Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

El hermano impopular de Río: Espíritu Santo

July 12, 2015

Para el turista improvisado, el mapa de sur a norte de Brasil va: Río de Janeiro - Bahia, pero para quien transita explorando... se topa que luego de Río viene un estado aunque pequeño en superficie (el cuarto menor de Brasil, apenas mas grande que RJ) con muchos lugares bonitos para descubrir y manifiesta a través de su geografía, la perfecta transición entre las sierras del sudeste y los coqueros del nordeste.

 

Cuando salimos de Buzios, para regresar a la BR101, no necesitamos volver por el mismo camino, sino siguiendo sentido norte, vía la localidad Río das Ostras, nos volvimos a encontrar con la larga y paciente "BR". Una vez encontrada la Autovia... nos alejamos de la costa para cruzar un complejo montañoso lleno de picos de granito, acompañados de plantaciones de café, de cítricos y de campos con vacas.

Iba a ser un día largo, ya que para recorrer los 300 km íbamos a ir en dirección oeste, luego norte, luego este y así acabar nuevamente en el litoral, esta vez de Espirito Santo (ES). Jor habia aprovechado el horno del camping de Geribá (Buzios) para hacer una tarta improvisada de cebolla y zanahoria que nos serviría para no detenernos a almorzar. Demoramos largas horas para llegar a la región de Anchieta, específicamente en la localidad de Iriri, una villa de pescadores donde estacionamos en un estacionamiento libre, descubierto, a media cuadra de la playa, sobre la calle principal.

Aunque habíamos recorrido solo 338km, 10 horas de manejo y la última en transito pesado, así que el cansancio nos pudo más y luego de pasear y alimentar al can, nos dormidos. El distrito de Anchieta tiene várias localidades balnearias e Iriri, pese a su pequeño tamaño, era una de ellas. Una calle principal y varias transversales, calles de adoquines modernos y pocos comercios, reflejaban un lugar tranquilo en baja temporada pero también amigable para pasar el verano.

 

Quien se acuesta temprano... 6AM Gonza ya estaba arriba y se fue a pasear a la playa con Leía mientras Jor aun dormía. Para las 7 empezamos a "levantar campamento", y estábamos listos para seguir viaje.

En el camino, una parada obligatoria y necesaria: la mayor fábrica de chocolates de América del Sur, Garoto. Para llegar a la fábrica, había que entrar a Vilha Velha, localidad de los suburbios de Vitoria.

 

90km más tarde, a las 11, ya estábamos entrando en Vilha Velha, en algún barrio perdido, completamente sin saber nuestro rumbo. GPS en mano, mapa y smartphone, estábamos tratando de localizarnos cuando recibimos un llamado de una desconocida. Habíamos estado en contacto con una couchsurfer de la ciudad y ésta, le había comentado a otra persona de nuestro viaje, y como esa persona trabajaba en el canal de tv de la ciudad, nos quería hacer una entrevista... Nosotros conocíamos nuestras prioridades y si bien era tentador darle publicidad a nuestra aventura, no queríamos pasar la noche en una ciudad grande excepto realmente lo precisáremos, y así... siguiendo nuestro instinto y voluntad decidimos no priorizar la fama (fama?) y dedicarnos a degustar chocolates y seguir viajando.

El nombre de Vilha Velha (villa vieja) es interesante, ya que cuando se fundó la primer ciudad de la región, allá a principios del siglo XVI, se la llamo Vila do Espirito Santo, pero como fue atacada y diseminada por los nativos (además de ser objetivo de franceses, holandeses e ingleses), se decidió colocar la nueva capital en una isla, en la desembocadura  del Río Itapemirim y el encuentro con el mar, por lo cual , la isla tiene un lado este que mira al Atlántico y un lado oeste que mira hacia el río. En esa isla se llamó a la ciudad de Vila Nova do Espirito Santo y a la bahía donde se encontraba la isla, Bahia da Vitoria... Quedando su ciudad vecina como Vilha Velha.

 

Si la region es famosa por algo, es por la calidad de su café, por tener el mayor complejo de puertos del país (Porto da Vitoria para exportación, Porto de Tubarão que exporta minerales del estado de Minas Gerais; a través de la famosa línea de trenes Estrada do Ferro; y el Porto de Vale, una de las cinco empresas más grandes del país, y principal productor de acero) y por tener el segundo PBI más alto de Brasil, pero todos se olvidan que alberga a la mayor fábrica de chocolate de Sudamérica, la quinta mas importante del mundo, la Fabrica Garoto, y hacia ella íbamos.

 

La fábrica se podía visitar con agendamiento previo vía web, pero nosotros sin previsión de llegada nos mandamos directamente y así conseguimos que nos coloquen en una lista de espera para la visita de las 14.00hs. Estacionamos, paseamos a Leía, nos comimos un cono de papa fritas y nos fuimos a la espera... 13.45 nos confirman en la visita, nos dan nuestra credencial del chocotur y nos hacen pasar a un auditorio donde junto a otros fanáticos del cacao nos visten como si fuésemos a entrar a un quirófano, nos ponen un ambo, cofia y un barbijo, todo en color amarillo. Nos hacen lavar las manos y desinfectarlas con alcohol. Y como si esto fuera poco, así de ridículos, nos sacan una foto grupal... la cual unos días después la suben a la web de Garoto... Terrible! Pero como no podía ser de otra manera, la rescatamos y acá la compartimos, así se pueden reír de nosotros, pero no con nosotros...

La visita duró una hora y luego de conocer casi todos los secretos pasamos a un cuartito donde podíamos degustar cuanto chocolate quisiéramos!!! Como pac-mans de garotos, habremos pasado otra media hora ahí, hasta que dijimos basta y nos fuimos sonrientes (especialmente Jor ya que había cumplido uno de sus sueños).

Había que volver a la ruta, y sabíamos que nos quedaban pocas horas de luz, pero el objetivo era al menos salir de la zona urbana, y así, a los 90km de Iriri hasta Vila Velha, sumamos 56km hasta llegar a una estación de servicio con una vista increíble, arriba de una sierra, en la localidad de Timbui. Llegamos, empezamos a organizarnos y una familia que nos había saludado en la ruta, se nos acercó para sacarse fotos con nosotros, que luego subieron al Facebook. Ellos viajaban en una van y nos invitaron a un camping a acompañarlos, pero había que manejar otros 100km y preferimos quedarnos ahí.

En las estaciones de servicio que sirven de puesto de camioneros, siempre se duerme y levanta temprano. A las 5:30, con la salida de los primeros rayos de sol, ellos comienzan a calentar sus motores, chequear la presión de sus 6, 12 hasta 18 ruedas y luego de tomar un buen desayuno (algunos hasta con arroz, pollo, mandioca) parten a la ruta. Así nosotros para las 7, con todo el sonido de ambiente, también arrancábamos.

 

Salimos de Timbui, con el objetivo en Itaunas, localidad al norte del estado, conocida por sus enormes dunas y por ser la capital nacional del Forró (baile tradicional nordestino). Nos separaban menos de 250km de sierras, por lo cual esperábamos llegar al principio de la tarde. Antes del mediodía, cruzamos una localidad llamada Linhares, donde había bastante infraestructura y como andábamos buscando una mesa de camping, decidimos parar en un pequeño mall, llamado Havan.

 

Estacionamos, dimos agua a Leía, la paseamos y subimos en busca de una mesa de camping que no encontramos, asique en breve estábamos nuevamente en el estacionamiento... Donde nos topamos con un ciclista tomando una foto con su celular de nuestro Fusca y casa. Lo saludamos y como tantos otros anónimos fans, nos devolvió una sonrisa y continuó su rumbo.

 

Mientras limpiábamos el mate y organizábamos la salida nuevamente, un Renault gris se detuvo a nuestro lado, estacionaron mal y de sorpresa sus ocupantes bajaron del auto. Tablet en mano, ella pregunto: puedo tomar una foto? él, se acercó a conversar... Y ambos preguntaron sobre nuestro viaje, de donde veníamos, y a donde vamos... A Itaunas van? Nosotros tenemos una casa ahí... Les gustaría quedarse? Nuestros ojos se cruzaron con complicidad, se nos iluminaron a ambos las bocas llenas de sonrisas tímidas. Los ángeles existen... Y nuestro descubrimiento: son humanos. Nos quedamos conversando un rato largo con Lilian y Jose P, quienes sin conocernos nos dieron las llaves de su casa y así se sumaron a nuestra aventura. Ellos estaban yendo para Linhares, al casamiento de su hijo, por lo tanto la casa de Itaúnas estaría solo para nosotros. 

Arrancamos el Fusca y volvimos a la BR101 Norte ES, nos quedaban 160km para arribar a nuestro destino.

Si querés saber como continuó esta historia... te invitamos a leer el siguiente post: Gentileza gera Gentileza.

 

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto