Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Final de la Hibernación

September 13, 2016

Pasó la nieve, volvió la lluvia y si bien el frío no abandonó la Villa, el proceso de hibernación continuó durante el mes de agosto. Mientras Jor continuaba trabajando en el restaurant del Hotel Las Balsas, Gonza aprovechó para asumir las responsabilidades de “amo de casa” y también algunos ajustes y mantenimiento a nuestro querido y valiente Fusca. Encontramos en Pinky Tossi, un mecánico retirado y referente de la mecánica VW de la Patagonia, una verdadera fuente de inspiración. Nos guió paso a paso para regular las válvulas, revisar los frenos y hasta desarmar el limpia-parabrisas para llevar su motor a reparar a un electricista. 

Con tanta subida empinada y aceptando su vida útil (15.000 km en nuestro caso), se nos cortó el cable del acelerador por lo cual nos interiorizamos con su colocación y pedimos ayuda desde Buenos Aires para que nos manden un repuesto, que al final acabamos recibiendo 4 y con asesoramiento nuevamente de Pinky así como de Nico Doural, gran kombinauta porteño pudimos cambiarlo nosotros mismos. Nada como poder mimar directamente a nuestro Fusca y aprender más con cada km de nuestro conductor de la aventura. 

Una tarde recibimos un grato mensaje de unos viajeros amigos, "soñadores sin fronteras” que conocimos en Buenos Aires hacía casi un año y nos comentaron que pasarían por la Villa en los próximos días. Nos costó un poco coordinar el encuentro, pero al final nos tomamos unos mates en la playa del Río Correntoso y luego organizamos una cena en casa que si bien no tuvo su punto alto en la gastronomía, fue espectacular desde el punto de vista de la calidad de las conversaciones. Sil y Javi, oriundos de la provincia de Buenos Aires, de la localidad de Chacabuco, con sus dos hijos, Bautista y Maitena, con todas las ganas de ser viajeros eternos, pero con las limitaciones de la voluntad de sus hijos que no quieren abandonar su pueblo.

En los francos de Jor, aprovechamos para pasear, caminar y disfrutar de este pequeño paraíso que si bien frío, su belleza se mantiene intacta.

Agosto fue un mes de muchas visitas. Primero Gonza se puso en contacto casi como representante VW de la Villa con unos viajeros brasileños que bajaban desde Iguazu hasta Bariloche, para coordinar un encuentro. Una vez que emprendieron su viaje de vuelta hacia los trópicos, pasaron por la Villa donde Gonza los encontró en “El ACA”(punto de encuentro local) y les presentó a otro mecánico y dueño de un Fusca, Jorge “El Koki” Martinez, quien no solo se sorprendió al ver tantas kombis juntas y ante escuchar el idioma extranjero en la boca de sus conductores sino además les ofreció agasajarlos con unas pizzas en su casa. Paseamos por el pueblo en caravana y muchos de los locales nos saludaban mientras el Fusca Viajero lideraba la marcha.

Salidas de pizzas tras pizzas, hizo que fueran ya las 4 de la tarde y los amigos de Bustrippers decidieron quedarse a pasar la noche. De esa manera, Jor y las mujeres de Koki, Jimena y de su hermano Fede, Laura pudieran conocer a estos fantásticos viajeros y a sus mujeres. Jor charló mucho con Rebecca quien es la mujer de Cristian y viven en Foz de Iguazu. Gonza se hizo muy compinche con Piter y Roni y todos pasamos una velada amigable donde las naciones o colores no importaban, sino la fraternindad del viaje y el espiritu de amistad que primaba por encima de las diferencias. 

Casi como bendecidos por la Madre Tierra, a la mañana siguiente mientras Gonza se tomaba unos mates con los viajeros y preparaban la caravana para acompañarlos hasta los 7 Lagos, la nieve llegó y sus caras se iluminaron. “Vinimos a buscar Patagonia y ahora nos vamos con este regalo porque nos entregamos a conocer gente nueva”, decía el coordinador del grupo mientras todos se sacaban fotos como niños frente a éste mágico acontecimiento.

 

Aun con nieve, hubo caravana y despedida emotiva de “hasta pronto”…

Además de estos invitados de honor, agosto también trajo a una amiga de Jor, Paula y su novio, Hernán quienes vinieron por unos pocos días junto a su perro Toto, a visitar la Villa. Desde el día de llegada hasta su ultimo día de estadía, el cielo estuvo cubierto y cuando no llovía, nevaba…

… fueron 5 días de mucho fuego en la chimenea, muchos juegos de cartas y comidas ricas. Además la visita coincidió con el cumpleaños de Pau así que hubo festejo!

Además de la pareja bonaerense se les sumó un integrante más al viaje, su perro Toto, que si bien no muy acostumbrado a recibir órdenes, rápidamente se sumó a la jauría de Leia, quién se entretuvo jugando además de mostrarle los límites permitidos... "cosas de perros".

Otros visitantes del mes fueron los dueños de casa, Carlos y Miriam, a quienes después de dos meses en la Villa aún no habíamos conocido. Llegaron llenos de dudas y curiosidades y pasamos mucho tiempo charlando y si bien ellos tenían bastantes cosas que hacer y personas que visitar en la Villa, pudimos compartir suficientes momentos para que la despedida sea emotiva. Se encariñaron con nuestra cachorra y nos contaron curiosidades del pueblo y de la casa.

La última visita de Agosto fue la mamá de Gonza que vino a pasar un poco menos de una semana    en la Patagonia que la esperó con Sol y clima primaveral. Gonza fue a buscarla a Bariloche y aprovechó para hacer trámites.

El viaje desde Bariloche ya fue una excursión en si misma por el clima y las vistas. Una vez llegados a la Villa, almorzaron algo rápido y luego fueron a la Playa Las Balsas a buscar a Jor al trabajo y luego a tomar unos mates a la playa del Lago Correntoso.

Durante la visita de María Laura, madre de Gonza, cayó la que quizás fue la última nevada real del invierno. Espectacular para ella que pudo compartir esa sensación con ellos y además lindo como despedida de una temporada que les dio sensaciones y colores nuevos a su viaje. El invierno se está terminando y la primavera poco a poco, con sus brotes nuevos, sus largas tardes y sus temperaturas que ya pasaban al menos los 0`C, se estaba anunciando. Aprovechamos para llevar a María Laura a conocer nuestros lugares favoritos de la Villa y la semana de visita se pasó bien rápido!

 

Luego de la nieve, vinieron días lindos y nos embarcamos los tres para hacer el tradicional y casi obligado paseo del Bosque de Arrayanes. Al bosque se puede llegar caminando, ya que queda en la Península de Quetrihué, conectada al continente por un istmo que es donde se encuentra el Puerto y las playas Brava y Mansa.

 

Nos hicimos un picnic en la playa mientras esperamos a las 14:30 horario en que nos fuimos hasta el muelle desde donde saldría nuestra navegación. El costo por persona de esta excursión, incluyendo la entrada al Parque Nacional es de 40 dólares (para nacionales, ya que para extranjeros la entrada al Parque es un poco más cara)

Después de una hora y poco de navegación, llegamos al puerto del Parque Nacional Arrayanes (parque que se encuentra dentro de otro parque, el PN Nahuel Huapi, lo que es medio raro) e hicimos un sendero de 30 minutos dentro del bosque. Muchos Arrayanes, de distintos tamaños y formas y un sendero de madera que va entrando en el bosque y termina en una casa de te donde el chocolate caliente es gratis.

El mes de Agosto fue un mes de muchas visitas y así se pasó bien rápido… y una vez que llegó septiembre sabíamos que a todo hibernante le habría llegado la hora, con la primavera volveríamos a la ruta, asique sería un mes de preparativos y ultimar detalles para desplegar velas y entregarnos nuevamente al viento. Era hora de "sacarnos las pantuflas"!

 

Jor continuó con su trabajo y aprendiendo cotidianamente cosas nuevas. Un equipo de trabajo que la hizo sentir parte de una familia durante estos meses y con quienes sin dudas persistirá una amistad duradera.

Gonza preparando el Fusca para las rutas que se venían, otra vez en Bariloche, reparando el limpiaparabrisas, luego cambio de aceite y además aprovechando para también hacer compras más baratas en varios mayoristas.

Y por su lado, Leia... mirando al horizonte, también sumada a la idea de volver al viaje.

Se nos iba agosto y se nos iban muchos recuerdos lindos tatuando en el corazón. Jor, motivada por sus compañeras del trabajo, les dio unas clases de encuadernación y salieron cada una con dos cuadernos hechos por ellas mismas. Que lindo dejar un legado.  

Pero el mes no se había acabado! Había un lugar que siempre nos había cautivado, un lugar que no podíamos irnos sin conocer y de hecho un lugar que nos marcaría para nuestras decidimos a donde ir luego... el Volcán Lanin. 

 

Subiendo por la RN40, volvimos a tomar el Camino de los 7 Lagos y luego de pasar San Martín de los Andes, a 40 km aparece un pueblito, sin mucha gracia pero con carteles de diferentes peces en sus nombres de calles. Opacado por su romántico y lujoso vecino, San Martín de los Andes; Junin de los Andes, su antecesor en fundación parece chato y estepado (ya que se encuentra literalmente en la estepa), si bien desde lejos se ven los Andes con sus picos aun nevados. Pasando este pueblito, aun en dirección noreste, se visualiza, allá a lo lejos en el horizonte limitando con Chile, el Volcán Lanin.

Hacia alla fuimos, por la RN 61 que sale desde la RN40 en dirección oeste y por un camino de ripio por momentos malo y por momentos bueno, a 22km de la RN40 encontramos el famoso Lago Huechulafquen. 

Aquí se encuentra la portería del Parque Nacional Lanin, donde se paga el ingreso al area (argentinos pagamos 5 dólares) y desde donde el camino sigue hasta el final del Lago. El nombre del espejo de agua, viene del mapundung y hace referencia a Lafquen: Lago y Huechu: Grande, Lago Grande. Desde este punto el camino continúa, hasta el Puerto Canoas a casi 30 km de distancia desde donde salen unos catamaranes a pasear por el Lago y también desde donde se tienen las mejores vistas de la "cara sur" del Volcán. En Puerto Canoas encontramos un lugar muy lindo y accesible para comer y nos deleitamos con una tradicional milanesa con puré, antes de partir nuevamente hacia la "Villa".

 Los 3700 metros del altura del Volcán, con su casi perfecta forma cónica nos ayudaron a elegir nuestro próximo destino, al otro lado de los Andes, la Región de Lagos y Volcanes, nos fascinaba este nuevo paisaje y que sería probablemente el último de la Patagonia.

 

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto