Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Santacruceando la RN40

April 11, 2016

Salimos de El Chaltén un domingo a la mañana, cielo despejado, poco viento y muchas ganas de rutear.

A los 90 km alcanzamos la RN40 y viramos hacia la izquierda con un destino estimativo, pero sin claridad de donde dormiríamos los siguientes días. A los 40 km llegamos a la Localidad de Tres Lagos. Este pueblito de la meseta patagónica, de 6 x 5 cuadras de tamaño, es atravesado por la Ruta 40 por lo cual aprovecha para ofrecer servicios gastronómicos y de alojamiento a los visitantes. En nuestro caso, aprovechamos la estación de servicio y cargamos combustible como por tradición. Con 200 habitantes, su nombre proviene de los primeros años del siglo XX, cuando los carros cargados de lana de las inmensas estancias existentes en la zona de Lago Argentino, Lago Viedma y Lago San Martín (los Tres Lagos), se trasladaban a Comandante Luis Piedrabuena (en la Ruta Nacional 3) y regresaban cargados de víveres.

 

La estación de servicio en Tres Lagos es lo que se conoce como de tipo "Bandera Blanca", lo cual significa que no es una franquicia de una empresa petrolera (Shell, YPF, Petrobras, etc) sino que compra combustible de ellos pero lo vende de forma privada. La inmediata consecuencia de esta frecuente práctica que se da en otros lugares de Patagonia, es que no hay control de precios y generalmente tienen la "nafta" 15 a 20 % más caro que lo normal.

 

En la estación conocimos a Jeromme y a su familia, mujer y dos hijos, quienes de origen francés están dando la vuelta al mundo en un motorhome Mercedes Benz, tipo Sprinter. Compartimos rutas unos con los otros y partimos hacia la misma dirección pero con diferente velocidad y destino. 

 

A los pocos kilómetros de Tres Lagos el camino abandona su estado de asfalto y se convierte en ripio, un ripio muy bueno, que además de ser un camino bien ancho no era para nada peligroso. Anticipando ésto, nosotros ya habíamos puesto el cartón para proteger nuestra ventana de la CR, sabiendo lo que había ocurrido en Tierra del Fuego, la última vez que recorrimos un camino de ese tipo. Increíbles cielos patagónicos nos acompañaron mientras el atardecer llegaba y nos detuvimos a preparar unos mates mientras paseamos a Leia quien pedía ir al baño.

Llegada la tarde nos acercábamos al desvío, aún sobre la Ruta 40, hacia Gobernador Gregores, cabecera del municipio y bifurcación que además anuncia el final del ripio y la vuelta al cómodo asfalto.

 

Esta bifurcación podía continuar por ripio en línea recta hacia el Norte, mientras que el camino a Gobernador Gregores implicaba ir hacia el Este. Si bien por el ripio se corta camino, no hay como el asfalto, por lo cual planeamos ir hacia Gregores, como es conocida la localidad en esta región. Además de esto, necesitábamos ir a la cabecera del distrito a hacer los trámites de nuestra cachorra que pronto cruzaría otra frontera.

 

Aun así, decidimos dejar eso para mañana y nos desviamos hacia el oeste, en un camino que lleva al famoso Lago Cardiel. Famoso en la zona por sus paisajes y por su pesca, cuando nosotros llegamos estábamos solos y soltamos a la perra por primera vez en mucho tiempo, para que corra hasta el cansancio.

Noche en el lago y hacia Gobernador Gregores nos fuimos apenas amaneció, ya que sin saber las complicaciones que podría traer el trámite burocrático de Leia, era mejor ir con tiempo. Volvimos a la 40 y antes de las 9 de la mañana ya estábamos entrando al pueblo que nos sorprendió muchísimo, no sólo por la organización, limpieza y casas bonitas aunque simples, hay un camping municipal, gratis y con duchas calientes!

 

Obviamente, hicimos provecho de este beneficio y una vez duchados, mientras Gonza se fue a comenzar los trámites, Jor se quedó organizando la CR.

 

Gregores debe su nombre a Juan Manuel Gregores, quien fue gobernador del Territorio Nacional de Santa Cruz a principios del siglo XX, cuando esta región aún no era provincia y recién comenzaba con la explotación minera y de hidrocarburos. La cercanía al Cerro Vanguardia, donde se explota una gran mina de oro (que ya mencionamos cuando visitamos Puerto San Julián) hizo crecer rápidamente la población del pueblo que fundado a orillas del Río Chico cuenta con casi 5.000 habitantes.

 

Una costanera muy linda, un supermercado con precios razonables que nos dio la oportunidad de re abastecernos luego de más de un mes de depender de los pequeños y abusados mercados del El Chaltén. Lamentablemente todo lindo en el pueblo, excepto la oficina de Senasa donde el Sr. Fleitas, encargado de la oficina, se negó a realizar el trámite que le correspondía. "Te conviene hacerlo en los Antiguos", nos recomienda, diciendo que por su poca conexión a internet y su falta de conocimiento en informática, iba a demorar un día. Le pedimos a Fleitas que llame a la próxima oficina que sería en Perito Moreno, para confirmar que podrían recibirnos y realizar el trámite ahí y así lo hizo.

 

Salimos de Gregores antes del mediodía, pero cargados de comida y teníamos la intención de manejar una hora y media hasta la entrada al Parque Nacional Perito Moreno, donde nos detendríamos a almorzar. Por la RN40 130 km al noroeste de Gob. Gregores se encuentra este parque, famoso por sus Lagos y vistas del majestuoso Cerro San Lorenzo, pero además famoso por la cantidad de pumas que se avistan y además por ser el parque menos visitado de la Patagonia. Lamentablemente por las distancias y la falta de estaciones de servicio, a nosotros nos pondría en una situación muy complicada, ir sin saber cómo volveríamos a la RN40, ya que el desvío desde la ruta son 70 km de ripio (solo ida).

 

Antes de llegar al parque nos encontramos con cuatro camionetas 4x4 estacionadas en la ruta y gente cruzando, por lo cual obviamente bajamos la velocidad y pusimos las balizas... Al llegar al lugar nos dimos cuenta que estaban esperándonos para sacar fotos, todos los lentes enfocando al Fusca, y los turistas que habrían alquilado estos vehículos, seguramente sorprendidos con lo que sus ojos veían.

 

Almorzamos en el desvío al Parque y luego decidimos dormir una corta siesta antes de ir hacia nuestro objetivo del día: Bajo Caracoles.

A las 3 de la tarde retomamos la RN40 hacia el norte con aún 98 km por recorrer. Paisajes de colinas cubiertas de pastizales conocidos como corones y muchos guanacos saltando adornan la salvaje Patagonia que se encuentra en estos rumbos. A lo lejos el Cerro San Lorenzo con más de 3000 mts de altura nos despide a medida que las curvas y subidas y bajadas de la estepa nos vuelven a dar la bienvenida. Llegamos a Bajo Caracoles y son las 4:30 de la tarde, cargamos combustible y dejamos un recuerdo de nuestro pasaje por este obligado asilo rutero mientras planeamos nuestra próxima actividad.

Bajo Caracoles no llega a ser un pueblo, sino que está organizado bajo el nombre formal de "caserío" y con una población de 33 habitantes (Censo 2010) debe ser el lugar más famoso de su tamaño. Todos los que recorren la RN40 conocen Bajo Caracoles por ser el lugar donde hay combustible entre Gobernador Gregores y Perito Moreno. Todas las guías ruteras en esta región recomiendan llenar el tanque "si o si". En la región hay fósiles de Crioceras, un amonite o "caracol" que llegaba a tener proporciones gigantescas, extinto hace más de 100 millones de años atrás y que por encontrarse en esta depresión, le dieron nombre al lugar.

Además de ser una parada estratégica vital, Bajo Caracoles se encuentra muy próxima (37km) de la Cueva de Las Manos, lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999.

 

Dejando la RN40 subiendo un largo camino de ripio en buen estado (RP41) hacia el cañadón del Río Pinturas, al cual se accede luego de haber subido durante unos cuarenta minutos por la meseta.

Habiendo dejado la casa rodante en Bajo Caracoles, podíamos ir más rápido y lo necesitábamos, sabiendo que el horario de cierre de la Cueva de las Manos era a las 7 pm. La Cueva es un sitio arqueológico donde además de encontrar yacimientos de residuos, y hábitat de los primeros habitantes de la región (10000 años AC), estas cuevas son famosas por la cantidad de manos que se encuentran pintadas con tintas orgánicas y minerales de diferentes colores.

Además de las manos también hay animales (guanacos, choiques), siluetas humanas y formas geométricas.

Al llegar, desde lo alto del camino se ve el hermoso cañadón circulado por el Río Pinturas que le da árboles, arbustos y pastizales que decoran con tonos verdes el rojizo paredón de la meseta. Bajamos el camino en pocos minutos y nos encontramos con un estacionamiento, donde paseamos a Leia mientras nos preparamos para la visita, la cual solo puede realizarse con guía. Pagamos el ingreso de 10 dólares y nuestra guía nos acompañó a través de los 200 metros de sendero por donde se ven tres etapas históricas diferentes de las pinturas que fueron evolucionando desde lo más básico y natural hacia lo más abstracto.

 

Con la luz del atardecer, los colores eran perfectos y acompañados de las explicaciones dadas por nuestra guía nos sentimos muy felices de estar disfrutando de semejante lugar, donde seres antiguos de nuestra propia especie con sus dificultades y desafíos dejaban plasmados en las paredes arte rupestre.

Se escondió el sol y comenzamos nuestra retirada hacia Bajo Caracoles a donde llegamos de noche. Un poco de nerviosismo en el camino por ser de ripio y haber chances de encontrar animales cruzándose en el camino (guanacos) pero llegamos y nos instalamos en la CR. Gonza montó la cucha de Leia mientras Jor preparaba la cena.

 

 

Al día siguiente mientras preparábamos el desayuno percibimos que nos habíamos quedado sin gas en la garrafa así que usamos gas butano (cocina de auxilio) y luego de cargar nafta, seguimos por la RN40 hacia el final de la provincia de Santa Cruz, la cual abandonaríamos antes de que terminase para ir hacia el país vecino, Chile.

 

130 km separaban el caserío de Bajo Caracoles de la próxima localidad, Perito Moreno. En el camino, muchas subidas y bajadas, ya típicas de la meseta, con poca vegetación y con cerros de colores, iguales a los colores vistos el día anterior y con seguridad tendrían un vínculo con la cueva de las manos. A media mañana llegamos a Perito Moreno y buscamos la oficina de SENASA. Esta vez, la empleada de la oficina se dispuso a realizar el trámite y mientras Jor se quedaba en su oficina, Gonza se fue a buscar un lugar donde llenen la garrafa.

 

Cuando terminamos con todos los trámites y nos preparábamos a irnos, nos encontramos con una familia viajera, Ayelen, Lucas y su hija Alana, de Viajando Por La Tierra, quienes salieron de El Bolsón, un poco más al norte de donde estábamos, hacía pocos meses.

 

Lucas nos contó que había una estación de servicio donde había duchas calientes así que hacia allá fuimos todos y luego de unas duchas nos tomamos unos largos mates con ellos.

Perito Moreno es un pueblo bonito, atravesado por la RN40, con una población de 5000 habitantes rodeada de establecimientos ganaderos y chacras que producen frutas finas y hortalizas, lo cual hace necesaria la oficina de Senasa.

 

Si bien es conocido como Perito Moreno, el nombre fundacional (fundado en 1927) del pueblo es Lago Buenos Aires, por la proximidad de éstos dos, pero en los principios de los años 50, en homenaje a Francisco Pascasio Moreno, el "perito", se rebautiza el pueblo por quien pasó por estas tierras en 1898.

 

Luego de charlar con los viajeros, decidimos dejar la RN40 (por ahora!) para irnos hacia el oeste en búsqueda de nuevas aventuras, la Carretera Austral en Chile nos esperaba aunque quienes no sabíamos que esperar y que sorpresas nos ofrecería dichosa carretera, éramos nosotros. Tomamos la RP43 que tiene 57km de extensión hacia el oeste.

A los pocos minutos de haber dejado Perito Moreno, comenzamos a ver el Lago Buenos Aires, límite internacional entre Argentina y Chile y que tiene nombres diferentes de cada nombre, llamado en Chile Lago General Carrera. Este lago de enorme tamaño, es el cuarto en superficie en Sudamérica y originalmente los tehuelches lo llamaban Chelenko, que quiere decir lago de las tempestades.

Con 590 metros de profundidad y de origen glaciario, rodeado por los Andes, el azul y verde van cambiando con la luz del día e imponen un paisaje indescriptible. Obviamente, nosotros paramos con Leia para no sólo fotografiar y contemplar semejante inmensidad, también para llenar nuestras botellas con su fantástica cristalina, fría agua mineral.

Llegando a la frontera con Chile, el último poblado es Los Antiguos, que con 4000 habitantes fue declarada la Capital Nacional de la Cereza.

El lugar fue llamado precisamente Los Antiguos por que allí iban a pasar su vejez los ancianos patagones de la gran parcialidad ahónikenk quienes llamaron al lugar i-keu-kenk que literalmente significa: mis antepasados. En 1906 se documenta la presencia del primer residente permanente, al cual siguieron varias familias argentinas de origen galés. Esta inmigración dio lugar a un sistema de riego que junto a un clima amigable debido a su baja altitud y localización geográfica, hizo posible la plantación de frutillas, frambuesas, manzanas y las famosas cerezas.

Obviamente en cuanto llegamos a Los Antiguos, recorrimos su hermosa costanera y fuimos a visitar plantaciones de cerezos donde el dueño de una chacra nos invitó a que pasemos, visitemos y recolectemos cuando quisiéramos ya que había acabado la época de cosecha.

Luego de pasar un buen rato comienzo cerezas, dimos unas vueltas por el centro de la ciudad, vimos sus canales (llamados acequias), sus barrios, arboledas grandes y volvimos a la costa del Lago a pasar un rato más.

Los Antiguos es muy invitativo pero nosotros queríamos seguir viaje así que decidimos recorrer los 7 km hacia el oeste hasta llegar al Paso Internacional Jenimeni que separa Los Antiguos del poblado Chile Chico, también en la margen del mismo lago que cambiaría a ser llamado Lago General Carrera.

Una nueva aventura comenzaba, ahora bordearíamos el Lago hasta encontrar la famosa Carretera Austral, un misterio, un camino recomendado y un sinfín de anécdotas que nos llevarían a cumplir un año de viaje de la mejor manera: descubriendo.

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto