalidad con el Cobre.

El padre de Guillermo y su familia siempre han trabajado con el Cobre, su padre como chofer de camión en la mina de Chiu Chiu y el en el puerto trabajando en el embarque de las laminas del mismo mineral. Conversamos mucho con el y con su mujer, no solo sobre sueños e historias de viajes sino además sobre la realidad del norte de Chile y su relación estrictamente ligada a la minería. Compartimos dos lindos días con ellos y mientras Leía durmió en el auto, estacionado en su barrio construido para albergar empleados del puerto (que trabaja exclusivamente con la exportación de cobre) nosotros dormimos dentro en el cuarto de uno de sus 4 hijos. 

Fue en Mejillones que nos encontramos con el Pacífico, tan deseado por nosotros y al que tanta expectativa le habíamos puesto, pero los siguientes días que comenzaríamos a remontar la Ruta Panamericana nos daríamos cuenta de que el clima era frío, el agua era fría y las playas en gran cantidad estarían adornadas con basura, tres factores que se repetirían hasta la frontera con Peru y que incluso continuarían al otro lado también.

Dejamos Mejillones y tomamos la Ruta Panamericana que en este caso era la Ruta Numero 1 hasta llegar a Tocopilla. Un lugar que a priori habíamos considerado como un lugar para dormir ya que imaginamos sería una pequeña aldea de pescadores… pero no lo era. Como tantos otros pueblos costeros se había desarrollado para convertirse en una ciudad costera con industrias relacionadas al Cobre y a la Harina de Pescado. Aún así, nos detuvimos en el mercado y almorzamos un rico pescado local, fresco, con ensalada. Habíamos recorrido 140km desde Mejillones y aún había varias horas de luz asique decidimos continuar remontando la Ruta 1, un camino sinuoso bordeando acantilados y con una imponente vista del Pacífico a nuestra izquierda y grandes montañas de roca y arena a nuestra derecha. A 80km llegamos a un lugar llamado punta Lautaro y comenzamos a divisar caminos que entraban hacia el mar a lo que parecía un lugar digno de descanso. Entramos un kilómetro hacia adentro y decidimos parar. Plásticos, latas, huesos y botellas manifestaban otras presencias humanas, descuidados, como en tantos otros sitios, pero aún así este era un buen lugar para pasar la noche asíque armamos campamento. Una noche que cazó con estrellas pero luego se nubló, nos cubrió cálidamente para que descansemos y con los primeros rayos del sol fuerte del norte de Chile, nos despertamos. 

Volvimos a la ruta y nos fuimos hasta San Marcos, una localidad a 50km, famosa por sus empanadas de mariscos. Entramos en San Marcos y lamentablemente no encontramos las dichosas empanadas asique continuamos hasta Río Seco, 15km más adelante donde si encontramos unas empanadas aunque en lugar de mariscos estaban rellenas de camarones… el hambre todo lo puede y ahí nos detuvimos para almorzar. Además de llenar nuestro apetito tuvimos la suerte de descubrir en este mismo restaurant un poco sobre la explotación del Guano a fines del siglo XIX y principios del siglo XX donde mano de obra asiática se importo y trabajo bajo condiciones muy difíciles para extraer este preciado elemento. No solo eso, sino que fue el mismo guano que junto al nitrato ayudaron a impulsar a un conflicto bélico entre Chile y una alianza Peru-Bolivia. Mientras más cerca de las fronteras entre estos países estuviéramos, más escucharíamos, veríamos monumentos y descubriríamos historias relacionadas a esta guerra, conocida como La Guerra del Pacífico (1879-1883).

 

Nos almorzamos unas ricas y típicas empanadas de mariscos y seguimos...

Seguimos viaje desde Rio Seco y a pocos kilómetros llegamos a ver unas playas interesantes para acampar antes de hacer el tramo final que nos llevaría hasta Iquique y luego Arica, última parada de Chile. Acampamos una noche fresca y solitaria con el ruido del mar y el viento que nos acompañaban sin molestia. El agua con un azul profundo y violentas olas que rompían contra la costa de piedra nos amenazaba cualquier intento de tocarla pero no así a los pelícanos peruanos que comenzamos a ver en estas latitudes.

Al día siguiente amanecimos sin apuro, desayunamos, desarmamos campamento y a 80km llegamos a un área de descanso (ofrecida por la concesión que administra la autopista) donde además de descansar, obvio… aprovechamos para ducharnos con agua caliente… otro servicio que se brinda de modo gratuito, aquí. Luego del descanso, debimos tomar una decisión. Al no tener donde dormir en Iquique, nuestras opciones eran quedarnos en este lugar, a 35km de Iquique, seguir hacia Iquique y buscar un sitio donde dormir o ir a Iquique y luego dormir en lo que sabíamos era un lugar similar pero al otro lado de la ciudad. Decidimos ir con la tercera opción y dirigirnos así hacia Iquique para conocer y aprovechar a buscar algunos elementos que necesitábamos en su famosa Zona Franca (sin impuestos). 

 

Tomamos la Ruta 1 nuevamente e ingresamos en Iquique donde descubrimos por primera vez que la mayoría de las estaciones de servicio tenían además de sus tradicionales servicios, lavadero del auto que cada usuario podía usar y pagar con fichas. No hicimos uso de los servicios por el tiempo que teníamos para ir a la ZoFree (Zona Franca), pero le prometimos al Fusca que pronto le daríamos un baño.

Por el tamaño de la ciudad nos remitimos a visitar la ZoFree (Zona Franca) y continuamos ruta. Comenzamos a subir una cuesta de 20km que abandona Iquique y nos devuelve hacia la planicie del desierto. En Alto Hospicio, allá arriba encontramos otra parada de descanso en la autopista con duchas y espacio para estacionar asique lo aprovechamos. Habíamos salido 50km de Iquique y ya estábamos en ruta. Estacionados en la Ruta 5, columna vertebral del norte de Chile.

 

Al día siguiente, por recomendación de unos amigos fuimos a conocer Pisagua, una comunidad de pescadores (población 260) que fue un importante puerto para el embarque y la exportación de nitrato durante el gran auge salitreroindustrial que se vivió en el norte de Chile hasta los años 1930 y que hoy se ve reflejado en varios de sus edificios, lamentablemente abandonados.

Tuvimos la oportunidad de conversar con pescadores de la zona y aprovechamos para comprar mariscos también. Pasamos una noche muy tranquila, nuevamente con el sonido de las olas rompiendo y al día siguiente partimos rumbo a Arica.

Para salir de Pisagua remontamos la Ruta A-40 que sube desde la caleta por un camino de caracol hasta los 800 metros (pensar que está pavimentada solo desde el año 2000) y remontamos un valle nublado y frío hasta llegar nuevamente al desierto. Una vez que empalmamos la ruta 5 nuevamente nos sorprendimos con muchas áreas militares y zonas de práctica de tiro aéreo... cosa que nos trajo otra vez al conflicto histórico entre Chile y Perú... estábamos entrando en lugares que históricamente habían sido peruanas y desde el final de la guerra, serían chilenas.

Luego de viajar unas horas volvimos a hacer un desvío de la Ruta 5 y ésta vez nos metimos en la Caleta Camarones, donde hay una playa extensa y bonita con prácticamente nadie alrededor. Soltamos a Leia y corrió durante horas a las aves marinas, mientras nosotros caminábamos a su par observando no solo las aves sino también los lobos marinos que nos saludaban desde el mar.

Acampamos en la playa y pasamos la tarde conversando, caminando y tomando mate... el agua estaba fría pero el aire estaba bien para dormir. 

Salimos de Caleta Camarones al mediodía del día siguiente y nos fuimos para Arica, a donde llegamos en simples dos horas. Por Couch Surfing habíamos contactado a Constanza que nos ofreció la habitación de su hermano, José para dormir... llegamos a Arica y los conocimos a todos, luego fuimos a dar una vuelta por el centro de la ciudad y al día siguiente aprovechamos para hacer trámites. Había que hacer los papeles de Leia para irnos a Perú por lo cual, Veterinaria, oficina agraria de Chile (SAG) y listo! Preparamos una rica cena para la familia y al día siguiente hicimos un poco de turismo conociendo la Playa dos Corazones con sus increíbles guaneras y también sus playas mundialmente famosas para surfear como el Alacrán.

Nuestro tiempo en Chile había llegado a su fin y Perú nos esperaba a simples 18km. Conocida como "La Puerta Norte" Arica nos despidió con un día de sol y calor, pero lo prometido es deuda... antes de irnos fuimos a una Estación de Servicio y le hicimos un lavado completo al Fusquita... ahora si... nos fuimos a Perú!!! Hola Tacna, Hola Perú!

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto