Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 15, 2018

August 15, 2018

July 25, 2018

Please reload

Otras entradas

Rectificar nuestro Corazón

May 23, 2017

El Fusca es un auto de la marca VolksWagen. El primer modelo KdF Wagen o VW Typ 1 salió de la fábrica a mediados de 1938. Fue producido hasta el 2003 haciéndolo el modelo de vehículo más producido en la historia y hasta recientemente el auto más vendido del mundo. Mientras que en Alemania el nombre popular del VW fue Käfer, en Estados Unidos fue Bug, en Mexico Vocho y En Brasil se produjo bajo el nombre de Fusca. En muchos otros países lleva otros nombres como Escarabajo, Coccinelle, Peta, Cucharita, entre otros.

 

El origen del nombre en Brasil  es muy peculiar ya que está directamente a la pronunciación brasileira de la palabra alemana Volkswagen. El fonema da letra V en aleman es algo como una algo como una f larga, como "fau" y la W como "ve". Al abreviar la palabra Volkswagen para VW, los alemanes lo pronunciaban como "fauvee". Cuando lanzaron al VW en alemaña su principal slogan era: esto es un VW  ("Das ist ein VW"). Su llegada a Brasil se transformó en "fulque" y "fulca". Por la pronunciación del sur de Brasil se derivó en Fuca en Rio Grande do Sul y en Sao Paulo (donde se abrió la fabrica en 1950) se transformó Fusca. El Fusca hoy en Brasil es un ícono, no solo del desarrollo del País en los años 1950/60, sino de un acceso a un vehículo producido en casa (Brasil) y a un precio barato.

A nosotros, el Fusca nos llegó como un auto más, bonito, simple de mecánica, y por casi por casualidad. Pero como no existen las casualidades, sin dudas el Fusca llegó a nuestras vidas y a nuestro viaje por una razón y se convirtió en el Corazón de nuestra aventura, en el ícono y en un verdadero compañero.

 

Comenzamos el viaje sabiendo poco de él, de su funcionamiento y de su mecánica y aún hoy, más de 60.000km más tarde y más de dos años rodando, sabemos poco aunque lo valoramos y atentemos mucho más. Hemos recorrido con él caminos de arena, de piedra, de asfalto, de nieve, cruzamos desiertos y salares, laderas de volcanes, vadeamos ríos, pasamos lluvia, granizo, neblina y todo tipo de clima.

Arrastramos con el Fusquita nuestra casita rodante de 600kg durante 45.000km, cruzamos Brasil, Paraguay y gran parte de Argentina y Chile. Cambiamos cables de acelerador, de embrague, pastillas de freno, bombas de combustible, fusibles, batería, cubiertas y hasta hemos creado escobas del limpia parabrisas. Con él hemos sufrido y hemos hecho muchos amigos, nos hemos divertido y siempre, siempre viajamos a velocidad paisaje.

Desde La Quiaca nos fuimos hacia Sao Miguel de Iguaçu, 50km al norte de Foz de Iguaçu donde nos encontraríamos con Cristian, Rebecca, Ronie, Eduardo, Helen, Piter y tantos otros amigos que nos acompañarían durante el proceso de desmontado del motor, llevar las piezas a los diversos proveedores, nos ayudarían con la compra de lo que necesitaríamos y nos aconsejarían con todo lo que podrían. Teníamos 1800km por delante bajando desde los 3300mts SNM hacia 0mts. Teníamos planeado 6 días de viaje pero por la ruta que tomaríamos no tendríamos muchos desvíos asique podría incluso ser menos.

 

No elegimos la ruta más corta que sería atravesando la provincia de Formosa y luego Paraguay, porque teníamos la seguridad de que nuestro seguro del Fusca nos cubriría otras 4 grúas en caso de necesitar remolque, pero solo dentro del territorio argentino. 

Por esta razón decidimos cruzar a través de la RN16 que iría contornando Formosa y Chaco y acabaríamos entrando a Resistencia - Corrientes y luego hacia Iguazú por la RN 12. El ritual diario era revisar las bujías por las mañana, limpiarlas, volver a colocarlas, chequear si le faltaba aceite al cárter (que siempre le faltaba) y luego empujar para ayudar al Fusquita a arrancar. Una sola vez el Fusca nos abandonó en la ruta y fue en Resistencia donde una grúa nos llevó 90 km desde el medio del Chaco hasta la capital de Corrientes. en 6 días completamos la proeza y llegamos a Brasil, desde donde el Fusca, 36 años antes había hacido y como el Ave Fenix, volvería a nacer.

A la llegada fue un suspiro bien grande y una palmada al Fusquita que estaba funcionando con solo 3 de los 4 pistones del motor, gastando 1 litro cada 100km de distancia y una velocidad promedio de 65km/h. Desmontamos el motor, llevamos el Block a una rectificadora recomendada por nuestros amigos y mientras ellos evaluaban el estado del motor decidimos comprar repuestos y hacer mantenimiento del resto del Fusca, frenos, engrase, distribuidor, etc.

São Miguel do Iguaçu no era el lugar más interesante para quedarnos pero era el que teníamos. En el horizonte cientos de kilómetros de plantaciones de maíz y soja cubrían las tierras fronterizas con el Parque Nacional Iguazu. Los caminos de tierra colorada atravesaban los maizales y llegan a orillas de lo que los locales llaman el Lago Itaipú, un área inundada para la creación de Itaipú, la segunda hidroeléctrica más grande del mundo. A orillas del Lago, alimentado por el río Paraná, se crean balnearios donde los oriundos del lugar se acercan a pescar y disfrutar los fines de semana y veranos.

Nosotros aprovechamos el tiempo para encontrar más amigos, comer, tatuarnos (una vez más) y también participamos de un encuentro de VW con amigos de la zona.

Pasaron 45 días y aun estábamos en la zona, aunque ya probando el motor y notando su mayor poder, ahora su cilindrada había aumentado a 1500 y el ruido de su motor era más grave. En uno de los viajes probándolo la caja de cambios comenzó a darnos problema (la cuarta marcha) y tuvimos que ir a otro mecánico que nos dijo que la caja ya tenía un desgaste grande y era recomendable desmontarla y rectificarle los sincronismos, era el lugar y momento correcto para hacer esto, por lo cual nos detuvimos en Marcehal Rondon, una ciudad de inmigrantes alemanes, para visitar a la familia de nuestro amigo Ronie y realizar estos reparos al auto.

Pasamos casi una semana en Marechal Rondon, en familia y muy bien cuidados. Fue difícil despedirse pero lo hicimos y seguimos viaje. Pasamos por la rectificadora en Foz de Iguazú para unos ultimos ajustes al motor y estábamos listos para volver a la ruta.

En Foz aprovechamos para volver a Las Cataratas de Iguazú y también conocer su Templo Budista y Parque de las Aves.

También hicimos unos 100km al sur para visitar a unos amigos, Javier y María, con quienes habíamos compartido muy buenos momentos en San Luis, hacía unos meses. También nos encontramos con Eva, otra amiga de Misiones quien nos deleitó con un almuerzo de gnochis de mandioca.

La pregunta ahora sería: por donde? hacia donde? Jor tenía el Desierto de Atacama en la mira, aunque Paraguay estaba al lado y teníamos muchas ganas de volver a recorrerla... pero en los viajes no se puede hacer todo, o si se puede?

 

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto