Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Camino a la RN40

March 31, 2017

Salimos de Buenos Aires sabiendo que la Ruta 9 sería nuestro objetivo, pero había muchos lugares y maneras de tomarla, de hecho nosotros comenzaríamos por tomar la Ruta Nacional 8. Como ya habíamos decidido ir a General Gelly, al sur de Santa Fe, decidimos ir a San Antonio de Areco, que más o menos nos orientaba hacia ese destino y es un lugar que siempre invita y que Jor no conocía. Lamentablemente nos cayó la noche demasiado rápido y las condiciones de la ruta eran muy bajas para la cantidad de transito que hay y había ese día...

 

A 113km de Buenos Aires, Areco como es comúnmente llamada, conserva todos los atributos de un tradicional pueblo de la llanura pampeana, o sea, calles empedradas, configuración colonial de la plaza y sus alrededores, además de las pulperías  (tiendas donde históricamente los gauchos frecuentaban para escuchar o tocar música criolla, además de tomar un vino y comer algo rico... hoy en día siguen teniendo ese fin, mas allá de que se amplió el menú y también acostumbran vender objetos y alimentos regionales). Es por esto que se la denomina la "Cuna de la Tradición".

Llegamos a San Antonio de Areco a oscuras y sus luces tenues de los comercios ya nos conquistaron y prometimos volver en cuanto tuviésemos ubicado nuestro lugar donde dormir. Dimos algunas vueltas y encontramos un lugarcito, debajo de una arboleda, a metros del Rio Areco, oscuro, plano y oculto, eso fue lo que buscamos... y lo encontramos fácil. Marcado el destino, nos volvimos al centro del pueblo a festejar la vuelta a la ruta, con una típica picada!

A dormir temprano (aunque unos jóvenes pasaron en moto tipo 3:00 corriendo picadas, lo cual interrumpió el sueño) ya que fue un día largo... así que después de la picada, nos fuimos directo a nuestro camping salvaje. 

 A la mañana siguiente hicimos el desayuno y hablamos con los amigos de Gonza: Fer y Cinthia Moia, padres de la ahijada de Gonza, Guadalupe y coordinó el encuentro más tarde con ellos. Como la distancia hacia General Gelly era corta, aprovechamos la mañana para recorrer Areco y conocer, además de sus calles y tranqueras, el famoso Museo Guiraldes que hace honor a un escritor local que se convirtió en el mejor exponente de la literatura gauchesca contemporánea con su libro: Don Segundo Sombra.

El museo, gratuito y lleno de objetos gauchescos, tiene además un marco hermoso con antiguos ombúes y edificios coloniales. Recorrimos el museo por nuestra cuenta, sacamos muchas fotos y aprendimos juntos un poco más sobre esta cultura arraigada en todos los argentinos.

 

Desde San Antonio de Areco partimos hacia Pergamino, ciudad ubicada en un rincón norte de la provincia de Buenos Aires, limitando con Santa Fe. Campo, vacas, soja, trigo y maíz adornaban nuestra ruta mientras el calor y los mates hacían el resto. Llegamos a las 2 de la tarde a Pergamino y nos dirigimos hacia el estadio de futbol local donde en una fecha del torneo rural, jugaban: el equipo local, Pergamino contra General Gelly, equipo donde jugaba Fernando. Asistimos el partido y nos reencontramos con nuestros amigos después de mucho tiempo! Choripanes, mates y futbol de una tarde soleada y divertida (no tanto para el equipo de Fer que perdió por 7 a 1).

Desde Pergamino, cruzamos a la provincia de Santa Fe y fuimos a General Gelly, un poblado que creció alrededor de una Estación de Tren homónima y donde comer carne y dormir la siesta son casi una religión. A la vuelta desde Pergamino por caminos campestres (40km) paramos en el pueblo a hacer compras y luego partimos hacia el campo donde viven nuestros amigos con sus tres hijos y sus animales. Entre estos tienen vacas, cerdos, perros y gallinas... mucho para que nuestra cachorra huela pero también se sienta intimidada. 

Compartimos un rico asado con vino, charlas e historias de la época de la universidad cuando Gonza y sus amigos se conocieron. Así pasamos la noche y a la mañana siguiente desayuno previo partimos hacia la RN9, eso si! Sin antes ver a los animales que los niños se morían de ganas de mostrarnos y contarnos!

Salimos desde el campo de los amigos hacia la R188 por caminos internos y una vez que la encontramos enfilamos hacia la R9, donde nos encontraríamos con San Nicolás de los Arroyos. Justo en la intersección de estas dos rutas se encontraba un establecimiento de VTV (Verificación Técnica Vehicular), quienes emiten un comprobante obligatorio para circular en algunas provincias, así que con confianza decidimos hacerlo! Jor al volante (Gonza estaba muy nervioso como para hacer el test) y Gonza mirando desde el costado... el Fusquita paso sin problemas ni observaciones!

 Ahora si! nada nos detiene! Nos subimos a la RN9 y nos fuimos con destino: Córdoba. Pasamos por la periferia de Rosario, una de las ciudades más pobladas de Argentina. Nos separaban 345km de Villa María, donde nos esperaban José y su mujer, Sandra, miembros del Club Encuentro de Kombis de Villa María, y hacia allá fuimos! Almorzamos en el costado de la ruta, ya en la provincia de  Córdoba, en las cercanías de Marcos Juarez y seguimos ruta... una ruta recta y aburrida, vacas, vacas y más vacas... así son Las Pampas...

Alrededor de las 5 de la tarde hicimos entrada en la localidad de Villa María y nos encontramos con José que nos ofreció un estacionamiento vigilado y con baños para descansar. Que más podíamos pedir! A la noche salimos a recorrer un poco la ciudad, lo cual nos sorprendió muchísimo, muy ordenada y bonita, con una hermosa y larga costanera.

Luego de un dia largo, dormimos rápido y profundo y a la mañana siguiente José estaba listo para mostrarnos varios edificios nuevos, que se encontraban en la vecindad como un teatro popular, un centro de tecnología para niños, la biblioteca, todos conectados por un bonito parque, todo construido en los últimos 20 años, en los que el había participado en la gestión y estaba muy orgulloso. 

Tras haber hecho el recorrido, un desayuno rápido y estábamos listos para volver a la ruta... lo cierto es que queríamos ver las famosas Sierras Cordobesas de las que tantas personas nos habían hablado, por lo cual tomamos la Ruta Provincial 2 hasta Río Tercero, pasamos por el Embalse de Río Tercero, y ahi nos desviamos con la RP 5 hacia el nor-oeste, pasando por la localidad de Embalse y a 60 km ya encontramos las Sierras! Aunque junto a las Sierras Cordobesas también encontramos la lluvia!!!! Poco a poco el cielo fue oscureciendo hasta que las primeras gotas comenzaron a aparecer.

Ya nos habían advertido de que esta región, la Región Central de Argentina estaba sufriendo hacía varias semanas mucha lluvia, pero siempre tuvimos fe de que la frase "siempre que llovió, paró" sea contemporánea a nuestra estadía.  Un poquito de nubes se transformó en muchas y unas gotas se transformaron en lluvia torrencial. 

Así fue nuestra llegada a las Sierras Cordobesas... pasados por agua, pero contentos de estar aquí. El primer destino de las Sierras para nosotros, fue Santa Rosa de Calamuchita, cabeza del distrito homónimo y una ciudad muy bonita con una costanera grande, a ambas márgenes del Rio Santa Rosa, con muchas areas donde tomar mate y disfrutar del sonido del agua y los pájaros.

Con el atardecer nos fuimos para Villa General Belgrano, donde nos encontramos con Rosana, quien sería nuestra anfitriona de Couch Surfing, ella vivía en pleno centro de la ciudad y por suerte tenia un estacionamiento. El plan era armar la carpa en ese estacionamiento, pero justo ella nos ofreció una habitación de huéspedes que tenia reservada para otras dos chicas que no pudieron llegar y así dormimos "adentro"... y que suerte porque a las 8 de la noche comenzó a llover torrencialmente, tanto que se cortó la luz y se inundaron varios puntos bajos del pueblo. Gonza salió a comprar elementos para hacer empanadas y una cerveza (aquí se festeja la Fiesta Nacional de la Cerveza, así que era obligatorio probar al menos una!)

Mientras Gonza estaba de compras, pum! Se cayó el cielo en forma de lluvia! Y cayó tanto que las áreas bajas de Villa General Belgrano se inundaron por completo. Gonza, en situación de emergencia, se quitó el calzado y comenzó a andar descalzo con su linterna de cabeza (siempre listo) por las lluviosas y oscuras calles de la Villa. Con agua casi por las rodillas llegó al departamento donde estábamos parando con los elementos para hacer empanadas y una cerveza artesanal. La lluvia persistió toda la noche y se durmió entre relámpagos y el ruido de las gotas contra los techos de chapa.

Al dia siguiente nuestra anfitriona se fue a trabajar temprano y nosotros comenzamos el día desayunando, luego paseando por el pueblo con un día más despejado y atractivo para caminar, no solo por la Villa General Belgrano, sino que aprovechamos el clima también para volver a la ruta.

A 36km primero por la Ruta 5 hasta Los Reartes y luego subiendo 600 metros de altura por la Ruta Provincial 109 hacia las Sierras Grandes, se encuentra La Cumbrecita, con aproximadamente 1000 habitantes, esta localidad es sumamente famosa como atractivo turístico local por ser una ciudad-peatonal y contar con una bella arquitectura alpina tirolés. Al ser la ciudad peatonal, para accederlo debe tomarse una excursión, transporte público desde Villa General Belgrano o en su propio vehículo dejándolo estacionado (7 dólares aproximadamente).

Fundada en 1934 por una familia inmigrante alemana como un lugar para vacacionar se convirtió en uno de los lugares más bonitos no solo de la provincia de Córdoba sino de todo el país, con un entorno de sierras con cascadas, ríos cristalinos y bosques frondosos de coníferas. Poco a poco más inmigrantes se fueron sumando al poblado y agregando más carisma al lugar.

Aprovechamos el clima amigable para caminar por sus calles y senderos y luego nos fuimos a la costanera del Río del Medio, a armarnos unos sandwichitos junto a Leia.

Lamentablemente volvieron las nubes y con las nubes refrescó el clima y también aparecieron las primeras gotas de lluvia. Nos volvimos a la ruta 5 y desde ahi encaramos a la segunda ciudad en población de la Republica Argentina: la Ciudad de Córdoba. Desde Los Reartes hasta Córdoba teníamos 90 km y desde Córdoba hasta nuestro objetivo final, Río Ceballos, 35km más al Noroeste de la ciudad de Córdoba. Río Ceballos con 20.000 habitantes está ubicada en la ladera de las Sierras Chicas, parte de lo denominado Gran Córdoba. En esta bella y simple localidad nos esperaba Rocío, nuestra anfitriona de Couch Surfing quien trabajaba por la mañana en la municipalidad y por la tarde estaría en su casa esperándonos. En su casa ya estaban alojados una pareja de colombianos por lo cual nosotros acamparíamos en su jardín. 

Varias comidas juntos, muchas charlas y nosotros aprovechamos la lavadora, el horno, así como el wifi para planear el proximo viaje y subir fotos y videos a nuestra página. También hicimos una caminata hasta el Embalse del Dique la Quebrada, junto a Leia, una caminata que nos ayudó a estirar las piernas después de tanta ruta y días de lluvia. 

Desde Rio Ceballos cruzaríamos las Sierras Chicas para llegar al otro lado, a través del camino conocido como el Cuadrado que sube en altura y tiene una vista panorámica del Valle Hermoso, La Falda, Huerta Grande y Cosquín. Para encontrar ambos lados de las Sierras, son 30km de camino en muy buen estado, conocido como la Ruta Provincial 57.

Llegamos a La Falda y el cielo no era el más atractivo pero aun así fuimos hasta el famoso Cosquín (donde se realiza uno de los festivales de folklore mas importantes de Argentina) y luego Villa Carlos Paz. En permanente lluvia dimos la vuelta al Embalse San Roque y volvimos hasta La Cumbre, por la RN38.

Esta zona, parte del Valle de Punilla, es la segunda más visitada en volumen de visitantes, de la Argentina. La Cumbre, llamada así por ser la localidad principal más alta del valle (1200 msnm) nos encantó por su paisaje montañas, su costanera con area de picnic y si bien el clima no era amigable, fue donde menos lluvia recibimos.

Al lado de La Cumbre se encuentra Villa Giardino, conocida como El Jardín de Punilla, donde hay plantaciones de lavanda y flores. Para ir desde una localidad a la otra se puede recorrer el pintoresco Camino de los Artesanos donde se encuentran talleres de ceramistas, escultores y pintores que viven en la región y que abren las puertas de sus casas para recibir a los viajeros curiosos que buscan en sus recorridos algo más que el goce que se experimenta al contemplar el paisaje. Además, también hay una famosa fábrica de alfajores y dulces, Estancia El Rosario que tiene casi 100 años y cuenta con una visita y degustación gratuita. 

Uno de nuestros seguidores en Facebook, Alex, nos puso en contacto con su hermano para que podamos estacionarnos en su casa para dormir, y así fue como conocimos a su familia y conocimos su historia. Familia trabajadora, simple y generosa nos compartieron unos ricos mates y tortas fritas caseras a cambio de nuestras anécdotas viajeras.

Desde Villa Giardino partimos hacia Capilla del Monte por la RN38, a simples 20km y desde la ruta ya podíamos ver el místico Cerro Uritorco.

Capilla del Monte debe su nombre a un oratorio (edificio con propósitos de oración católica) al cual se lo llamaba la Capilla del Monte desde el siglo XVI cuando todas estas tierras formaban parte de la Estancia San Antonio. Como alrededor de este edificio se fue poblando el lugar, el nombre absorbió a la Capilla del Monte como propio. Aun así, la localidad fue una simple aldea hasta fines de la década de 1980 cuando sucedió un evento que cambiaría la historia del lugar, en las afueras de Capilla (como le dicen los locales), la Huella del Pajarillo. Aparentemente, dijeron unos testigos en 1986 (cuando aconteció) un OVNI (Objeto Volador No identificado) habría posado en un área dejando unos pastos quemados en forma circular de 120 x 65 metros. Éstos hechos que luego fueron investigados por el Secretario de Turismo, Jorge Suarez y dieron un impulso no solo al turismo (pasaron de tener 100 visitantes por año a 1000 visitantes por día) sino a la investigación y desarrollo del Centro de Estudios OVNI en este lugar, Capilla del Monte.

Muchas personas de la zona, incluso visitantes atestiguan ver objetos voladores, tanto en los alrededores como en la cima del Cerro Uritorco que sería un centro de energía que atrae en parte a estos visitantes de otras galaxias. Nosotros fuimos hasta el Centro de Investigaciones OVNI y conocimos a Lucy, ex pareja de Jorge Suarez quien nos contó muchas anécdotas, compartir videos y respondió preguntas. Un tema muy rebatible y polémico que al menos nos enriqueció en conocimiento sobre un tema que poco sabíamos antes. 

Para el almuerzo nos encontramos con Fabio, amigo de Jor de Marcos Paz quien reside parte del año en Capilla del Monte y quien nos invito a descubrir un lugar donde preparan un gran locro... riquísimo! No ascendimos al Cerro Uritorco en parte porque el clima era bastante malo y en parte porque nos pareció cara la experiencia (10 dólares de estacionamiento + 7 dólares para ascender al Cerro por persona).

Desde Capilla del Monte nos fuimos hacia San Marcos Sierras, que está catalogado como una de las mesas del hipismo argentino. Un pueblo del cual teníamos más expectativas de las adquiridas, quizás porque tanto nos habían hablado de él. Dentro del casco urbano no existen calles asfaltadas, hay una plaza central rodeada de chañares y en los alrededores de la misma es donde se encuentran los principales comercios. Nosotros nos alojamos enfrente a la casa de unos jóvenes cordobeses que estaban tratando de construir su casa de barro (en la lluvia) con algunas dificultades pero evolucionando lentamente. San Marcos Sierras con menos de 1000 habitantes, es una de las capitales regionales de apicultura y con muchas chacras en las cercanías que producen también hortalizas y verduras.

La misma lluvia que venía apareciendo y desapareciendo desde hacia varios días, continuó en San Marcos Sierras y siendo que en la casa de barro aun no había ni ducha ni baños, a las 40 horas de estar ahi, bajo la lluvia y sin baños, decidimos salir en busca del sol.

Llevábamos dos semanas de lluvias y sabíamos que las chances de que llueve hacia el oeste existían, pero teníamos fé de que hacia los áridos Andes las cosas no podían empeorar... así fue como volvimos a la R38 y comenzamos a subir hacia el Noroeste. Próximo destino: La Rioja, dejábamos la Región Central de Argentina y volvíamos a Cuyo.

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto