Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

Dejando los Buenos Aires

December 22, 2015

Nos costó, pero de a poco comenzamos a salir nuevamente de la zona de conforto de Buenos Aires y dejamos el "conurbano" (como se conoce al cinturón de localidades que rodea la Ciudad de Buenos Aires) y partimos rumbo sur.

 

Nuestro primer destino fue Mar del Plata, en la costa atlántica, a 400 km de la capital argentina. Salimos de Buenos Aires con mucho ánimo y tranquilidad y el viento pampeano frontal que se nos presentó en la Autovia 2 nos mantuvo a una constante pero demorada velocidad de 60 km/h. Tardamos en total 8 horas y llegamos justo para la hora de la cena en el Bosque Peralta Ramos, donde vive Pablo, Josefina y Amanda, amigos de Gonza y que se radicaron en el bosque en el último año. De sorpresa Pablo hizo un pescado al horno con verduras y fue una bienvenida increíble.

 

El Bosque Peralta Ramos es uno de los barrios más al sur de Mar del Plata, conformado por 400 hectáreas de bosque, no nativo (eucaliptos, coníferas, sauces) que compone dentro suyo un barrio muy rústico y romántico. El olor a madera, el ruido de los árboles y las calles de arena/tierra crean un ambiente agreste de lado de una ciudad de casi un millón de habitantes.

Si bien había habitación de huéspedes, obviamente decidimos dormir en nuestra casa, estacionada en la puerta de nuestros amigos. Al día siguiente llovía muy fuerte y luego de desayunar en familia, nos pusimos a hacer postales para llevar al evento al que iríamos más tarde. El evento, Aircooled Beach Party que convocaba a VW Escarabajos y Kombis y se realizaba por segunda vez. Hacia allá fuimos, pero la lluvia no daba tregua así que charlamos rápido con los organizadores locales, Néstor y Santiago, y con algunos otros participantes, Damián, Giuliano, Octavio y otros.

Estacionamos todos uno al lado del otro y vivimos la llegada de la caravana desde Buenos Aires que había salido 7 AM y también había tardado mucho, por lo cual llegaron a las 3PM. Entre ellos, algunos ya conocidos, Nicolás (Nico) y Marcelo Doural con sus hermanos, abuelos, mujer, perros quienes llegaron en dos Kombis y conversamos muchísimo con ellos. La lluvia fue incesante y para las 4 estábamos nuevamente en la casa de Los Narcisi (Pablo y Jose).

 

Esa noche habíamos sido invitados al casamiento de Florencia y Rosendo, amigos de Brasil que de casualidad se casaban en Mar del Plata, así que teníamos que descansar y prepararnos para ir.

La noche fue mágica, llena de emociones, comida rica, bebida y baile; y terminó a las 5AM para nosotros que emprendimos la retirada luego de sacarle brillo a la pista durante horas.

Dormimos mucho y recién salimos de la casa pasado el mediodía. Almorzamos con los amigos y decidimos mudarnos, con casa a cuestas al evento Aircooled, que era en el extremo norte de Mar del Plata, un lugar llamado Bahia Cardiel. Para las 4 de la tarde estábamos ahí, instalados y estacionados, presentando nuestra casa y nuestra historia a los curiosos que se acercaban. Vendimos postales, cuadernos y recibimos muchos elogios y palmadas por nuestra aventura.

A la tardecita hubo entrega de premios (por un rally de regulación que nosotros no corrimos) y sorteos en el cual ganamos un cubre patente, que probablemente era el peor premio, aún así, acabamos recibiendo varios regalos de participantes del evento, tanto ese como el siguiente día.

 

Llego la noche fría y ventosa que se llevó la lluvia y al comenzar el día, los más valientes a las 8 AM estaban compartiendo ronda de mates y facturas mientras recordaban anécdotas de otros eventos. Gran sesión de fotos, más visitantes y a las 13:30 comenzó la caravana de vuelta hacia Buenos Aires, con nosotros al final manteniendo la mínima velocidad del grupo (65/70 km/h).

Nuevamente la Autovia 2 y luego del famoso Atalaya, (local famoso por sus medialunas) empalmamos la RN 6 hacia Marcos Paz. La vuelta fue tan demorada como la ida, aunque esta vez por el tránsito (era el final de un fin de semana largo). La última noche en Marcos Paz nos despedimos de la familia Galmarino que nos alojó durante meses, y comimos una última cena junto a los hermanos y sobrinos de Jor. Fue una despedida emotiva, donde predominó el "hasta luego" y los abrazos, acompañados del famoso helado de chocolate blanco casero, hecho por Marcela, hermana de Jor.

Nuestro segundo destino bonaerense fue Trenque Lauquen, lugar conocido por su producción láctea que queda al oeste de la Provincia, más cerca de la vecina Santa Rosa, La Pampa, que de Buenos Aires. Hicimos largos 440 kilómetros, primero por la RP 40 hacia Navarro y desde allí empalmamos con la RN5 que va directo hacia Trenque (como le dicen los locales). En el camino pasamos mucho campo, muchos tambos (son grandes galpones donde se extrae industrialmente, y se procesa la leche) y muchos camiones de dos famosas marcas de lácteos, Sancor y La Serenísima.

 

Al atardecer, 100 km antes de llegar a Trenque, pasamos por la localidad de Pehuajó, que es famosa por una canción de niños, llamada Manuelita y que hace referencia a una tortuga viajera que parte desde Pehuajó hacia París, no se sabe bien por qué, aunque vuelve a Pehuajó de vieja para conquistar un tortugo que la espera. La autora y cantautora de esta canción (María Elena Walsh) es famosa para la generación de Jor y Gonza y de sus padres también y ha escrito decenas de músicas cantadas durante toda la infancia. Sin dudas, "Manuelita" es la canción infantil más popular de nuestra generación y obviamente, por eso, ameritaba una parada a ver su monumento.

Al final de la tarde llegamos a Trenque y estacionamos en la puerta de la casa de Clara y Carlos Garbarino, muy amigos de Jor y Gonza, padres de su amiga Sole, con quien Jor cursara la facultad y viajará por Brasil durante el 2012.

Apenas llegamos, nos acomodamos y tomamos unos mates con Clara que estaba feliz de recibirnos, ya que quieren mucho a Jor así que nos llenó de preguntas y piropos. Por el final de la tarde llegó Carlos y nos contaron que nos querían invitar a un evento musical que ocurría esa noche en el teatro local, donde tocaba una banda de música amiga "Reunión de Viejos" por lo cual cenamos rápido y hacia allá fuimos.

El día amaneció temprano para Gonza que fue a caminar con Leia y luego volvió para prepararle el desayuno a Jor. Trenque Lauquen se presta mucho a pasear, ya que tiene calles anchas y en el casco de la ciudad (10 manzanas) todas las calles tienen boulevares anchos con arboledas.

Además cuenta con una laguna artificial que recuerda a su laguna original (de dónde viene el nombre nativo del lugar) y obviamente hacia allá fuimos con Leia por la tarde. Se sumó además de nosotros, Juan, segundo hijo de Clara y Carlos que estaba de visita en el pueblo. Leia se metió a la Laguna, conocimos un poco de la historia familiar de Los Garbarino y nos pusimos al día con Juan.

También fuimos a la Estación de Tren, de lo cual quedan grandes galpones y una estación, en desuso pero que recuerdan una época de gloria y un poder productivo importante para la región.

El siguiente almuerzo fue un asado, bien tradicional del lugar, con ensaladas y con suficiente comida como para que a la noche se coman "sobras". Un helado de postre (al haber tan buena producción láctea, obviamente el helado también es sabroso) y una siesta completaron un día típico en el interior de la provincia, donde los comercios cierran al mediodía y solo abren pasadas las 4:30.

Carlos entró en contacto con el canal de televisión local (Canal 12) y con la radio local  (LU9) y ambos interesados fuimos a dar entrevistas que nos hicieron muy populares. A partir de esa tarde, nos saludaban en la calle, sacaban fotos y hasta nos pararon en la ruta una vez partidos para conversar con nosotros y hasta ofrecernos dinero para ayudar con el combustible.

 

Nos fuimos de Trenque Lauquen con un alma llena de energía positiva, muchos mensajes lindos y mucha comida rica! El interior de la Provincia de Buenos Aires contrasta increíblemente con su capital. Aquí, la gente se detiene a conversar en la calle, se saluda a la mañana, a la tarde y a la noche, siempre! Y las noticias son dos aventureros que pasan en su coche de viaje. La gente es muy agradecida por lo que tiene y muy trabajadora, ya que como están en el campo saben que hay tiempos de buenas y de malas cosechas también.

 

Nuestra última comida en Trenque fueron tallarines caseros que entre Carlos y Clara hicieron para nosotros con una sabrosa salsa de tomate. Sin dudas nos fuimos de Trenque con más de lo que llegamos, incluyendo varios kg de más.

Un miércoles a la mañana partimos de Trenque felices y con una bolsa de souvenirs (chocolates) de su famosa chocolatería que al entrar conquista los ojos y la nariz con sus aromas inolvidables.

Volvimos hacia el nor-este por Ruta Nacional 5 y luego Acceso Oeste para entrar en la ciudad de Buenos Aires nuevamente. Pasaríamos una mañana en la capital para realizar unos últimos trámites y ya nos despediríamos de la ciudad definitivamente. Estacionamos en la puerta de la casa de la hermana de Gonza, donde Pilar y David junto a sus hijas, Catalina y Emilia vivían hacía apenas una semana, en la localidad de Martinez. Cena con la Familia Trama, empanadas y Lemon Pie para despedirnos de la familia de Gonza y al día siguiente nos fuimos de La ciudad de Buenos Aires en dirección Norte.

Nuestra siguiente parada fue Cardales, localidad que en realidad se llama Exaltación de la Cruz, solo que por contar con un barrio privado muy famoso y glamoroso, llamado Cardales, todos conocen este lugar como Cardales. Nosotros no fuimos ni a Exaltación de la Cruz, ni al barrio privado, sino a un modesto campo a 3 km del centro, donde nos esperaba un evento, Soñadores sin Fronteras.

 

En este evento, del cual ya habían participado los legendarios Herman y Candelaria Zapp años anteriores, se juntan soñadores y viajeros, y comparten durante un fin de semana, historias, anécdotas y abrazos, llenándose mutuamente de energía y motivación para cumplir sus sueños. Solange y Alejandro (Sole y Alex) fueron los anfitriones del evento y Silvana, una de las participantes fue quien nos había invitado. Llegamos por el final de la tarde y si bien las indicaciones de Alex eran un poco confusas, luego de tres intentos, encontramos el campo correcto. Una tranquera verde nos dio la bienvenida, junto con una jauría de perros y una arboleda muy linda. Nos instalamos y compartimos mates y anécdotas con Mariana y Pablo, oriundos de Pergamino y los primeros en llegar al lugar.

Pasó la noche y al día siguiente conocimos a más soñadores, Martín (otro de los organizadores), Hernan, Miguel, Silvana, entre otros fueron llegando y nos fueron dando motivación para nuestro viaje, ya que cargados de entusiasmo y admiración nos elogiaban con sus palabras.

 

Pasamos unas 24 horas hermosas en Cardales junto a los Soñadores sin Fronteras y nos hicimos amigos muy lindos. Las nubes cargadas de humedad hicieron que nos fuésemos antes de lo previsto pero tuvimos la oportunidad de compartir nuestras experiencias y aprendizajes con el grupo. Además también se nos dio la oportunidad de vender cuadernos, postales e imanes así ue fue un fin de semana productivo en todos los sentidos.

Luego de conquistar el este, el oeste y el norte de la Provincia, solo nos quedaba una  orientación! Hacia el Sur fuimos! Tomamos la mítica RN3 (atraviesa toda la Argentina continental del Atlántico) y dormimos la primera noche en Cañuelas, punto estratégico para camiones ya que varias rutas se encuentran. Entre los gigantes, el Fusca duerme muy cómodo, nosotros nos duchamos, hicimos cena dentro de la CR y nos pusimos a producir un poco de imanes y cuadernos para reemplazar el stock vendido.

A la mañana siguiente partimos por la misma RN3 hacía Tres Arroyos, donde una compañera de la universidad de Gonza nos esperaba con empanadas.

 

La RN3 es una de las dos columnas de la Argentina. Desde Buenos Aires viaja hacia el Sur siguiendo la línea del Atlántico, y luego de ser interrumpida por el Estrecho de Magallanes continúa hacia Ushuaia, extremo Sur del país y del mundo. Alrededor del mediodía, en la localidad de Azul nos encontramos con el primer cartel que auspiciaba este camino: "Ushuaia 2859" decía el cartel, tan lejos y tan cerca que ambos nos emocionamos y tomamos una foto del momento.

La provincia de Buenos Aires y la región pampeana nos estaban despidiendo y llegando a Tres Arroyos, nos dio un pequeño desafío para no olvidar que se venían tiempos duros en la Patagonia, pinchamos una cubierta de la CR en Benito Juárez, a 100km de Tres Arroyos y entre los dos cambiamos la rueda, pero por la posición de la casa se nos salieron también dos patas de la CR de lugar. Nada nos desanima, al contrario, el trabajo en equipo nos confirmó que estábamos listos para la Patagonia.

Llegamos a las 20 a Tres Arroyos, ciudad productora de trigo con un pasado fuerte y un presente duro. Cenamos con Eugenia, Nacho y sus dos hijos. Compartimos experiencias, empanadas y Nacho preparo unos Gancia para deleitarnos. Los 436 km recorridos en el día nos dejaron cansados pero satisfechos asique a dormir y descansar lo merecido.

 

La mañana siguiente reparamos la goma pinchada, desarmamos y reajustamos las patas y antes del mediodía estábamos nuevamente en la RN3. De a poco los trigales fueron dando lugar a grandes dunas con secos pastos y el viento sur dio el presente.

Para despedirnos de la region decidimos ir a uno de sus pueblos balnearios del sur, asique 212 km más tarde estábamos en Pehuen Co. Su nombre originario de la toponimia mapuche significa araucaria y mar (la araucaria es un tipo de pino nativo de la región). Este lugar, además de ser importante para el turismo, es importante por el descubrimiento de Darwin de muchos fósiles que datan de 12.000 años.

 

Pehuen Co es chico y solitario fuera de temporada, con calles de arena y construcciones bajas. Una calle principal en boulevard, un bosque encantado y largas playas de arena con una amplitud de marea notable. La cantidad de casas cerradas también son muestra de que en pocos días, comenzado el verano, probablemente la ciudad cambiaría mucho, pero por ahora estaba bien tranquilo y silencioso.

Estacionamos cerca de la playa, luego de dar varias vueltas y con Leia feliz de estar cerca de la arena, nos instalamos. Conocimos sus famosas Casa Barco, Ferretería Plato Volador y Casa Molino, además de ver el atardecer en el mar, causado por su posición geográfica, haciendo del fin del día algo muy romántico y único para el lado Atlántico de América.

 

El día siguiente decidimos descansarlo y nos quedamos en Pehuen Co. La misión era encontrar una ducha, ya que en la Estación de Servicio que habíamos parado a la entrada, no había.

 

Fuimos en busca de los bomberos, pero no encontramos el cuartel, solo la Policia que estaba con las persianas bajas y la puerta cerrada. Dentro de una casa visualizamos un motorhome con banderas pegadas de varios países de Sudamérica y a Gonza se le ocurrió preguntar por ahí al propietario quien entendería de "dilemas viajeros".

 

Conocimos a José María, dueño de una distribuidora de bebidas que fuera de temporada viaja junto a su mujer en su motorhome por varios lugares de América. Compartimos mates y experiencias y él nos indicó donde estaban los bomberos además de ofrecerse para cualquier otra inquietud o necesidad. Fuimos ahora si en busca del cuartel y lo encontramos pero no había nadie. Encontramos un timbre y justo antes de que Jor lo tocara, un hombre con ropa de trabajo se acercó a nosotros preguntando que necesitábamos. Le contamos nuestras necesidades y el nos avisó que si tocábamos ese interruptor, esa era la sirena que llamaría a los bomberos voluntarios, qué suerte!

 

David, el hombre que se presentó como un simple vecino, terminó siendo un hombre increíble lleno de historias, junto a su mujer, Liliana quienes oriundos ambos de hogares humildes pero muy trabajadores, acabaron comprando un terreno en Pehuen Co y además de construir una casa muy bonita, dos cabañas para alquilar, bajo el nombre de Dos Soles. Muy simpáticos, interesados en nuestro viaje, no sólo nos invitaron a ducharnos en su casa sino además, hicieron el almuerzo y nos regalaron un presente para siempre. David como hobbie hace pisadas de animales (incluyendo imitaciones de las pisadas encontradas por Darwin en la region y que ahí siguen!) en arcilla y luego las pinta con Betún y así nos fuimos con la huella de Leia, todos contentos y con amigos nuevos que nos regaló la ruta.

El día siguiente nos íbamos de Pehuen Co y nuevamente la ruta nos presentó un nuevo reto: fuertes vientos en contra de casi 40 km/h desafiaron al VW Fusca que a pocos 35/45 km por hora llevaba a la casa con garra y tezón, nunca bajando la mirada.

Gonza nervioso y Jor cebando mates durante las primeras dos horas y casi 100 km en los que alcanzamos las afueras de Bahia Blanca, última ciudad importante de la provincia de Buenos Aires. Al llegar a Bahia, como le dicen los locales, descansamos, nos repusimos y al calmar los vientos, salimos nuevamente por la RN3 para cubrir los 300 km restantes del día. Una ruta recta, plana, cada vez más plana y dos controles fitozoosanitarios donde nos sacaron algunas frutas fueron las anécdotas del día.

 

Al mediodía hicimos una parada de descanso y almuerzo en Hilario Ascasubi, principal productor de cebollas del país y seguimos viaje con una leve lluvia (mejor lluvia que viento!)

A las 6 de la tarde llegamos a Carmen de Patagones y finalmente cruzamos el hermoso y caudaloso Río Negro y entramos en Patagonia.

 

Carmen de Patagones fue durante mucho tiempo la frontera entre lo conocido y lo misterioso, entre lo controlable y lo salvaje... Y la ciudad poco a poco fue creciendo en lo que hoy se llama  la comarca Patagones-Viedma y como cambia la provincia al otro lado del Río, también cambia la ciudad, llamada Viedma y que es capital de Rio Negro y alguna vez (30 años atrás) un presidente argentino quisiera trasladar la Capital Federal aquí.

Fundada en 1779 por Francisco Viedma y a 15 metros sobre el nivel del mar (lo cual le da lindas vistas de Viedma), Patagones es una ciudad seca, que si bien esta bordeada por un gran río, da sensación de falta de sombra en todo lugar. Su origen está relacionada a un fuerte para defender tierras españolas en un momento en que los portugueses comenzaron a navegar el Atlántico en búsqueda de expansión de sus colonias. Como su patrona es Nuestra Señora del Carmen (Santo de su principal templo cristiano también), el nombre del fuerte rápidamente cambio de "Fuerte del Río Negro" a "Fuerte del Carmen".

Estando a más de 900 km de Buenos Aires y de la "frontera con el indio", en este lugar se dio una inusual situación social donde los aborígenes y los colonos vivieron en paz y armonía, comerciando, trabajando y hasta defendiendo las tierras contra los portugueses, juntos. El 7 de marzo de 1827 se dio la batalla marítima y de defensa del fuerte contra los brasileños (ya independizados de Portugal) que quisieron invadir Patagones. Ante la Victoria, todos los años se celebra en esta fecha, la fiesta regional más importante.

 

Aún quedan edificios históricos, aludiendo un pasado comunal, bares, pulperías y lugares frecuentados por los lugareños aún hoy para contemplar la Patagonia Atlántica que se extiende. Para nosotros, al igual que para todos los viajeros desde Darwin, D'Orbigny, F.P. Moreno u otros, esta fue nuestra puerta de entrada a la Patagonia.

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto