Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

El Invierno es mejor con Nieve

August 16, 2016

El último día antes de que Jor comience a trabajar, decidimos hacer unas caminatas por la zona del Lago Espejo y junto a Leia descubrimos la cantidad de nieve y así también re-descubrimos la humedad que domina la región. 

 

Leia, empapada, feliz, descubriendo así como Jor y Gonza, sensaciones nuevas, el sabor, el olor y hasta el sonido del cuidadoso y silencioso invierno que comenzaba a instalarse…

Nos habíamos despertado a la noche con una breve nevada y ya nos habíamos sentido satisfechos, subimos un poco a un área más elevada y agreste y estábamos felices, pero lo que experimentaríamos al día siguiente no tendría comparación. Nos sentimos tan emocionados con la primer agua nieve que cayó que salimos afuera los tres, jugamos con la poca nieve del suelo, sacamos fotos y hasta grabamos algunos videos divertidos.

Desde el Barrio Villa Correntoso, donde nos encontramos habitando, puede subirse el popular Camino del Cóndor, camino principal que sube la ladera de la montaña hasta encontrar el barrio de Parque Arauco de grandes propiedades con vista al Lago Nahuel Huapi. Justo donde este barrio concluye y se encuentra con otro barrio (el último de la localidad de Villa La Angostura), conocido como Las Bandurrias, aparece el Camino Viejo al Lago Espejo, precursor camino turístico de la zona que comunicaba La Villa con este hermoso lago y su playa, cuando la ruta 231 y luego 40 no existía. Fue un camino abierto por Parques Nacionales en 1934, cuando solo había pocos edificios en la región, exclusivos de servicios turísticos. La RN231 llegó para convertirse más tarde en el Camino de los 7 Lagos, luego ser asfaltado y por último absorber la RN40… así el Camino al Lago Espejo fue abandonado y quedó como uno de los secretos bien guardados por los locales. 

Nosotros llegamos, dejamos al Fusca estacionado y partimos para una hermosa caminata los tres, por el bosque Andino Patagónico.

También la segunda semana de julio, llegaron de visita familiares de Gonza, su hermana Pilar con su marido David, Catalina y Emilia. Todos ansiosos al ver el blanco y montañoso paisaje, primera vez para casi todos y ni hablar de las caminatas por el barrio que sorprendieron a los radicados en la Ciudad de Buenos Aires con sus aires puros, sus silenciosos y coloridos rincones pero también con sus exigentes pendientes.

Fuimos hasta el Puente Peatonal del Río Correntoso y luego hasta su desembocadura desde donde se puede apreciar la majestuosidad del Lago Nahuel Huapi y sus picos que lo rodean.

Con los primeros días de julio, los medios de comunicación, los propietarios de empresas de servicios comenzaron a ponerse nerviosos y mirando el cielo con disgusto, el comentario general de todos era la falta de nieve, aunque la realidad es que históricamente, en los últimos años, la nieve fue cayendo cada vez más tarde, pero parece que la población local, que ansiosamente ve los dos meses fuertes de nieve (donde el Centro de Esquí radicado en el Cerro Bayo atrae mucho turismo) como un momento de mucho ingreso económico, no lo quiere recordar. Ansiedad y angustia bien “argentina”, hasta que finalmente un día Gonza despertó a Jor, eran las 6:00 AM y el “windguru" (sitio casi de obligado uso en la Patagonia por sus buenos pronósticos y calidad de la información) había advertido que exactamente a esa hora comenzaría una gran nevada… no se equivocó! Las sobrinas de Gonza, todas despiertas y en pijama miraban felices desde la ventana, pero para Jor no alcanzaba, tenía que salir a vivir este momento mágico e inolvidable!

Difícil irse a dormir con la nevada que no paraba y con el primer rayito de sol estábamos todos arriba desayunando y mirando por la ventana el casi milagro inexplicable que solo la nieve puede darnos. Hicimos un muñeco de nieve entre todos, al que llamamos Filomeno y paseamos por el barrio con un clásico “culipatín" con el cual todos se deslizaron por las empinadas pendientes del barrio. Leia nuevamente empapada y saltando como un conejo entre la fría y suave nieve, buscando olores por donde sea. Fue un día muy feliz! Y aunque para los conductores de la ruta fue un día difícil, nosotros lo disfrutamos a pleno desde nuestras casas.

Luego de 48 horas de no parar de nevar, Jor y Gonza decidieron bajar caminando a la ruta y tomar el colectivo hasta el pueblo, siendo que nuestro Fusca ahora si estaba invernando propiamente dicho, al menos hasta que las máquinas limpiaran el camino, no sentíamos confianza de manejar en esas condiciones 

El colectivo vendría, super demorado, pero antes nos levantó un auto por la ruta, haciendo dedo. Un hombre del barrio que iría a Bariloche y que no temía a la ruta ya que tenía ruedas para nieve y además era oriundo de la zona y se sentía confiado con estas condiciones. 

En el camino, el pueblo completamente cambiado, como si un manto blanco hubiese igualado las asperezas, ahora la Villa realmente tenía todo el aspecto de un pequeño pueblo andino. Fuimos a tomar un chocolate caliente en el Bar Ruta 40 que homenajea a viajeros de esta famosa ruta nacional y obviamente dejamos nuestro legado!

Volvimos a casa y disfrutamos un poco más de la nieve, si bien claro, traes sus desafíos también. Ahora que había parado de nevar, era el momento de limpiar el camino, la escalera y todas las áreas de transito de la casa además de preparar el camino para que saliera eventualmente el Fusca. 

El primer día después de la nevada salieron máquinas que luego de haber limpiado las avenidas y rutas se ocuparían de las calles secundarias de los barrios de la Villa. En la ruta además pasarían a partir de ahora, todas las mañanas, “camiones saleros” que tiran sal en el asfalto para acelerar el proceso de derretimiento del hielo y nieve.

Casi cinco días después, conseguimos salir de casa con nuestro auto y aprovechamos el último día antes de la próxima gran nevada para hacer compras y trámites que habíamos dejado pendientes. El pueblo, ahora con nieve y soleado, hermoso y gratificante, ni imaginar para quienes hayan venido para esquiar, ya habían comenzado las vacaciones de invierno en Argentina y muchos turistas habían llegado con altas expectativas (acompañando los altos precios).

Más nevadas siguieron cayendo y nuestra rutina se fue acostumbrando a ellas, incluso Leia, a quien le hicimos un piloto improvisado para que no se moje tanto con la nieve, aunque por su estilo de correr por el bosque y meterse entre los arbustos llenos de espinos, dicha indumentaria le duró muy poco.

En los francos semanales que le tocaron a Jor, tratamos de aprovechar los días para hacer caminatas y pasear aunque fuese un rato, valorando cada minuto que nos encontramos en este lugar tan especial y tan bonito. Aún con los días nublados y fríos, hielo y nieve, salimos de paseo con Leia a disfrutar de los imponentes paisajes y sus silencios.

Volvimos al Camino Viejo del Lago Espejo, que esta vez nos esperaba con casi 50 cm de nieve acumulada y una maravillosa laguna a 5 km de distancia, la Laguna La Rana, también referida como De Los Suspiros. 

Leia, siempre tan valiente e inocente tomó el coraje de caminar en dicha Laguna y mientras sus cuidadores (Jor y Gonza) la miraban con pánico, alegría y muchas más emociones mezcladas, ella, fue, dio una vuelta y volvió como sin preocuparse por los centímetros que la separaban de aguas heladas.

Días de disfrute en la Patagonia Argentina, si bien no movimos nuestra CR desde que llegamos a “La Villa”, no nos quedamos quietos y lo que nos sobra son siempre ganas de conocer cosas nuevas, entregarnos a experiencias y más aún en este hermoso contexto de naturaleza y paz.

 

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto