Seguí nuestro mapa de viaje:

Follow our trip on this map:

Somos Jor y Gonza, dos personas apasionadas por viajar, fotografiar y vivir la simpleza de lo cotidiano. Nos conocimos en uno de esos paraísos que tiene nuestro mundo y un día decidimos dejar atrás lo cómodo y conocido para subirnos al Fusca, nuestro WV Escarabajo'80 y dejar que el viento nos lleve.

Leer más.

 

We are Jor and Gonza, two young, passionate people, that love travelling, taking pictures and living simply. We met at one of those paradises of our world and one day decided to leave confort and know behind to get on our 1980 VW beetle and let the wind take us. 

Read More

Dónde estamos ahora?
Where are we now?
SOBRE ESTE BLOG/ ABOUT THIS BLOG

Llevados por el Viento es un blog de viajes mediante el cual intentamos compartir nuestras experiencias y aventuras a través de un recorrido por el continente americano.

Leer más.

Guided By the Wind (Llevados por el Viento) is a travel blog through which we wish to share our experiences and adventures across the American Continent.

Read more. 

SOBRE NOSOTROS
ABOUT US
Contáctanos!
Contact us!

September 28, 2018

Please reload

Otras entradas

No hay 2 sin 3

May 4, 2015

Hace un tiempo con Gonza vimos una película que recomendamos en otra de nuestras entradas, primero porque es muy linda y segundo porque son de esas pelis que dan ganas de mover, viajar, conocer. De esa peli Gonza rescató una frase, que también compartimos, que dice: “The universe gave us three things to make life bearable: hope, jokes, and dogs. But the greatest of these was dogs”

 

Por qué volvemos a esto? Porque esta entrada se la dedicamos al ser que hace nuestra vida más agradable, a nuestra querida cachorra Leia, la 3° integrante de la familia y por consecuencia, del viaje.

Leia llegó a la vida de Gonza hace 3 años, él la adoptó cuando era apenas una bola de pelos negra y blanca y la bautizó Princesa Leia porque sus grandes orejas la asemejaban mucho al personaje de la Guerra de las Galaxias.

 Fue su compañía eterna e incondicional. Desde que se conocieron hubo amor a primera vista, cosa que no pasó con Jor, entre ellas tardaron un par de encuentros para enamorarse.

La cachorra fue creciendo y mostrando su personalidad: juguetona, alegre, inocente y divertida. Leia decidió desde sus primeros meses que la vida no es para quedarse quieta, excepto cuando duerme de noche o sus siestas a media mañana o por la tarde. Sacando esos momentos, ella está siempre en acción, olfateando todo a su alrededor, jugando, corriendo o moviendo su dura cola con quién sea. Le encanta el contacto humano, cuando recibimos visitas se pone feliz y empieza a saltar de alegría excitadísima. Ve otros perros y va con ellos moviendo su cola. Leia no tiene maldad, es una perra llena de energía y desbordada de amor, no conoce el enojo, ni sabe cómo defenderse de perros que la atacan... Solo lo hace corriendo a toda velocidad.

Cuando Jor conoció a Leia, la quiso desde el primer día solo porque era un perro y ella ama a los perros, pero su personalidad tan inquieta, para Jor, no era lo más bello de la cachorrita. Con el tiempo llegaron a un acuerdo: Jor le dijo: “vine para quedarme, o nos llevamos bien o una se tiene que ir” (claro que Gonza no dejaría ir a ninguna) y así no tuvieron más remedio que empezar a respetarse cada una, con sus diferencias, sus personalidades, sus modos, sus gustos. Cuando Gonza viajaba, Jor la cuidaba y así fueron armando un vínculo de cuidado una con la otra, de confianza, de compañía y sobre todo de mucho amor.

Ella nació en Paraty, por lo tanto su partida de nacimiento dice que es de nacionalidad brasilera, pero responde al  castellano y su corazón es bien argentino, afinque mueva la cola como una garota de Ipanema y no le interese le carne roja (sí, Leia en Vegetariana. Fanática de las zanahorias y las manzanas).

Cuando viajamos a Buenos Aires a buscar el auto y la casita, Leia quedó esperándonos en Paraty, en la casa de Celia, su niñera paratiense.

Cuando llegamos de vuelta estábamos con miedo a que ella no se acostumbre a los cambios y mismo al auto. Pero gran sorpresa nos llevamos el día que la fuimos a buscar. Leia subió al asiento trasero, se sentó y disfrutó del paseo con alegría y calma. Como si estuviese acostumbrada a pasear en auto, iba con el hocico en la ventana, se la notaba feliz  y  lista para viajar,  asique la adaptación fue bastante sencilla. Viviendo en el camping en Paraty se adaptó sin problemas, tiene amigos perros y humanos, aunque no puede ir contra su raza y cuando puede corre a los gatos. Paseamos varias veces y todo viento en popa.

 Sabemos que viajar con perros no es fácil, hay muchos lugares que no aceptan animales, playas donde no podemos ir con ella y reservas y parques donde no va a poder entrar pero sabemos seguro que Leía por ahora nos va acompañar por todo Brasil, ella se lo merece y nosotros lo deseamos. Nos faltan muchos kilómetros para recorrer con la Princesa, Kilómetros que nos vamos a acostumbrar más y más. Kilómetros que van a hacer más difícil separarnos. Kilómetros que van a definir el destino de Leia hacia la Patagonia.

 

 

Please reload

Seguinos:
Please reload

Buscar por Tags
  • Facebook quadrado preto
  • Pinterest preto quadrado
  • Instagram Basic Black
  • YouTube Quadrado Preto