Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Dos Pueblos, un Parque: PN Los Glaciares

March 29, 2016

Salimos de Esperanza con una clara ilusión: llegar a El Calafate con la nafta que teníamos en el tanque, ya que la que llevábamos con nosotros en nuestro bidón de 10 litros ya había sido colocada en el circuito. Lamentablemente no alcanzó con nuestras palabras de aliento hacia el Fusca y las subidas y bajadas del camino restante de la RN40 acompañadas por los fuertes vientos cruzados que encontramos en "la cumbrecita" (un área elevada del camino conocida así justamente por su altura y condiciones climáticas) nos dejaron sin combustible a apenas 30 km de la localidad de destino, ya sobre la Ruta Provincial 11 que se desvía de la RN40 hacia el Oeste.

 

Plan de acción, como siempre, Gonza se queda con el auto y la casa mientras Jor hace dedo hasta el pueblo con nuestro bidón de 10 lts. Pasaron dos horas y ya era más de lo que normalmente tarda Jor, entonces Gonza sin querer ponerse nervioso, se preparó unos mates mientras escribía para el blog y se mantuvo ocupado al borde de la ruta para no preocuparse de más...

 

A las tres horas se detiene un auto gris de la mano de enfrente y al volante Mauricio Martínez, amigo de Gonza de sus jóvenes años, quien vivía en El Calafate desde hacía 20 años y estaba casado con otra amiga de Gonza de Mar del Plata, Analía. Qué suerte! Jor había llegado al Calafate y encontrado una ciudad sin combustible y con largas colas de espera por el mismo. Por suerte tenía el número de teléfono de Mauri y consiguió hablar con él para comentarle la situación que era nada más que un fiel reflejo de lo que sucedía en todos los rincones de la provincia.

 

Mientras Jor esperaba a Mauri y Ana con alguna ayuda a la situación, se puso a hablar con uno de los playeros de la estación de servicio contándole lo sucedido, y este le dijo que cuando terminara su turno le iba a dar un poco de nafta que tenia en su auto para que podamos llegar a El Calafate. Así fue que a las 15.01 hs el hombre la llamó y la llevó a un galpón escondido donde tenia un bidón lleno de nafta… Jor solo necesitaba 3 litros para que el Fusca llegue a El Calafate, pero este buen hombre llenó el bidón de 10 litros y no le cobró nada… el mal rato terminó con un gran gesto por parte de nuestro nuevo amigo.

 

Con el bidón lleno y la familia Martínez, Jor se fue a rescatar a Gonza y finalmente pudimos completar los últimos km del tramo hacia El Calafate y nos instalamos en la casa de esta familia amiga, donde conocimos a sus hijos, Joaco y Sol.

 

El Calafate es una ciudad muy linda y ordenada y creció enormemente desde el 2002, fecha en la que se inauguró su aeropuerto (antes su más próximo aeropuerto era en Río Gallegos, a 320km).

El Calafate debe su nombre a un arbusto espinoso, de flores amarillas característico del sur de la Patagonia, que da unas bayas de color azul oscuro. Antiguamente este fruto se utilizaba para calafatear (que básicamente es colocar brea entre las maderas de los barcos para sellarlos) los primeros barcos que llegaban a la Patagonia, debido a la falta de cáñamo.

Su población blanca, que le dio este nombre, además de trabajar históricamente en la ganadería ovina, desde 1946 que está íntimamente relacionada a la existencia del Parque Nacional Los Glaciares, que se encuentra a 80 km y que encuentra en ésta, la ciudad más próxima. Durante muchos años, Parques Nacionales fue la institución más importante de la localidad, trayendo la electricidad, inaugurando el primer cine, abriendo caminos, construyendo puentes, gestionando la primera hostería del pueblo, entre otras infraestructuras, aunque el verdadero boom turístico comenzó después de 1970.

La ciudad está presentada mirando al enorme y turquesa Lago Argentino, su centro, un boulevard de árboles, nos presenta una ciudad muy armónica, con construcciones en su mayoría bajas y enfocadas casi en su totalidad a servicios al turista. La casa de los Martínez estaba a más de 20 cuadras del centro y hacia arriba, con una hermosa vista del Lago y también de sus montañas que la rodean, como el Cerro Frías y mismo el Cerro Calafate. Su casa quedaba muy cerca del Cañadón, por donde circula el Arroyo Calafate. Aprovechamos este cañadón para tomar mates y llevar a Leia a correr y nadar, si bien en la casa de Los Martínez, la presencia de Kiro la mantenía ocupada.

El principal atractivo de esta ciudad es su cercanía a varios glaciares que se pueden acceder por vía terrestre y lacustre, siendo el glaciar más famoso e imponente, el Glaciar Perito Moreno que con 250km2 de superficie, 4,5km de ancho y la altura de su pared frontal superando los 60 metros, es extremadamente imponente. Lo más increíble de este glaciar es la cercanía con la que puede llegarse, ya que bajando del Hielo Patagónico Sur hacia el Lago Argentino, se apoya en la Península Magallanes y así puede llegarse en auto hasta este punto (80km de la ciudad) y por medio de pasarelas conseguir ver diferentes perspectivas del mismo.

Aprovechamos un día entero para visitar el Glaciar y hasta nos sentamos para almorzar mirando en silencio y escuchando sus innumerables sonidos sinfónicos que con sus derrumbes realiza. Se siente como si realmente se está moviendo y así haciendo ruidos constantes. La realidad es que es uno de los pocos glaciares que siguen en crecimiento, aunque la comunidad de científicos glaciólogos aún no se han puesto de acuerdo en el ¿por qué?

Luego de pasar varias horas visitando, observando desde diferentes perspectivas y escuchando al Glaciar Perito Moreno, volvimos a la ciudad donde aprovechamos para ponernos al día con nuestro blog, Jor con la producción de cuadernos, arreglo de nuestra garrafa de gas, limpieza del motor del auto, lavandería, etc, etc! Muchas cosas!

 

Llegado el fin de semana tuvimos la suerte de ir junto con la Familia Martínez a pasar un rato y tomar unos mates con torta pastafrola al Lago Roca, 60 km de la ciudad de El Calafate, en dirección Oeste,  por la RP 15, hasta llegar a la entrada del Parque Nacional Los Glaciares, pero esta vez al sur del Lago Argentino, en el área del Lago Roca, desde donde se puede ver el fuerte color de este Lago de origen glaciar y hasta algunos hielos que vienen viajando desde el Perito Moreno.

A la vuelta recibimos un poco de lluvia mientras llegábamos a la ciudad. Compras en el supermercado, cargada de agua en la CR, preparaciones finales y una vez que el paro de combustible estaba acabado decidimos continuar viaje.

 

Partimos de la ciudad de El Calafate pasada la media mañana, esperando que el viento no nos impacte, y mientras viajábamos hacia el Este no hubo problemas, pero cuando tomamos la RN40 de nuevo hacia el norte, el fuerte viento del sudoeste se hizo sentir, por lo cual decidimos refugiarnos a mitad de camino. Apenas tomamos la ruta 40 comenzamos a bordear el increíble Lago Argentino, llamado así por Francisco Pascasio Moreno, el primer hombre blanco argentino que llegó a esta región con el objetivo de realizar un relevamiento que ayudaría luego a resolver el litigio fronterizo con Chile.

En ese mismo viaje, que junto a sus mulas, encontró este Lago que desemboca en el Río Santa Cruz que viaja hacia el Atlántico (y que cruzamos hace unos meses cuando bajamos por la RN3) y lo renominó (ya que los nativos llamaban diferente) así como a otras montañas, ríos y accidentes geográficos. El "Perito" (como mucha gente llama hoy en día a Francisco P. Moreno por su trabajo de perito en el litigio) dejó el Lago Argentino y comenzó a remontar un río que desembocaba en el lago y llegó hasta un paraje donde acampó y ese día, el 3 de marzo de 1877, fue atacado por una "leona" (puma) y bautizó al río de Río La Leona. Fue en este exacto lugar donde fue construido en 1894 por una familia de inmigrantes daneses un paraje, con hostería y donde en 1905, se hospedaron en el sitio Butch Cassidy, Sundance Kid y Ethel Place. Habían llegado luego de robar el Banco de Londres y Tarapacá en Río Gallegos, huyendo hacia Chile.

 

Nosotros también necesitábamos refugiarnos (aunque del viento, no de la ley!) y elegimos este lugar tan histórico para hacerlo. Como el viento no paraba, decidimos pasar la noche y salir al amanecer hacia nuestro destino: El Chaltén.

A 20 km de La Leona hacia el norte hay un nuevo desvío de la RN40 hacia el Oeste por la RP 23 y éste desvío a diferencia de otros que aparecen antes, es de asfalto. A los pocos km las vistas del macizo de El Chaltén ya comienzan a ser evidentes y los 90 km que separan este macizo de la RN40 pasan rápido. Mientras la estepa se va arrugando con subidas y bajadas, va mostrándose cada vez más grande, más amplio, más magnífico y va quitando los adjetivos de nuestra cabeza.

Si bien el macizo se conocía como Chaltén (que en la lengua nativa se refería a una montaña humeante) su principal pico tomó el nombre de un expedicionario inglés de la Patagonia Marítima, Fitz Roy, y este nombre también fue colocado por Perito Moreno. A la izquierda del Cerro Fitz Roy, la montaña más significativa es la que tanto Viedma, en sus viajes por la zona como Moreno mencionaron que parecía una torre y así tomo el nombre de Cerro Torre.

Antes de llegar al pueblo, aparecen carteles recordando que estamos entrando en la región del Lago Viedma, del PN Los Glaciares y fue dentro de este parque, a orillas del Río de las Vueltas, que en 1985 con intenciones de poblar la Argentina en los puntos de litigio, el gobierno fundó pueblos nuevos en los Andes y entre ellos está el pueblo del El Chaltén.

El pueblo que comenzó con 13 casas de empleados públicos, entre gendarmería, policía, etc, hoy tiene más de 1200 habitantes y muchos de ellos pasan el año entero en el lugar, pese a su aislamiento, baja de números de visitantes en turismo y consecuentemente en servicios. Con dos calles principales, un boulevard y rodeado por dos ríos, en el marco de glaciares y picos de granito de un lado y la meseta del otro, El Chaltén es un pueblo de cuento.

 

Hoy en día, restoranes de gastronomía regional e internacional, panaderías, posadas, cabañas y muchas casas rodantes estacionadas en terrenos próximos a casas, hablan de un pueblo cálido, joven y con perspectivas y desafíos propios. La mayoría de los habitantes de El Chaltén están relacionados al turismo y a los servicios, guÍas de montaña, empleados de comercio, escaladores que hacen cerveza o alfajores para sustentarse, etc.

 

Encontramos un estacionamiento permitido para motorhomes, campers y casas rodantes al final del pueblo, y ahí fue donde pasamos 4 de las 5 semanas que estuvimos en El Chaltén. Al final de este estacionamiento, comienza el sendero hacia el Cerro Fitz Roy, hay una canilla con agua que baja directamente de la montaña, por lo que teníamos todo lo que necesitamos y además es un gran lugar para encontrar otros viajeros y compartir momentos. Acá nos encontramos con los amigos de la VW Kombi Bee-Individual que bajaron desde Canadá hasta Ushuaia. También nos reencontramos con los amigos de la VW Kombi The Bus and Us, a quienes habíamos encontrado un mes atrás en Esperanza.

Como solución a la ducha, conocimos a la familia Fava, oriunda de Marcos Paz, misma ciudad que Jor y quienes ya conocían a la familia de Jor del pasado. Lucas, Florencia, Manu y Luli abrieron su casa y su corazón para nosotros, y además su perra Mora hizo amistad con Leia.

La familia Fava no es una familia cualquiera, lleva consigo el apellido de una de las personas más importantes en lo que se refiere a la escalada en la región, Cesarino Fava, quien acompañó y ayudó con la organización de la primera ascensión al Cerro Torre en 1959. Escalador italiano, apasionado por la Patagonia antes de haberla conocido, éste fantástico hombre dejó en sus hijos la llama que se encendió llevando a sus cuatro hijos también a instalarse en El Chaltén. Toda la familia radicada en este pueblo de montaña y mientras Lucas junto a su mujer, Flor, soñaron con tener un alojamiento, sus hermanas pusieron un local de gastronomía, Patagonicus y su otro hermano, asiste en exploraciones de los Hielos Continentales y otras aventuras de alta dificultad.

 

La escala se respira por donde se mire, y más si se está cerca de los Fava, a quienes les sobran anécdotas e historias sobre éxitos y aprendizajes en la montaña. También en este periodo Gonza aprovechó para cumplir uno de sus grandes sueños, escalar en El Chaltén. En el fondo, lo que quería era entender que se sentía, como se hacía, en este lugar tan especial, donde dos de las montañas más difíciles del mundo, (El Cerro Torre y el Cerro Fitz Roy) atraen escaladores de todo el planeta a realizar esta actividad.

 

Fue así como junto a Juan, guía de alta montaña, le enseñó a Gonza los primeros pasos y escalaron juntos hasta una pared nivel 6. Sueño cumplido! Desde la década de 1950 que hombres de todo el mundo han llegado a este rincón a probar su valentía, técnica y suerte al enfrentarse a estos gigantes.

Más allá de ser la meca de escaladas en Sudamérica y recibir así a los mejores escaladores del mundo, la mayoría de los visitantes que llegan a El Chaltén, no son escaladores. La gran mayoría viene a realizar caminatas y especialmente dos: la caminata hacia Laguna Torre y la camina hacia Laguna de Los Tres, que llega hasta la base del Cerro Fitz Roy, Cerro Poincenot, Saint Exupery, Val de Bois y Mermoz .

Obviamente, no podíamos dejar de hacerlas y aún con el fuerte impulso que se requiere para hacer la última parte de la caminata de Laguna de Los Tres, lo hicimos!

Hicimos la variante también de ir hacia la Hostería el Pilar y bajar desde ahí hacia el Campamento Poincenot, camino por el cual se puede tener la increíble vista del Glaciar Piedras Blancas.

También realizamos otras caminatas, entre las cuales se destacan los Miradores de Los Cóndores y de Las Águilas, desde donde hay una buena perspectiva del pueblo y del Lago Viedma; y el Salto del Chorrillo, caminata sin dificultad desde el pueblo hasta una caída de agua de 20 metros. Aun así, sobran caminatas, e incluso con la variante de los climas y cielos cambiantes, aún repitiendo el mismo sendero pueden verse diferentes paisajes.

 

Cuando uno camina por el Parque Nacional los Glaciares lo primero que llama la atención es que parece un cementerio de árboles, ya que en los Parques Nacionales la ley prohíbe la recolección de árboles que están caídos y la extracción de madera nativa, que al caer se transforman en alimento del suelo y de la nueva flora emergente.

Además de los árboles caídos, que en su mayoría son Lengas, si bien también hay Ñires y Cohiues además de calafates y otros arbustos, también es posible observar y escuchar algunos pájaros. Nosotros tuvimos la suerte de encontrarnos con una familia de pájaros carpinteros que además de alimentar a su pichón, quien lloraba cual bebé con hambre, se alimentaban ellos mismos.

Tuvimos mucha suerte con el clima y si bien hubo una semana donde cayó nieve en las montañas y estuvo muy frío, además de haber vientos de hasta 100km/h (razón por la cual cambiamos de estacionamiento debido a la exposición al viento), la mayoría del tiempo tuvimos muy buena suerte y fue por eso que pudimos hacer bastante, incluso visitar el Lago/Laguna del Desierto, históricamente famosa por la disputa entre Argentina y Chile.

Para llegar al Lago del Desierto hace falta tomar la RP23 hacia el Oeste 37km. En el camino encontramos cascadas, glaciares, pequeños Lagos y siguiendo el Río de Las Vueltas, una hora más tarde alcanzamos un estacionamiento, donde hay un destacamento de la Prefectura Naval, de la Gendarmería Nacional y luego el gran lago. La disputa, resuelta recién en 1994 a favor de Argentina, generó muchas asperezas entre los habitantes de la región, especialmente en las décadas 60-80 y hoy ya casi quedó en el olvido. En Chile se la llamaba Laguna del Desierto, y hoy está aceptado como Lago del Desierto, dado que fue solucionado el litigio.

 

Caminamos por su frondoso bosque, con sus ancestrales y verdes árboles, su suelo cubierto por decenas de casas de hojarasca, además del increíble paisaje de fondo de montañas y glaciares entre los que se destaca el imponente glaciar Huemul. De los huemules muchos carteles y muchas historias, pero dos meses después de estar en su hábitat, aún no lo avistamos, por lo cual casi que dudamos de su existencia. El camino al Lago del Desierto es lindo por sí mismo, mostrando la cara norte y oeste del Fitz Roy además de lagos menores, ríos y cascadas.

En El Chaltén además de disfrutar paisajes, experiencias y actividades nuevas, degustamos sabores nuevos y conocidos, aunque en otras versiones: alfajores, pescados y cervezas artesanales nos dieron calorías para seguir viaje. También aprovechamos para vender cuadernos artesanales que Jor está haciendo e imanes con fotos del viaje a cargo de Gonza. El último fin de semana se realizó la Fiesta Nacional del Trekking en el pueblo y aprovechamos para vender, fue todo un éxito!

Un domingo, luego del festival, decidimos dejar este mágico lugar y el mismo nos despidió con todo su esplendor. El Parque Nacional Los Glaciares, con sus gigantes de hielo y de granito nos albergó más de un mes y medio en sus dos pueblos y nos despedimos para seguir la RN 40 hacia el norte en busca de nuevas aventuras y sorpresas y no sólo nos encontraríamos con eso! Para descubrir aventuras a veces hay que sufrir!

 

 

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto