Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

La Llave de Cuyo

November 7, 2016

El camino desde Santiago a Mendoza fue como una vuelta a casa, la única diferencia fue que en la Aduana Argentina, al retorno a casa, cada vehículo era revisado con exhaustivo interés dado el alto indice de compras de los argentinos en el país vecino (especialmente ítems importados: ropa, accesorios para el auto, electrónicos, etc). Solo en la Aduana estuvimos más de 3 horas aguardando en fila junto a miles de vehículos, si bien al llegar a nuestro momento del tramite, incluso llevando un perro, los oficiales entendiendo nuestro propósito de viaje ni se molestaron en revisarnos y el tramite nos duro 15 minutos. Ojalá hubiese una fila para tramites aduaneros y migratorios exclusiva para viajeros! 

 

Además de eso, para cruzar desde Chile hacia el Este, la RN7 debe empalmarse con la RN40 en sentido norte (unos 20km) y luego de pasar varios semáforos y llegar al corazón de la capital mandolina recién vuelve a tomar la orientación Este para alejarse entre los suburbios hacia la frontera oriental de Cuyo.

Dejar Mendoza nos dio mucho entusiasmo porque se venia algo nuevo pero dejar los Andes también nos dio un poco de nostalgia... poco a poco fueron quedando a nuestras espaldas y se forjaron en el horizonte hasta que no los vimos más. Aún así, bien encaminados como estábamos, el viento de la tormenta que nos había seguido estaba muy fuerte y determinaba mucho el confort y velocidad de viaje, por momentos íbamos a 50km/h y el equipo de viaje decidió que lo más importante del día lo habíamos completado (salir de la ciudad de Mendoza) por lo cual llegados a la localidad de San Martín, decidimos entrar en una estación de servicio a pasar la tarde y la noche (excepto parara el viento en las primeras horas de la tarde) para seguir viaje al dia siguiente cuando el pronostico era más amigable.

 

Al día siguiente completamos los 220km faltantes por la RN7 y por la tarde llegamos a la capital de la Provincia de San Luis, también llamada San Luis.

San Luis de Loyola Nueva Medina de Rioseco fue el primer nombre que tuvo esta ciudad (que luego daría nombre a la Provicina) basado en el origen de los padres del fundador que provenían de la zona de Rioseco en España. También se la conoció como "San Luis de la Punta de los Venados Nueva Medina del Río Seco", aludiendo a que en el territorio había gran cantidad de venados de las Pampas que dio nombre al cordón serrano Punta de los Venados y es por eso que los habitantes de esta ciudad se los conoce como "pantanos". Entrando a la provincia el paisaje fue de llanura y en el horizonte, hacia el este se podían ver las sierras que poco a poco fueron acercándose. 

 

Fue muy curioso entrar a la provincia por la RN7 y apenas dejamos Mendoza, la ruta se convirtió en una autopista y además iluminada, dato contrastan con los anteriores 400km de la RN7. Asimismo descubrimos rápidamente que esta provincia tiene internet gratuita, pública y en casi cada lugar que hay una plaza o un edificio público hay señal de internet, y en sus principales ciudades, mismo en las calles se encuentra la señal también. 

En San Luis nos encontramos con Javier y María, una pareja de viajeros que hacía tiempo habíamos comenzado a hablar y que por casualidad estaban en la ciudad de María haciendo unos cambios en su vehículo para retornar a la ruta. Conversamos días y días los cuatro e incluso Leia hizo su parte con Fido (su perro) además de que nos llevaron a conocer los alrededores de la ciudad.

Visitamos La Punta que es una localidad nueva a muy pocos km de San Luis Capital (17). Fundada en 2003 cuenta con el estadio de futbol más importante de la provincia, el polo tecnológico de San Luis, la Universidad de La Punta (ULP), un Parque Astronómico y dos réplicas del Cabildo de 1810 de Buenos Aires y la Casa de Tucumán, dos edificios históricos de la Argentina. Con 13000 habitantes, esta simpática y pujante ciudad dio cuenta de lo fácil que podría ser des-poblar algunas grandes urbes. 

Desde La Punta fuimos hasta Potrero de los Funes a 850msnm y simplemente 17km de la capital puntana. La localidad de "Potrero", como le llaman podría habernos encantado por sus sierras y por sus caídas de agua desde las mismas haca el embalse homónimo, pero ni el embalse (que parece un lago de agua estancada con una fuente en el medio), ni la pista de carreras de autos que rodea el embalse y por ende determina a la ciudad, nos encantaron.

Incluso conducir de noche por el circuito automovilístico (donde se correr cotidianamente competiciones de Súper TC 2000, Turismo Carretera y Top Race) es muy confuso dado que no hay lineas en el suelo de donde termina un carril y comienza el otro y además la muralla de contención hace difícil la visibilidad de quien busca una simple panadería o pizzería. Al menos esa fue nuestra impresión... un lugar que podría ser aún más bonito, pero así es más rentable y definitivamente por la cantidad de plazas hoteleras frente a su población (2000 habitantes), denotan que debe ser un sitio muy visitado. 

 

A la vuelta de Potrero fuimos hasta Juana Koslay, otra localidad, a 7km de la capital, caracterizada por una acequia que la atraviesa y muchas chacras hortícolas. Aquí, junto a nuestros amigos, Javier y María, decidimos instalarnos a pasar el fin de semana juntos que incluso coincidía con el cumpleaños de Gonza.

Como festejo decidimos ir a algún lugar nuevo a descubrirlo. Desde la Ciudad de San Luis, por la RN 147 hasta el paraje Hualtarán, a 120km de distancia, se encuentra el Parque Nacional Sierra de las Quijadas... un parque que sorprende por sus colores, sus texturas y su soledad. Con viento en contra, a 60km/h (sin La Gorda a cuestas) demoramos un poco más de dos horas en llegar a la entrada del Parque. Dos horas de un paisaje árido, casi semi desértico, con poca vegetación y sierras en el horizonte... incluso la entrada al PN es así, pero en cuanto pagamos el ingreso (6 dólares para nacionales) y comenzamos a circular, fuimos metiéndonos en un valle que fue mutando hacia un color rojizo original de arcilla y que de repente nos presentó una enorme depresión en forma de laguna que millones de años atrás el agua y el viento comenzaron a moldar generando magníficas obras de arte. 

Hay cuencas de agua que solo en pocos momentos del año la transportan y la mayor parte del restante del año están secos y solo quedan los vestigios entre arena y roca. Se han encontrado restos de lagartos voladores de más de 50 millones de años y también otros fósiles que denotan gran presencia de agua en esta zona. Hoy en día, como Parque Nacional hay guanacos, zorros y cóndores, todos protegidos y con buena cantidad de ejemplares. Tanto así que nos cruzamos con un zorro gris que no se incomodó por nuestra presencia.

Hay varios senderos para recorrer, algunos para auntoguiarse y otros que obligan la presencia de un guía. También hay un campamento donde podríamos haber acampado junto a Leia pero como en el sitio del Parque Nacional no lo mencionaba, habíamos dejado la CR en Juana Koslay. Llegada la tarde, retornamos a casa a descansar y compartir una última cena con nuestros amigos puntanos. 

Luego de un gran día de cumpleaños y una linda cena intercambiando las últimas anécdotas y compartiendo sueños, a la mañana siguiente, desayuno y partimos! Nuestro destino: San Francisco del Monte de Oro a 100km al norte de la capital puntada por la RN146. 

Si bien simples 100 km nos separaban, nuevamente el viento en contra hizo de nuestro viaje un poco lento y los mates se estiraron por un tiempo pero llegamos a San Francisco para el almuerzo en búsqueda de algún lugar que nos pueda ofrecer algo solo que día de semana al mediodía como en el resto del interior de la Argentina, la mayoría de los lugares están cerrados.  

 

Apenas entramos al pueblo paramos en su Oficina de Turismo y mientras Gonza estacionaba y Jor daba direcciones, se acercó un hombre, oriundo de Puerto Madryn, muy interesado en el viaje, especialmente a bordo de nuestro querido VW Fusca. Nos comentó que el trabajaba en el restaurant de la terminal de omnibus y que lo que necesitáramos, podíamos preguntarle. Asimismo nos recomendó que si buscábamos un lugar donde dormir fuéramos en frente a la terminal, a una estación de servicio y hablemos con Don Armando (el dueño).

 

Al pueblo lo atraviesa el Río San Francisco y genera en varios puntos pequeños bañados que aparentemente son uno de los atractivos de aquí, además del Embalse Las Palmeras. Pero no es este Río ni este embalse el que hacen a San Francisco del Monte de Oro relevante en la historia, sino que aquí en un pequeño ranchito Domingo Faustino Sarmiento, quien fue luego presidente argentino, referente de la educación pública en su país, fue aquí donde el dio clases con apenas 15 años. Aún preservan el edificio-escuela que se puede visitar abonando un significativo dólar como tasa.

Con  casas pequeñas, cabañas y algunos comercios, este pequeño poblado en el noreste de San Luis es la Capital Nacional de la Educación Pública y todos los años tiene su festejo correspondiente. Informados por la Oficina de Turismo nosotros dejamos la CR en la Terminal de Omnibus y fuimos a recorrer el pueblo, el embalse y los bañados. Nos almorzamos unas ricas empanadas que conseguimos comprar y luego decidimos conocer otra localidad en las "cercanías" (27km): La Carolina. Hay dos maneras de llegar a La Carolina, el primero y menos recomendable es la RP9 que va desde San Francisco, es el más corto pero también el más desafiante para conductores tímidos. Una cuesta que sube aproximadamente 1000msnm con muchas curvas, aunque todo de asfalto nos lleva desde San Francisco hacia las Sierras y si bien es el más corto, el menos utilizado.

Se siente que se sube al techo del mundo, ya que La Carolina es la localidad más elevada del centro de la Argentina y desde ahi no se ve nada más alto a su alrededor. La segunda opción es ir desde San Luis (90km) por la RP20 y luego la RP9. Este camino es más largo y menos exigente.

Ubicado al pie del Cerro Tomolosta (2018m), el pueblo fue fundado en 1792 por el Marqués de Sobremonte quién Bautizó a este pueblo con el nombre La Carolina en honor a Carlos III de España. A 1600 metros sobre el nivel del mar, se siente el frío de los Andes que cae directamente sobre éste pueblo, que con 250 habitantes se originó como poblado lindero a una mina de oro y que hoy, sus casas originales construidas íntegramente en piedra (calles empedradas también), dicen que en invierno es muy frecuente que caiga nieve.

El pueblo está cruzado por decenas de arroyos que además de sumarle frescura y contexto romántico, ayudan para brindarle agua dulce y riego a los pobladores. 

Con la caída de la tarde, volvimos a San Francisco del Monte de Oro y como había sugerido el amigo del restaurante anteriormente, le preguntamos a Don Armando si podíamos estacionarnos en su predio y no solo eso, sino que nos ofreció ducha caliente y acceso al baño toda la noche. Para acrescentar su gentileza, caída la noche, se acercó y nos comentó que si caía granizo corramos el auto hasta la estación de servicio y estacionemos bajo el techo. 

Con la llegada de la mañana, partimos hacia el rincón noreste de la provincia, quizás su destino turístico más famoso: Villa de Merlo. Se caracteriza por ser uno de los microclimas más especiales de la región, ubicada en el valle de Concarán, faldeo occidental de las Sierras de los Comechingones, es seco pero con suficiente precipitación para la plantación de frutales y hortalizas para consumo local. Villa de Melo fue su nombre original y data de la misma época que La Carolina (fines del siglo XVIII), hoy se ha convertido en uno de los destinos más populares del centro de la Argentina, atractivo tanto para turismo joven, de aventura (parapente, escalada, rafting, trekking), las familias (balnearios en ríos) e incluso es muy fuerte el turismo de la tercera edad, especialmente en las temporadas de primavera y otoño.

Por el centro de Merlo descubrimos muchísimas fábricas de alfajores y productos orgánicos como dulces, miel, licores e incluso una bebida muy popular en la Argentina, el "Fernet". 

A pocos kilómetros del centro de la ciudad, por la RP5 (en dirección Este, hacia las sierras) se encuentra el Mirador del Sol, desde donde puede verse la ciudad de Merlo y gran parte del paisaje puntano. Un impactante camino de montaña, totalmente asfaltado y seguro y que para los mas intrépidos, el camino sigue hacia el filo de la Sierra, límite natural con la provincia de Córdoba, donde se transforma en una huella (sólo transitable por vehículos todo terreno) que conduce al Valle de Calamuchita. Nosotros llegamos junto al atardecer que anunciaba una lluvia inminente, lluvia que venía azotando al centro del país hacia varias semanas y que nosotros recién ahora nos encontraríamos.

Con la caída del sol aprovechamos para bajar la sierra y retomar la ruta. Entre nuestras actividades en Merlo, también hicimos cambio de aceite al auto (que ya estaba un poco vencido) y Gonza aprovechó para arreglar unos cables del encendido electrónico (que estaba bastante mal). 

Desde Merlo tomamos nuevamente la RP5, esa vez en dirección Oeste y luego empalmamos con la RN148, pero apenas tomamos esta ruta (que era autopista) en dirección Sur comenzó a llover por lo cual decidimos estacionarnos en una Estación de Servicio a 30km de Merlo, ya camino hacia Buenos Aires. La lluvia era mucha y el día había sido largo, razones para detenernos nunca nos faltan y si bien en esta estación de servicio no había duchas (por suerte nos habíamos duchado la noche anterior), estábamos protegidos del clima. 

Se nos terminaba la provincia de San Luis y con ella, la Región de Cuyo. Cerramos la puerta de una región pero también de una etapa... en pocos días habría un cambio muy grande en nuestro viaje, un cambio que nos esperaba en Buenos Aires asique hacia allá iríamos... Desde la RN148 bajaríamos 100km hasta la RN7 y desde ahi 700km separarían nuestro destino final de esta increíble etapa. 

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto